Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los regantes de la Ribera Baixa se oponen a la venta de agua del Júcar a Almería

Los grupos municipales de Compromís y PSPV de Alzira presentan una moción para que no se autorice el trasvase que también rechaza el Botànic

Una imagen del Azud de la Acequia Real del Júcar. PERALES IBORRA

Los regantes de la Ribera Baixa se pronunciaron ayer en contra de la venta de agua del Júcar a Almería por parte de la Acequia Real del Júcar (ARJ), una postura que coincide con la de los tres socios del Botànic, que el pasado miércoles declararon su rechazo al trasvase.

La ARJ, tal como publicó Levante-EMV el pasado 16 de mayo, pretende transferir 50 hectómetros cúbicos durante los próximos 5 años a la cuenca del Guadalquivir por un doble motivo: obtener financiación para las obras del regadío de la Ribera, pendientes de ejecutarse, y atender una solicitud del Ministerio de Transición Ecológica ante la grave sequía que sufren las tierras almerienses.

Con esta postura, los regantes de Sueca, Cullera y la Acequia Mayor de Cuatro Pueblos - que integra a los municipios de Corbera, Fortaleny, Polinyà y Riola-, rechazaron ayer el plan de la Acequia Real. De esta forma, se desmarcan del planteamiento de la ARJ en defensa de la garantía de agua para el caudal ribereño, que llega muy esquilmado a la zona cercana a la desembocadura del río.

Los regantes de la Ribera Baixa son los primeros que se han pronunciado sobre la venta de agua a Almería desde la Unión Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ). Esta entidad aglutina a los 40.000 regantes de la ARJ, la Real Acequia de Escalona, la Real Acequia de Carcaixent, la Acequia Mayor de Cuatro Pueblos y las Comunidades de Regantes de Sueca y Cullera junto a los usuarios industriales del río.

Fuentes consultadas por este diario aseguran que no solo los regantes de la Ribera Baixa se posicionan en contra del trasvase y que la ARJ «está cada vez más sola» en su objetivo de financiarse con el trasvase de agua a Almería, a razón de 10 hectómetros cúbicos al año durante 5 años.

Los tres socios del gobierno Botànic (PSPV, Compromís y Unides Podem) rechazaron el pasado miércoles el planteamiento de la Acequia Real y subrayaron la incoherencia de esta, que por una parte piden la necesidad de garantizar el agua para la Ribera y para l’Albufera y por otra está a favor de un trasvase de agua a la cuenca del Gualdaquivir.

La Unió de Llauradors también ha mostrado su rechazo y se opone de forma frontal a que se quiera vender agua del Júcar mediante una cesión de derechos, «porque las necesidades de los regantes de la Comunitat Valenciana no están todavía cubiertas y existen zonas con un evidente déficit hídrico».

No puede ser que estemos manifestándonos en Alicante por los recortes del Tajo y esquilmemos el Júcar"

decoration

La organización agraria denuncia que «al vender agua del Júcar, ésta no servirá por tanto para regar nuestras tierras, ni para regenerar l’Albufera, ni para aumentar el caudal del río, ya que se trasvasaría desde Alarcón a 300 kilómetros de la desembocadura».

«No puede ser que estemos manifestándonos en Alicante por los recortes del Tajo que reducirán la transferencia a las comarcas alicantinas, que los regantes del Vinalopó sigan con dificultades para regar, que nos opongamos a que se esquilmen los acuíferos del Júcar en la Mancha oriental y mientras tanto algunos se dediquen a vender agua a otras comunidades autónomas en una maniobra que al final lo que trata es de lucrarse con este bien público, que es de todos los regantes», critica el dirigente de la Unió, Carles Peris.

«Necesitamos más hectómetros»

Mientras, los grupos municipales de Compromís Alzira y PSPV-PSOE Alzira presentaron ayer una moción en el Ayuntamiento de Alzira para que no se autorice a la venta y trasvase de agua del Júcar hacia Almería. Los regidores Pep Carreres y Fernando Pascual son los firmantes de la moción por Compromís Alzira y PSPV-PSOE Alzira, respectivamente.

Fernando Pascual considera que el trasvase que plantea la ARJ «no es la opción». «Hay que estudiar todas las alternativas para que Almería atienda sus necesidades pero en la Ribera necesitamos más hectómetros para nuestros pueblos, teniendo en cuenta, además que todavía hay pueblos a los falta agua de consumo humano de calidad, sin nitratos».

Pep Carreres considera, por su parte: «No podemos permitir la venta de un agua que no tenemos porque el Júcar está sobreexplotado. Necesitamos el agua y un plan de recuperación del Júcar, no hacer negocio con el río. Por eso hemos presentado la moción y apoyamos a las movilizaciones de la plataforma Xúquer Viu y todas aquellas que se plantean».

Compartir el artículo

stats