Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La sucesión de Puig no es mi preocupación. Va a tener toda la cooperación y la lealtad"

Promete una "dirección compartida". "Los que quieran trabajar por mejorar la vida de la gente van a tener las puertas abiertas. No somos un proyecto dogmático ni excluyente", sostiene

Carlos Fernández Bielsa, fotografiado ayer en el MuVIM de València. | FERNANDO BUSTAMANTE

Ha dormido poco. Demasiada tensión. Ha hecho lo que casi todas las mañanas: pasear a sus dos galgas, despejarse con un café y leer la prensa. No ha tenido tiempo de pararse a pensar, dice, en ejecutivas y planes. Tiene margen hasta el 6 de febrero, fecha del congreso socialista de la provincia. No obstante, ser hoy secretario general (electo) es algo que empezó hace más de seis meses, antes incluso de que José Luis Ábalos dejara la dirección del PSOE. Ganar entraba en todas las quinielas, rozar el 80 % de los votos, no tanto.

¿Y ahora qué?

Ahora tenemos que trabajar en un proyecto de suma, de unidad, para impulsar el municipalismo y cooperar con la vía valenciana con el objetivo puesto en 2023, que es el objetivo: ganar elecciones. Estamos preparados para ganarlas, ayer fue un mal día para la derecha.

¿El mejor día de su vida?

No. Es un día más. Estoy muy agradecido por el respaldo.

¿Ha hablado con su rival, Mercedes Caballero?

Ayer por la noche. La militancia de base ha hablado y a partir de ahí hemos de tener la capacidad para hacer un proyecto de suma.

Concrete las ideas de suma y generosidad.

Siempre he dicho que nuestro proyecto es de cooperación y todos aquellos que quieran trabajar por intentar mejorar la vida de la gente de la provincia de Valencia van a tener las puertas abiertas. No somos un proyecto dogmático ni excluyente. Somos un equipo que quiere sacar el máximo partido a todo lo bueno del PSPV.

Habla de ‘aquellos que quieran’. ¿Qué significa?

Porque para trabajar hay que querer.

¿Caballero podría ser presidenta?

No he pensado cuál va a ser la futura dirección. Pero trabajaremos para que sea una dirección compartida.

¿Habrá miembros entonces de la otra candidatura?

Tenemos que hacer más fuerte el partido y lo será cuanta más identificación exista por parte de todos. Quiero que la gente a partir del 6 de febrero esté contenta y quiera trabajar para ganar elecciones, que es nuestro objetivo.

¿Tiene clara la ejecutiva?

No. No tengo ni siquiera planteada la estructura. Hemos hecho algo muy importante, que es que la militancia de base hable. Ahora se trata de diseñar el mejor proyecto para conquistar sueños colectivos y mejorar la vida de la gente. Me preocupa más cómo trabajamos para hacer políticas para la gente que lo de dentro del partido.

¿Con Ximo Puig ha hablado?

Ayer. Voy a ser un secretario general absolutamente colaborador para seguir trabajando por la vía valenciana de Puig y de Pedro Sánchez. Y para que esta etapa de reconstrucción la hagamos de forma conjunta. Va a tener toda la cooperación y la lealtad de la futura dirección.

Si es secretario general es porque no le gustaba mucho lo que había, entiendo. ¿Qué ha ido mal en el PSPV de la provincia de Valencia?

Tendrán que decidirlo los compañeros y compañeras en el próximo congreso. Sí creo que la militancia de base quería un cambio, que volviéramos a impulsar el municipalismo transformador. Porque el municipalismo va a ser la muralla para contener la derecha y la extrema derecha.

Insiste mucho en la idea de municipalismo.

El municipalismo es la institución a través de la cual se cambian las cosas y se mejora la vida de la gente y por tanto hay que impulsarlo. Nuestro objetivo es 2023. Tenemos que mantener los gobiernos que tenemos e incluso ampliar las mayorías y recuperar donde no tenemos las alcaldías, porque solo así se mejorará la vida de la gente.

¿Recuperar para la izquierda, en coalición, o para el PSPV?

Siempre recuperar para el PSPV y, cuando no se pueda, lógicamente con gobiernos progresistas, que se ha demostrado que son útiles para mejorar la vida de la gente y que están cambiando la sociedad. La vía valenciana ha devuelto la dignidad a las instituciones.

¿Uno de sus focos de atención va a ser recuperar para el PSPV València ciudad?

València ciudad va a ser clave para los socialistas de la provincia de Valencia. Voy a trabajar de manera muy activa para que en València podamos tener la alcaldía con Sandra Gómez.

¿En lo institucional, cree que le corresponde ser presidente de la diputación?

No es un planteamiento que tenga en este momento. Creo que Toni [Gaspar] está haciendo un extraordinario trabajo. Tiene todo mi apoyo y consideración. Soy su vicepresidente y estoy totalmente implicado con el proyecto que representa. Ha cambiado para bien la diputación.

¿Y en 2023, si la correlación de fuerzas se mantiene, cree que le correspondería ese puesto?

Primero habrá que ganar las elecciones, tener los diputados y diputadas necesarias y cuando llegue el momento, ya se verá.

Algunos le colocan desde hoy en la carrera de sucesión de Puig.

No es mi preocupación.

"Ser presidente de la diputación no es un planteamiento en este momento. ¿En 2023? Ya se verá"

decoration

¿Es una ilusión?

No. Mi preocupación es hacerlo bien como secretario general de los socialistas de la provincia de Valencia y con el objetivo puesto en 2023, no tengo ningún otro objetivo.

¿Qué opina de las provincias y las diputaciones? El PSPV no tiene una relación pacífica con con estas estructuras.

Yo creo que sí tiene una relación pacífica y que en la Diputación de Valencia hemos demostrado que es una institución útil para hacer políticas dirigidas especialmente para los pequeños municipios. Hemos aprobado el mayor plan de inversiones de la historia. Nunca antes un ayuntamiento había tenido tantos recursos. Gestionada bien, una diputación es útil.

Es decir, que no eliminaría diputaciones ni provincias.

Hay que transformarlas y adaptarlas al siglo XXI y que tengan su esencia en los municipios más pequeños, que son los que necesitan más recursos, más oportunidades y más esperanza.

A veces estas estructuras políticas se han convertido en una especie de virreinatos, contrapoderes del gobierno autonómico.

Hemos demostrado que no, al menos en la de Valencia. Las diputaciones tienen que ser instrumentos para colaborar de forma leal con el Gobierno valenciano y lo hemos demostrado en esta etapa, donde Toni es presidente.

"València ciudad va a ser clave. Voy a trabajar para un gobierno presidido por Sandra Gómez"

decoration

Gobierna en solitario en Mislata. ¿Qué opina de la relación con Compromís en el Consell? ¿El partido ha de ser más firme con los socios?

La diversidad de opiniones dentro de un gobierno es positiva para intentar mejorar y avanzar. El Govern del Botànic ha sido clave para avanzar y pasar una etapa negra. Se ha demostrado que con trabajo, esfuerzo e implicación de todos los partidos progresistas se pueden hacer grandes cosas para mejorar la vida de la gente.

El objetivo está puesto en 2023, dice. En concreto, ¿qué meta electoral se marca?

El objetivo fundamental es impulsar el municipalismo, generar una barrera de contención de la derecha y la extrema derecha. Cuantos más gobiernos socialistas haya en las instituciones, mejor, porque significará que la gente va a tener a un gobierno donde nadie se va a quedar al margen. Vamos a estar como siempre ayudando a la gente que más lo necesita, al lado de los débiles y demostrando que la política es un instrumento útil.

¿En qué temas reales, no orgánicos, cree que hay que poner la atención en este momento: Cercanías, ampliación del puerto, corredor mediterráneo, financiación autonómica...?

En primer lugar es importante trabajar por cambiar el modelo de financiación autonómica, porque así vamos a obtener más recursos para mejorar los servicios que prestamos a los ciudadanos. En segundo lugar, tenemos que trabajar de forma intensa en que los proyectos de infraestructuras salgan adelante, porque significará que la cohesión territorial se lleva a término. Hemos que tener las competencias en materia de Cercanías, porque solo el Gobierno valenciano sabe cuáles son las necesidades de la ciudadanía y los problemas. Luego, todo lo que tiene que ver con el cambio en nuestro modelo de vida, apostando por la ecología. Y sin duda también proteger a los comerciantes, nuestra agricultura, nuestros sectores tradicionales, industriales y empresariales, igual que el turismo.

¿El área metropolitana hay que transformarla?

Se debe recuperar más pronto que tarde el Consell Metropolità de l’Horta como instrumento de coordinación para mejorar nuestro sistema de movilidad y las infraestructuras metropolitanas. Los alcaldes y alcaldesas del área metropolitana y de València tenemos que dejar de mirar a nuestros campanarios y mirar a lo global y no tanto a lo local. El objetivo fundamental es derribar muros y unir personas.

Han tenido más de seis años de tiempo para ello.

Hemos hecho un trabajo muy importante de intentar coordinarnos, pero necesitamos un órgano que se encargue de coordinar todas esas políticas y planificarlas. En este nuevo tiempo además las mancomunidades van a tener un papel muy importante. El futuro de la política es mancomunar esfuerzos, proyectos y servicios. Son instituciones a las que no se les ha sacado el partido desde el inicio de la democracia.

¿Dónde se ve en cinco años?

La verdad es que no lo sé. No soy político de largo alcance. Voy a corto plazo. Quiero volver a ser alcalde de Mislata, porque me quedan muchas cosas por hacer. También en la diputación. No me gusta mirar más allá, aunque tiene que haber siempre un proyecto, pero realizable y no tanto a nivel personal, sino de equipo. Cuando llegue el momento se verá este tipo de cosas.

Compartir el artículo

stats