Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La autoridad fiscal prevé el doble de déficit en 2022 y recuperación en el año electoral

Un experto de la Airef pide en las Corts que la reforma del sistema de financiación permita una solución estructural que incluya la deuda y una reforma fiscal en el conjunto del Estado

Un momento de la comisión de las Corts que trata de esclarecer el origen de la deuda valenciana

El año 2022 no será excelente para las cuentas de la Comunitat Valenciana. Ninguno lo es con un modelo de financiación que deja a los valencianos todos los años como la autonomía peor financiada. La última o la penúltima, como ocurre desde que se calcula sobre todo el sistema autonómico a competencias homogéneas.

Para el año en curso la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) prevé un “deterioro muy importante” de las cuentas valencianas con un déficit del 2,2% del PIB, más de 2.000 millones prácticamente el doble con el que se cerró el ejercicio 2021. Un deterioro que va a ser mucho más acusado en el caso valenciano que en el resto de las autonomías.

Lo ha dicho este viernes en su intervención en la comisión de las Corts que intenta esclarecer el origen de la deuda valenciana el director de la división de Análisis presupuestario de la Airef, Ignacio Fernández Huertas, que ha sustituido a la la presidenta del organismo, Cristina Herrero, que hace unos días solicitó a la cámara valenciana ser relevada para la comparecencia.

Fernández Huertas ha señalado que del informe sobre los presupuestos autonómicos que ha elaborado la Airef en 2022 los ingresos de la Generalitat serán menores que en 2021 porque desaparecen los transferencias por mecanismos extraordinarios para hacer frente a la pandemia y las liquidaciones negativas de 2020, el año del confinamiento, van a tener repercusión en los ingresos que se liquidan dos años después, es decir en 2022.

Diputados participantes en la comisión de las Corts que estudia la deuda autonómica

El experto ha hablado de peores perspectivas económicas para este 2022, pero ha cambiado el discurso cuando ha hecho la previsión a partir de 2023, el año en el que se celebrarán elecciones autonómicas y municipales. Para 2023, la Airef prevé una recuperación que se consolidará en 2024, entre otras cosas por las entregas a cuenta de la mayor recaudación de 2021, lo que dará liquidaciones positivas y se superarán las previsiones.

Sobre la evolución de la deuda valenciana ha asegurado que ya en 2008 estaba por encima de la media y que a partir de la gran recesión que se inició ese año esa cifra se ha ido ensanchando. Pero ha señalado que la deuda valenciana se ha financiado en un 83% con fondos de mecanismos del Estado. A 31 de diciembre del año pasado, 45.000 millones corresponden al Estado; 6.106 millones es deuda con entidades financieras y 1.230 es a corto plazo.

El experto también ha avalado algo que ya no duda ningún experto y es que la financiación que reciben los valencianos está por debajo de la media. “Siempre ha estado por debajo de la media, en los últimos años ha evolucionado al alza el gasto valenciano en los servicios públicos, sanidad, educación y política social que se ha acercado a la media, pero eso no ha ocurrido con otros gastos que no son servicios fundamentales”.

Comisión de las Corts sobre la deuda valenciana

Ha pedido un sistema de financiación adecuado, pero señala que la mejor forma de abordarlo es teniendo en cuenta una solución estructural, que pase también por una reforma fiscal en el conjunto del Estado que no comprometa el crecimiento, y que tenga en cuenta la deuda y ha rechazado que la reforma acabe “en una huida hacia adelante”.

Ha advertido sobre el impacto que puede tener la subida de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) sobre la economía aunque ha dicho que el que tiene el riesgo sobre la refinanciación de la deuda es el Estado, pero ha advertido de una mayor carga de intereses dentro de una senda creciente de deuda pública.

Sobre la inclusión de partidas ficticias en los presupuestos de la Generalitat, 1.336 millones por la infrafinanciación y otros mil para facilitar la recuperación, el experto en presupuestos ha señalado que las cuentas deben ser realistas y creíbles y que la Airef en sus informes excluye estas transferencias porque nunca tienen correspondencia en los presupuestos del Estado. Con todo, otras autonomías han empezado a hacerlo también y han incluido partidas irreales. También ha anunciado Fernández Huertas que la Airef trabaja en un estudio sobre evaluación del gasto público a encargo de la administración valenciana.

Durante su intervención, Fernández Huertas ha asegurado que la Comunitat Valenciana ha incumplido las reglas fiscales y de estabilidad financiera todos los años desde 2008 excepto en 2016, está todos los años entre las que mayor déficit tienen y es, en promedio, la que más se ha desviado. Según el experto la Airef trata de aportar a la comisión un análisis objetivo para ayudar a tomar las decisiones.

El experto Eusebio Monzó esta mañana en las Corts

El experto valenciano Eusebio Monzó también ha intervenido y entre otras ideas ha dejado la del coste financiero derivado de la deuda. Los gastos financieros ascienden a 397 millones con una deuda de 52.800 millones mientras en 2013 el coste de financiación de la 32.459 millones un 40% más superaba los 1.100 millones. Ha advertido que un aumento del tipo de interés podría afecta a la financiación de los servicios públicos fundamentales.

Ha defendido la reestructuración de la deuda valenciana y la reforma del modelo de financiación y ha señalado que la causa de los menores ingresos del sistema del financiación para la Comunitat Valenciana proviene de la cesión de competencias de los años 80 que no se hicieron por el coste real de la competencia que se prestaba, una cuestión que viene agravada por la caída de ingresos de la gran recesión especialmente en los años 2009 a 2011. Para hacerse una idea de la magnitud de aquella caída ha explicado que la reducción de ingresos de las administraciones derivada de la covid ascendió a 24.500 millones en 2020 mientras que entre 2009 y 2011 esa merma de ingresos superó los 67.000 millones.

El otro experto que ha comparecido, Rafael Beneyto, que es director general de Tributos, se ha centrado en la liquidación de las balanzas fiscales que dejan a la Comunitat Valenciana con una infrafinanciación imprtante de dotación del Gobierno para la Comunitat Valenciana. Ha puesto como ejemplos de programas donde los valencianos reciben menos de lo que les corresponde la dependencia o algunos ámbitos más del área de servicios sociales.

Compartir el artículo

stats