Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jóvenes ingresados por covid cuando ya estaban a punto de vacunarse

Tres de ellos explican las complicaciones, de salud y burocráticas, que han tenido por infectarse de coronavirus a pocos días de la cita de inmunización

Tres veinteañeros hacen cola en el Museo de les Ciències para vacunarse. | DANIEL TORTAJADA

Germán, David y Mari Carmen son tres de los tantos jóvenes que deseaban vacunarse, que han estado un año y medio cumpliendo las medidas de protección contra el coronavirus y que, a escasos días de ser citados para su inmunización, acabaron con un positivo de covid. Los tres ahora están bien, aunque Germán estuvo tres noches ingresado en el hospital. En los otros dos casos, sus complicaciones han sido burocráticas, además de lo que consideran un «fastidio» que supone tener que esperar otros seis meses a la vacuna.

Germán Caballero es fotógrafo en este periódico, ha estado a pie de pinchazo de la covid desde el primer día, algo que ha hecho que quedarse sin su inyección tenga un punto de golpe emocional. Cuando estaban citando a su grupo de edad dio positivo. «Ojalá me hubiera llegado antes la vacuna». Tuvo que hacerse la prueba por la privada ante la imposibilidad de contactar con su centro de salud. «La atención primaria no existe», protesta el joven.

En la aplicación de Sanidad aparecían citas de llamadas de Enfermería que no llegaban. «Pasaban las horas y se borraban», lamenta al tiempo que señala que los rastreadores no llamaron a sus contactos estrechos. «Igual si hubiera tenido mejor seguimiento no hubiera acabado en el hospital», se queja. Porque ese fue su problema, a los diez días acudió a Urgencias y la placa tenía mala pinta. Neumonía e ingresado en el Clínico de València donde pasó tres noches. «No te lo esperas, hago deporte, estoy sano, no fumo y que te digan que te quedas en el hospital asusta, pero el trato ha sido increíble y evitaron que empeorara», cuenta.

Mari Carmen S. se levantó a finales de julio tras pasar la noche con más de 38 de fiebre y a los pocos minutos tenía sobre la mesa las dos rayas del test de antígenos de farmacia que confirmaba el contagio de covid. «Llamé a mi centro de salud y me dijeron que con los síntomas y con el positivo del antígenos me daban por caso confirmado y que no me harían una PCR aunque el protocolo dice que me lo tienen que hacer», explica. Llamó después a Salud Pública y le respondieron que eran los del ambulatorio los que tenían que llevar su caso. «La cita de la vacuna no me llegó a salir, pero tampoco tengo el certificado covid», protesta. Este pasaporte se puede obtener bien por la vacuna, tener una prueba diagnóstica negativa 72 horas antes o bien por haber pasado la infección en los últimos seis meses. «El problema es que con antígenos de farmacia no cuenta, solo lo dan con PCR positiva», lamenta.

Mari Carmen cuenta que el médico del centro de salud le ha ofrecido hacerle un informe en el que explique que efectivamente ha pasado el coronavirus que le pueda servir como certificado seis meses, «pero eso no se sabe si tendrá validez». «Ahora lo pueden empezar a pedir y hasta dentro de seis meses no tengo la vacuna ni tendré el certificado, más después de un año y medio esperando para vacunarme y quedarme sin ninguna de las dos», explica.

Fallos por la descoordinación

«Yo quería vacunarme», empieza David Mocholí. Cuando sus amigos comentaban las citas de la inmunización, él tenía que hacerlo de su cuarentena tras dar positivo en Madrid. «Es mala suerte, cogerlo a pocos días da un poco de rabia, pero si lo piensas un poco, no lo pasé grave, no contagié a nadie de mi familia y es como una primera dosis», comenta. Su único problema fue el dónde y las diferentes trabas administrativas. «Me hice las pruebas en Madrid y me aislé allí porque estaba allí, pero yo estoy empadronado en València, no pude entrar en los espacios virtuales que tienen los madrileños para ver los resultados y en la Conselleria de Sanidad es como si no supieran que estoy contagiado», agrega.

De hecho, a Mocholí le llegó la cita de la vacunación por SMS. «Tuve que llamar yo para explicar la situación, me dijeron que ignorase el mensaje y que ya se modificaría, pero me parece increíble que en una cosa como esta no estén los datos centralizados o que no crucen estas informaciones», protesta. «Ahora falta que se haga bien esa gestión porque si no no tendré el certificado covid hasta que en seis meses me pongan la vacuna, si es que me citan bien», resume David.

La Conselleria de Sanidad administrará la próxima semana 378.382 dosis de la vacuna contra la covid. De estas, 163.870 irán destinadas a jóvenes y adolescentes de 19 a 16 años que inicia su vacunación masiva, mientras que el resto será para primeras dosis de veinteañeros y segundas de personas entre los 30 y los 49 años.

El Ayuntamiento de Navarrés confirmó ayer un nuevo brote por covid-19 en la residencia de mayores CAIPM Gumersinda Martínez. Al cierre de esta edición, el número de personas contagiadas en la residencia ascendía a 57, entre residentes (45) y trabajadores (12).

La alcaldesa de Navarrés, Estela Darocas, aseguró a este periódico que la situación está «bastante controlada» por medio de las autoridades sanitarias y la dirección del centro, «que está coordinando todo fantásticamente bien».

Desde Salud Pública se estima que el brote puede estar vinculado a la variante delta del virus, tal y como precisó la alcaldesa. «La vacunación ha provocado que las situaciones sean mucho más leves. La sintomatología no ha sido muy clara y hay muchas personas asintomáticas», destacó Darocas, quien también confirmó dos casos de residentes que tuvieron que ser trasladados al hospital y que «ahora están en una situación más normalizada».

Este es el segundo brote por covid-19 que se ha registrado en los últimos meses en la residencia de mayores CAIPM Gumersinda Martínez. «Por desgracia, tenemos experiencia de la vez anterior, que fue mucho peor porque era más virulento. Ahora está siendo más llevadero», aseguró la alcaldesa.

Por último, Estela Darocas insistió a la población en que «no tienen por qué preocuparse. Los contagios que puedan haber en el pueblo no tienen nada que ver con los contagios que hay ahora en el centro».

Compartir el artículo

stats