El toque de queda que restringe la movilidad nocturna en la Comunitat Valenciana entró en vigor la pasada madrugada. La medida se mantendrá hasta el 9 de diciembre, entre las cero y las seis horas, aunque anoche se retrasó una hora más, hasta la una, para evitar daños al sector hostelero con la anulación de reservas ya realizadas en establecimientos.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció la resolución pasado el mediodía para que entrara en vigor esa misma noche. En el documento, publicado en el Diario Oficial ayer por la tarde, se admite que las medidas para el control del virus impuestas hasta el momento «no han dado los resultados perseguidos» ya que la situación actual de la pandemia y la transmisión del virus sigue en aumento y los datos empiezan a ser «altamente preocupantes».

La incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 153 contagios por cada 100.000 habitantes, pero los casos detectados en la última semana se han duplicado

La orden se sostiene en los informes técnicos que revelan que la Comunitat Valenciana «se encuentra en un escenario de riesgo de transmisión alto». La incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 153 contagios por cada 100.000 habitantes, pero los casos detectados en la última semana se han duplicado.

El Consell remarca que el incremento de los afectados por coronavirus es generalizado en todos los departamentos de salud por lo que ordena el toque de queda autonómico.

La orden busca sobre todo frenar el ocio nocturno no reglado. La epidemia está afectando a adultos jóvenes principalmente y el grupo de edad más afectado es el comprendido entre 15 y 29 años. En la última semana, el incremento exponencial está muy relacionado con las reuniones sociales por lo que se busca con el toque de queda decretado frenar sobre todo botellones, pero también reuniones sociales en casas o segundas residencias.

En la última semana, el incremento exponencial está muy relacionado con las reuniones sociales por lo que se busca con el toque de queda decretado frenar sobre todo botellones, pero también reuniones sociales en casas o segundas residencias

Además, se imponen medidas más estrictas para la reducción de los encuentros sociales, tanto en espacios privados como públicos, y la restricción de la movilidad nocturna. «Es inaplazable evitar la concentración y deambulación de personas en la franja nocturna en que se producen botellones y fiestas privadas en domicilios particulares», dijo Puig.

La decisión, según informó el presidente en su comparecencia, tiene como objetivo evitar que se tengan que adoptar medidas más limitadoras de derechos y libertades, como el confinamiento, que provocaría también un mayor impacto social y económico para toda los valencianos. Al toque de queda en la Comunitat Valenciana se une que el Gobierno se prepara para declarar hoy mismo el estado de alarma en toda España en un Consejo de Ministros extraordinario después de la petición de diez ejecutivos autonómicos, entre ellos el valenciano.

9

La última noche sin hora límite en Valencia

"Perder tiempo cuesta vidas"

Puig asegura que la Generalitat es partidaria de una solución común para toda España, pero modulable según la situación de cada territorio, pero que la Comunitat Valenciana no quiere esperar y por eso da el paso. Ayer aseguró que es necesario estar más pendientes de los hospitales que de los tribunales y reclamó pasar ya página de las discusiones y buscar las soluciones. La resolución del Consell se adopta después de que Puig haya escuchado a todos los agentes políticos, empresariales, sindicales e institucionales que comparten con la Generalitat la necesidad de nuevas medidas y más estrictas.

La Comunitat Valenciana es la autonomía peninsular con menor incidencia del virus y con mejores datos que Portugal, Francia, Italia o Reino Unido, pero la situación empeora «y perder tiempo en este momento significa perder vidas, empleos y bienestar», señaló.

Además, en solo tres meses, la Conselleria de Justicia ha recibido más de 20.000 actas de propuesta de sanción por incumplir las medidas de prevención ante la Covid. Y el foco de contagio del 90% de ellas derivan de reuniones sociales y de fiestas que son contrarias a la normativa sanitaria.

La presidenta autonómica del Partido Popular, Isabel Bonig, considera que las restricciones previstas a partir de anoche «no servirán de nada si no van acompañadas de medidas sanitarias». Bonig aseguró que es necesario la realización de más test, resultados rápidos, mejora en la atención primaria, apoyo a los MIR y rastreo de los contagiados en 24 horas. Además, la líder popular reclamó que las restricciones sean a nivel nacional y que se acompañen de ayudas económicas a los sectores afectados. «Nos gustaría que la restricción de la movilidad sea general en toda España, con unos criterios epidemiológicos fijados por el gobierno de España competente, con un marco normativo común», reclamó la líder popular.

En solo tres meses, la Conselleria de Justicia ha recibido más de 20.000 actas de propuesta de sanción por incumplir las medidas de prevención ante la Covid

Bonig realizó estas declaraciones mientras participaba junto al presidente provincial, Vicent Mompó, en una reunión comarcal del PP en el Rincón de Ademuz. «Si hace apenas una semana Puig proclamaba que estábamos fenomenal ahora, de pronto, anuncia medidas restrictivas. Estamos a favor de restringir la movilidad como una forma de contener el contagio masivo, pero pedimos que no sea una medida aislada. Debe ir acompañada de serie de medidas sanitarias sin las cuales será imposible contener la expansión de la pandemia», manifestó.

Bonig pide que las restricciones sean generales en toda España


La presidenta autonómica del Partido Popular, Isabel Bonig, considera que las restricciones previstas a partir de anoche «no servirán de nada si no van acompañadas de medidas sanitarias». Bonig aseguró que es necesario la realización de más test, resultados rápidos, mejora en la atención primaria, apoyo a los MIR y rastreo de los contagiados en 24 horas. Además, la líder popular reclamó que las restricciones sean a nivel nacional y que se acompañen de ayudas económicas a los sectores afectados. «Nos gustaría que la restricción de la movilidad sea general en toda España, con unos criterios epidemiológicos fijados por el gobierno de España competente, con un marco normativo común», reclamó la líder popular.


Bonig realizó estas declaraciones mientras participaba junto al presidente provincial, Vicent Mompó, en una reunión comarcal del PP en el Rincón de Ademuz. «Si hace apenas una semana Puig proclamaba que estábamos fenomenal ahora, de pronto, anuncia medidas restrictivas. Estamos a favor de restringir la movilidad como una forma de contener el contagio masivo, pero pedimos que no sea una medida aislada. Debe ir acompañada de serie de medidas sanitarias sin las cuales será imposible contener la expansión de la pandemia», manifestó.