Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juego presencial

El negocio de los locales de apuestas se desinfla tras la pandemia

Los grandes operadores de apuestas ganaron un 13 % menos en el año 2021, pese a que el año 2020 estuvo marcado por el confinamiento

Un local de apuestas deportivas en la ciudad de València

El negocio de las casas de apuestas cotiza a la baja. Al menos el que hacen los locales que están en la calle. En 2020, año de confinamiento y restricciones sanitarias, los principales operadores de apuestas ganaron más dinero en sus locales que en el año 2021, según datos de la Conselleria de Hacienda. El gran batacazo para las casas de apuestas (solo para los presenciales, no para el juego online) llegó durante la pandemia. Pero el hecho de que en 2021 continúe cayendo es sintomático.

Desde Hacienda comenzó a recoger datos en el año 2013 el negocio de los locales de apuestas (el juego online es competencia nacional) no había parado de subir. En 2019 toco techo. Y en seis años las cantidades jugadas -y los beneficios- se triplicaron, pasando de 101,4 a 345, 5 millones gastados por los jugadores y de 24,9 a 65,5 millones de euros de beneficio. La pandemia -como en la mayoría de sectores de la economía- trajo un desplome sin precedentes. De 345 millones jugados a 243 en un solo año. En las ganancias, en cambio, no se notó tanto: de 65,5 a 52, 7 millones.

Con el fin de las restricciones de aforos, mascarillas, e incluso confinamiento domiciliario, se preveía una vuelta a la normalidad o por lo menos matizar la caída sufrida un año antes. Pero lo que ha ocurrido es que las ganancias de las casas de apuestas en sus locales físicos han caído todavía más. Menos negocio incluso que en 2020, con 52 millones de beneficio. En 2021 fueron 46 los millones que se embolsaron los principales operadores.

Pero todo esto no quiere decir que las operadoras estén perdiendo beneficios, todo lo contrario. En el año 2020 las cantidades apostadas por el juego online se dispararon un 18 %, y la recaudación de las casas de apuestas por esta vía creció un 40 % en un solo año, según los datos analizados por la Comisión del Juego de la C.Valenciana.

Pesca en la generación Millenial

Julio Abad es psicólogo especialista en ludopatía y adicciones de la fundación Patim. Explica que, en su caso, no ha notado ese bajón del juego presencial desde la consulta, pero lo que sí que ha vivido es "el crecimiento constante de las apuestas online. Han ido a más cada año sin parar".

¿Cómo se explica este incremento de las pantallas frente al juego en el local? Abad asegura que "una cosa muy estudiada sobre el juego online es que te da mucha más seguridad que el presencial, y no daña tanto la imagen de la persona". Abad se refiere al hecho de entrar físicamente al local de apuestas de manera muy continuada, algo "que socialmente no está bien visto. Por eso mucha gente prefiere el juego online porque están solos en su casa, casi que de una manera clandestina", dice. Eso sí, apunta que cuando se llega a estas situaciones "ya no se convierte en un tema de ocio, sino que es algo peor".

El perfil de los jugadores es joven de 20 a 35 años. La explicación es muy sencilla "son los que mejor manejan estas tecnologías, y es más probable que jueguen ellos que personas más mayores que igual no están tan habituados con ese ecosistema", cuenta Abad.

El confinamiento ha sido un acontecimiento clave para que tantas personas se pasaran al juego digital. "La cuarentena, el encierro, hizo que algunas personas se pusieran a jugar videojuegos, otras hiciéramos pan, o tartas... y otras personas empezaron a hacer apuestas", dice Abad. Matiza que "durante la cuarentena las apuestas deportivas pararon porque pararon los eventos, pero había ruleta, poker, slots, etc".

La pandemia sirvió para que muchas personas descubrieran las ventajas del mundo digital, sobre todo en el plano laboral, pero también produjo efectos no deseados. "Mucha gente probablemente probó el juego online durante la cuarentena y ahora ya no ha vuelto al salón de apuestas. Es un efecto que se ha dado en muchas cosas", asegura.

Online o presencial, en la casa de apuestas o con el móvil, lo que sí que han notado las entidades como Patim es un incremento de las personas que han aparecido para ir a consulta después del confinamiento. "La demanda de tratamiento creció mucho y sigue al alza, probablemente por el efecto de la cuarentena", apunta Abad.

Compartir el artículo

stats