Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig y Oltra sitúan a sus cargos de confianza en la pelea por los presupuestos

La comisión política tiene como principal misión desatascar problemas en la negociación y la componen Boix, Ferrer, Castañón, Gamero, Veses y Lledó

El president, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra

El president, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, no se sentarán personalmente a negociar las cuentas públicas de 2022 en la nueva comisión política, pero podría decirse que estarán sin estar.

Ambos han elegido a colaboradores muy estrechos y de su máxima confianza como integrantes de un foro inédito impulsado por la responsable de Compromís y que el PSPV se ha visto forzado a aceptar para mantener la paz y la estabilidad en el Botànic.

Esta comisión, que tiene como principal función desatascar problemas, pero que no estudiará el presupuesto en detalle, tiene un perfil muy político. Ese perfil es el de los representantes escogidos por los tres socios del Botànic y, sobre todo, los de Compromís y PSPV, que añaden el estar curtidos en múltiples negociaciones. Una declaración de intenciones en toda regla que vaticina una negociación dura e intensa que podría extenderse durante semanas.

Por la parte socialista, Puig ha confiado la pelea en dos de sus principales personas de confianza en el Palau: Alfred Boix, durante años su secretario de organización en el PSPV-PSOE y en la actualidad secretario autonómico de Promoción Institucional y Cohesión Territorial, y Andreu Ferrer, secretario autonómico de Presidencia, y el encargado en la sombra de apagar todos los fuegos en el Consell que afectan al presidente. Por su parte, Mónica Oltra ha confiado la negociación en Francesc Gamero, secretario autonómico de Hacienda y una de sus personas clave en materia presupuestaria, y en Iván Castañón, secretario autonómico de la vicepresidencia, que forma parte de su núcleo duro.

Unides Podem, por su parte, ha elegido al jefe de gabinete del vicepresidente segundo Héctor Illueca, César Lledó, con cargo en Podemos como secretario de análisis político y Cristian Veses, subsecretario de Transparencia y que cubriría la cuota de Esquerra Unida. Además, también estará la responsable de Presupuestos, Eva Martínez, la única mujer de esta comisión y que según señalan tendrá un papel de «relatora» en la especie de mesa de diálogo que el Botànic impulsa. Los nombramientos corresponden dos al president y otros dos a los vicepresidentes además de Martínez.

La elección de los negociadores es toda una declaración de intenciones de la importancia que los socios están dando a una comisión que rompe la dinámica que regía hasta ahora en la elaboración presupuestaria. No se trata tanto de qué se negocie sino si se es capaz de llegar a una entente que evite proyectar una imagen de un Consell roto e incapaz de negociar en tiempo y forma un presupuesto. 

Presidencia mantiene que este órgano pactará solo líneas estratégicas y, en privado, apuntan que busca dar satisfacción a la vicepresidenta y su necesidad estratégica de ganar protagonismo, pero Oltra mantiene que quiere negociar hasta el último detalle y asegura que esta vez no votará las cuentas si no conoce hasta el último detalle. Según dice el año pasado descubrió detalles del presupuesto que no le gusta.

La idea de partida es que las reuniones se lleven con discreción, si bien la estrategia de Compromís sería más visibilizar el foro porque es un propuesta de la vicepresidenta. Por lo pronto, ayer se mantuvo el primer contacto, sin foto, ni comunicado. 

Mónica Oltra y Vicent Soler

El formato de siete personas ayuda a llegar a acuerdos, pero para llegar a acuerdos, hay que querer. Algunos en el PSPV no descartaban ayer la hipótesis de que Oltra esté interesada en un adelanto electoral, un escenario que no contempla Puig según dijo a diputados y diputadas en reunión de la interparlamentaria.

Otra lectura es el papel en que queda el conseller de Hacienda, Vicent Soler, que hasta ahora llevaba la batuta política de las negociaciones presupuestarias y que ahora queda relegado.

«Se tienen que negociar»

Oltra dijo ayer en una entrevista en À Punt que el conseller de Hacienda no le puede decir como tiene que hacer el presupuesto y ella obedece «como una niña pequeña».Sino que las cuentas se presentan cuando hay acuerdo, y se tienen que negociar». «No vale que venga aquí el conseller de Hacienda y me dé una palmadita y me diga: «Tienes que quitar tanto dinero».

Compartir el artículo

stats