Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apuntan a un posible sabotaje en la muerte de los burros en Castelló

La conselleria ha abierto un expediente informativo para esclarecer los hechos

Veterinarios de la conselleria en la finca del dueño de los animales. | LEVANTE-EMV

Un posible «sabotaje» podría estar detrás del fallecimiento de diez de los cincuenta burros introducidos en el Parc Natural del Desert de les Palmes para prevenir incendios. Así lo apuntaba ayer el propietario de los animales, Juan Lebrián, tras la desaparición y fallecimiento de varios de los ejemplares que se soltaron el pasado mes de agosto. Un giro inesperado en el proyecto impulsado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, que ha abierto una investigación.

Había trascendido que algunos animales aparecieron desnutridos fuera de la zona acotada permitida por el Parque Natural, como el hallado en el entorno de la ermita de les Santes de Cabanes, por lo que la conselleria de suspender la iniciativa por no haber dado los resultados esperados.

El grupo ecologista Gecen denunció las muertes, que fueron al menos 10. Los supervivientes ya están en la finca de Lebrián, en el Grau de Castelló, y ayer fueron sometidos a una inspección por parte de técnicos de la conselleria. Fuentes de la misma detallan que «han tomado muestras de sangre para ver si hay algo raro -como un posible envenenamiento- en su organismo», y realzan la visita como una de las acciones para aclarar qué ha pasado.

El ganadero apunta una sospecha, que ya investiga la Guardia Civil, el Seprona y la Generalitat: «Iba todos los días a verlos y muchas veces me encontraba las cercas cortadas, incluso llegaron a robarme cuatro cencerros». El asunto iría más allá, pues Lebrián dice que «a otro propietario de la zona, hará cosa de un mes, le pusieron un papel en la puerta que decía que o les quitaban los cencerros a los burros o los matarían». Asimismo, detalla que hay asnos que tienen mordeduras, que podrían ser de jabaleís o perros.

El director general de Medio Ambiente, Benjamín Pérez, reiteró que han abierto un expediente informativo e insistió que «la experiencia se inició en agosto y no habíamos tenido información oficial ni no oficial respecto al estado de los animales. En cuanto lo supimos, paralizamos el proyecto y ordenamos el traslado».

Compartir el artículo

stats