Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las peñas se comprometen a reforzar el control en los 'bous al carrer'

Los organizadores de los festejos taurinos preparan un protocolo por el cual serán más tajantes a la hora de avisar a la policía para que sancionen a quienes no cumplan la normativa

El toro de Julio de la Puerta que mató por la noche a una persona en Meliana, durante la tarde. Francesc

Las peñas taurinas se han comprometido a estar más vigilantes durante los ‘bous al carrer’ para que se sancione a quienes incumplan el reglamento. Las multas a aquellas personas que se saltan las medidas de seguridad durante la fiesta taurina que se celebra en cerca de doscientos municipios valencianos oscilan entre los 601 y los 30.000 euros, pero no siempre resultan sancionados.

«Vamos a firmar un nuevo protocolo para recomendar a las peñas como actuar en el caso de que haya un menor o una persona bajo los efectos del alcohol o las drogas», asegura Germán Zaragoza, presidente de la Federación de Bous al Carrer

El protocolo al que se refiere Germán Zaragoza quiere insistir en el castigo al infractor, algo que ya se hace pero que los organizadores de la fiesta no siempre cumplen a rajatabla por los motivos que sea. «Si hay alguien que no puede estar corriendo del toro, porque es menor, va borracho o no reúne las condiciones físicas, no sólo lo sacaremos, sino que avisaremos a una patrulla de la policía o la Guardia Civil», añade Zaragoza. El mensaje que manda es que las peñas estarán más diligentes. «Cuánta más sanciones haya, más se lo pensarán algunos para correr delante del toro. El que es imprudente perjudica a la fiesta», insiste.

Las sanciones por infracciones de la normativa de los ‘bous al carrer’ no es ninguna novedad. Están reflejadas en el reglamento de 1998. «No es una cosa nueva. Los organizadores y aquellas personas infractoras ya tenían su régimen sancionador», recuerda el director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalidad Valenciana, José María Ángel. Otra cosa es que las peñas taurinas, y los propios ayuntamientos, controlen y denuncien ante las autoridades las conductas imprudentes.

No se puede bajar la guardia. Como pasa en la conducción, hay que cumplir unas medidas para minimizar riesgos

decoration

La sensibilidad con los peligros de los ‘bous al carrer’ se ha acentuado estos días. El fallecimiento, el pasado martes, de dos aficionados en sendas cogidas en Meliana y Picassent eleva a tres el número de muertos en festejos taurinos populares en un plazo de 24 horas en la Comunitat Valenciana. La tercera víctima es la de un ciudadano francés de 64 años que falleció el lunes tras sufrir días antes una cornada en los festejos de Pedreguer. Desde la Generalitat ValencianaJosé María Ángel recuerda la importancia del papel de cada uno de los actores que participan en este acto festivo de tanta tradición en la Comunitat Valenciana. «Son actos muy participativos en los que las peñas taurinas tienen que designar a al menos 10 voluntarios que inviten a abandonar a aquellas personas que no estén en condiciones de participar o que sean menores. Eso está claro», recuerda Ángel.

«Tenemos un reglamento muy riguroso y garantista que agrupa a muchos actores, desde veterinarios, organizadores hasta la policía local, y cada uno tiene un rol que tiene que cumplir. Después, no podemos olvidar que son espectáculos peligrosos y eso tenemos que recordarlo siempre», explica el director de Emergencias, que recuerda la peligrosidad implícita de la fiesta. «No se puede bajar la guardia. Como pasa en la conducción, hay que cumplir unas medidas para minimizar riesgos. Todos los actores que formar parte de este espectáculo tienen que asumir el reglamento. Cuando ocurren accidentes probablemente es porque hay imprudencias, así que hay que tomar medidas muy rigurosas», añade.

Compartir el artículo

stats