La Conselleria de Sanidad notificará hoy oficialmente si a partir del próximo martes 20 de octubre, pubs, discotecas y bares de copas pueden por fin levantar la persiana después de 63 días de cierre obligado. La decisión aún se debatía ayer pero es «más que probable», según reconocieron fuentes de Sanidad, que la Administración opte por prorrogar el cierre del ocio nocturno otras tres semanas, al menos hasta el 9 de noviembre, a tenor de la evolución de la pandemia del coronavirus. En medios como la Cadena Ser ya lo daban por hecho ayer citando fuentes del gobierno valenciano.

La Comunitat Valenciana es la que mejor está en estos momentos en España, cierto, pero el estar en una «buena» situación con respecto al resto de España no es sinónimo de tener unas buenas cifras ya que ahora se está en unos niveles de más de 3.000 contagios semanales, nivel que está tardando en reducirse completamente.

Además, es ahora cuando los hospitales están notando de forma más marcada el aumento de nuevos casos de coronavirus de esta segunda onda con máximos de pacientes ingresados todavía no vistos en la nueva normalidad, 565 ayer y las cifras de personas en las UCI, 82 pacientes, aunque moderadas, son mejorables.

Salud Pública registra 24 positivos en Cox en los últimos 14 días con una población de 7.300 habitantes

Con este panorama, desde la administración parece que van a optar por la prudencia y mantener cerrado el ocio nocturno por el riesgo de contagio que hay en estos espacios de socialización y todo pese a los responsables de la hostelería valenciana habían presentado sus propias propuestas para intentar aliviar la cerrazón y las consiguientes pérdidas económicas que llevan sufriendo desde agosto.

Así, el martes, representantes de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la C. Valenciana,  Conhostur, se reunieron con responsables de Sanidad para presentar sus propias medidas y que pasaban por levantar el cierre pero sin volver a los horarios ni a la forma de trabajar anteriores introduciendo cambios como el cierre a las dos de la madrugada, listados de asistentes o controladores de sala. Cabe recordar que las medidas anticovid obligan a los bares y restaurantes a cerrar a la 1 de la madrugada y no se puede fumar o vapear en espacios públicos si no hay una distancia mínima de dos metros.

Localidades valencianas que podrían tener restricciones

Benigànim puede que no sea la única localidad valenciana que tenga que cerrar a cal y canto sus accesos para asegurar que un brote de coronavirus descontrolado termina complicando la situación de toda la Comunitat Valenciana. Es lo que ayer dejó entrever el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que reconoció que en estos momentos había «cierta preocupación por algunos territorios» por el cariz que estaba tomando sus datos epidemiológicos y que era probable que se tuvieran que tomar «medidas en los próximos días».

Por ahora, se desconoce cuáles podrían ser estas poblaciones señaladas por Puig pero según las últimas actualizaciones de datos diarios, Salud Pública sí que tiene que estar siguiendo con lupa la evolución en municipios como Cox o Guadassuar donde esta misma semana se han notificado sendos brotes sociales de 24 y 33 personas vinculadas respectivamente.

La población alicantina tenía a día de ayer solo 38 positivos contabilizados en toda la pandemia, 10 de ellos en los últimos 14 días con una población de casi 7.300 habitantes. Un brote ahora con 24 personas supondría multiplicar su Incidencia Acumulada (el número de casos por 100.000 habitantes) de los últimos 14 días de 137 a cerca de 466.

Otro de los municipios que podría tener que tomar más medidas sería Guadassuar, población en la que ayer mismo Sanidad registraba un brote de 33 personas de origen social. Durante el puente, en el municipio ya se detectaron 13 de los 88 positivos que se han registrado allí en toda la pandemia. Un brote de 33 personas en un municipio de 5.900 personas supone que la IA a 14 días saltaría de los 390 actuales a 949.

Eso sí, Puig no quiso ayer señalar a ningún municipio y, de hecho, recordó que el que se tomen medidas como pasó en Benigànim no debería suponer la «estigmatización», puesto que «una ciudad que hoy está muy bien, igual mañana tiene problemas». La actualización de dónde se han registrado los nuevos positivos de los tres últimos días que se conocerá hoy viernes aportará más datos sobre qué municipios están teniendo peor evolución ya que hay poblaciones como El Pinós o Petrer cuyas cifras no terminaban de mejorar.

Con todo, las restricciones que Sanidad puede plantear pueden ir a máximos como lo sucedido en Benigànim o podrían quedarse en recomendaciones o cierre de actividades que los propios consistorios pueden tomar motu proprio sin que se tenga que dictar una resolución sanitaria como ya pasó en Carlet. Salud Pública es la primera que notifica a los responsables municipales cuándo la situación puede descontrolarse por una derivación anómala de los datos.

Las medidas buscan que el virus no se descontrole en un territorio en concreto, máxime cuando la Comunitat Valenciana, pese a tener los mejores datos de toda España, aún camina por la cuerda floja: los contagios parecen ir en descenso —ayer se registraron otros 777 nuevos casos— pero, tan lentamente, que cualquier paso atrás puede significar un rápido empeoramiento.

El objetivo es pues evitar que repunten los nuevos contagios ya que los notificados en esta segunda onda con su punto fuerte entre agosto y septiembre está dejando ahora una de las peores resacas: más hospitalizados y más muertos, otras nueve personas más ayer.

Si el miércoles, la Comunitat Valenciana registraba un triste récord al tener el máximo de pacientes ingresados en esta nueva normalidad, ayer esta cifra se volvió a superar: hay 565 personas hospitalizadas, 34 más que un día antes.

El repunte de ingresos es más que evidente, solo hace falta echar la vista atrás quince días. A principios de mes había 402 personas en los hospitales, ahora la cifra ha escalado un 40 %. Y si suben los hospitalizados, siguen subiendo las personas que están en situación crítica: ahora eran 82, seis más que un día antes.

Según cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, en los últimos 7 días han tenido que ingresar 205 personas por la covid-19, 17 de ellas en alguna unidad de cuidados intensivos. Con la nueva escalada de pacientes en UCI, estos ya están ocupando el 9,27 % % de todas las camas de críticos.

Por otro lado, en las residencias de mayores la situación parece relajarse: hay casos activos en 23 centros aunque ayer otros 15 residentes dieron positivo.

El ocio nocturno se enfrenta a un posible cierre de otros 21 días

La Conselleria de Sanidad notificará hoy oficialmente si a partir del próximo martes 20 de octubre, pubs, discotecas y bares de copas pueden por fin levantar la persiana después de 63 días de cierre obligado. La decisión aún se debatía ayer pero es «más que probable», según reconocieron fuentes de Sanidad, que la Administración opte por prorrogar el cierre del ocio nocturno otras tres semanas, al menos hasta el 9 de noviembre, a tenor de la evolución de la pandemia. En medios como la Cadena Ser ya lo daban por hecho ayer citando fuentes del gobierno valenciano.

La Comunitat Valenciana es la que mejor está en estos momentos en España, cierto, pero el estar en una «buena» situación con respecto al resto de España no es sinónimo de tener unas buenas cifras ya que ahora se está en unos niveles de más de 3.000 contagios semanales, nivel que está tardando en reducirse completamente. 

Además, es ahora cuando los hospitales están notando de forma más marcada el aumento de nuevos casos de coronavirus de esta segunda onda con máximos de pacientes ingresados todavía no vistos en la nueva normalidad, 565 ayer y las cifras de personas en las UCI, 82 pacientes, aunque moderadas, son mejorables. 

Con este panorama, desde la administración parece que van a optar por la prudencia y mantener cerrado el ocio nocturno por el riesgo de contagio que hay en estos espacios de socialización y todo pese a los responsables de la hostelería valenciana habían presentado sus propias propuestas para intentar aliviar la cerrazón y las consiguientes pérdidas económicas que llevan sufriendo desde agosto. 

Así, el martes, representantes de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la C. Valenciana, Conhostur, se reunieron con responsables de Sanidad para presentar sus propias medidas y que pasaban por levantar el cierre pero sin volver a los horarios ni a la forma de trabajar anteriores introduciendo cambios como el cierre a las dos de la madrugada, listados de asistentes o controladores de sala. Cabe recordar que las medidas anticovid obligan a los bares y restaurantes a cerrar a la 1 de la madrugada y no se puede fumar o vapear en espacios públicos si no hay una distancia mínima de dos metros.

Retoman las prácticas en hospitales

Los universitarios valencianos que están cursando estudios en Ciencias de la Salud podrán volver a sus prácticas presenciales en hospitales, centros de salud y clínicas privadas a partir del lunes. Hoy viernes es el último día en el que está en vigor la suspensión de las prácticas presenciales que se tomó durante diez días tras comprobar que el brote detectado en el Colegio Mayor Galileo Galilei había afectado a una veintena de estudiantes de estas ramas de distintas universidades valencianas. La suspensión decae hoy viernes 16, por lo que estudiantes de Medicina, Enfermería o Fisioterapia podrán volver la semana que viene a hacer prácticas.