Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bous al carrer

Los pueblos que votaron 'no' a los 'bous al carrer'

Paterna fue la localidad pionera en este tipo de votaciones y prohibió los festejos taurinos en el año 2009 | Aldaia, Xirivella, Silla, Sueca, Godella o Simat de la Valldigna también sometieron la decisión a votación popular

Toros y vaquillas en el recinto taurino de Sagunto Daniel Tortajada

En enero de 2008, el 68 % de los votantes de la consulta popular celebrada por el Ayuntamiento de Paterna dijeron 'no' a los bous al carrer. La abolición ganó en todos los barrios menos en la Coma. Así, la localidad del l'Horta Nord fue una de las primeras en aprobar un referéndum de estas características en la C. Valenciana, hace casi 14 años.

Década y media después, el debate vuelve a estar encendido tras las declaraciones de la vicepresidenta y portavoz del Consell Aitana Mas (Compromís), que defendió en rueda de prensa que "hay una conciencia animalista creciente en la sociedad", y por eso aseguró es un tema pendiente que debe abordar el Gobierno en los próximos meses o de cara a un tercer Botànic. Este tipo de festejos han dejado un verano negro con siete personas muertas y un menor de 15 años en estado grave.

Los alcaldes de Compromís en las localidades con más tradición taurina han evidenciado la división en el partido al rechazar que se celebren este tipo de consultas. Sin embargo, este jueves el portavoz de la formación en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, ha respaldado a Mas sobre la necesidad de abrir el debate y ha defendido consultas populares en los pueblos. "¿Cómo no ha de ser así cuando en las últimas horas ha habido un menor herido grave y un toro muerto?, ha señalado".

València prohibió los actos y festejos de bous al carrer en el año 2016, poco después de llegar Joan Ribó (otro peso pesado de Compromís) a la alcaldía de la ciudad. El primer edil señaló que "es un orgullo" que València "haya avanzado" para ser "una ciudad amable también para los animales".

Pero antes de la capital del Turia, otras localidades de la C.Valenciana aprobaron consultas similares para decidir sobre la celebración de este tipo de festejos taurinos. Una de ellas fue Sueca, que realizó un referéndum en el año 2016 en el que gran parte de la población se opuso a la celebración de este tipo de actos subvencionados por el consistorio.

Este miércoles el debate volvió a saltar a la palestra cuando el consistorio denegó la autorización de los permisos a l'Associació Cultural Taurina Xe Quin Bou Sueca para la celebración del fin de semana taurino durante las fiestas patronales de la localidad. El alcalde, Dimas Vázquez, señaló a Levante-EMV que se trata de una decisión interna que consultó con el resto de grupos políticos, pese a que la peña taurina insistió en que no iba a tener coste alguno para el ayuntamiento. "La sociedad evoluciona. La mentalidad y la sensibilización de la gente ha cambiado", reconoce Dimas. Informa Saray Fajardo.

Foto d’arxiu del bous al carrer d’Ontinyent en 2019

"¿Estás a favor o en contra que se realicen actividades taurinas en plaza en las fiestas patronales de Aldaia?". Esa era la pregunta a la que respondieron 3.287 de los 23.000 vecinos y vecinas de la localidad de l'Horta Sud en el año 2015. Ganó el no por 1.801 vecinos, que decidieron que la localidad dejara de contar con festejos taurinos en sus fiestas mayores. Otras localidades que votaron por la supresión de estos festejos fueron Canals y Xàtiva en el año 2016.

Sin bous por iniciativa popular

Existen otros municipios donde la prohibición de los 'bous al carrer' nació directamente de la ciudadanía, y no por el consistorio. Es el caso de Godella, donde un grupo de vecinos llevó el tema al pleno con una "iniciativa ciudadana" que llegó a recoger 1.773 adhesiones. Finalmente, el cuatripartito que gobernaba la localidad entonces formado por Compromís, PSOE, Canviem y EUPV, aprobó la decisión casi por unanimidad (salvo una abstención) en abril de 2016.

Los grupos de PP y Cs votaron en contra, y Compromís fue el partido con mayor debate interno. Así, Godella se convirtió en la primera localidad de l'Horta Nord con festejos taurinos de largo recorrido que los prohibía. Anteriormente lo hicieron Burjassot y Paterna, pero la celebración de estos espectáculos era testimonial.

Silla fue otra de las localidades que llevó a consulta la celebración de 'bous al carrer', pero a diferencia de las anteriores no los prohibió totalmente, sino que llevó a consulta popular la decisión y dividió los festejos en tres modalidades: bou embolat, bou en corda y vaquillas. Finalmente los ciudadanos decidieron abolir las dos primeras, pero no las entradas de toros ni las vaquillas en el pueblo.

Pedreguer fue otra de las localidades que vetaron los bous en las urnas, también a raíz de una consulta ciudadana. En este caso los vecinos opinaron sobre si suprimir o no el 'bou embolat' y el 'bou encaixonat'.La opción del 'no' a seguir celebrando estos festejos ganó por un margen ajustadísimo de tan solo 9 votos de diferencia. Participó el 40 % del censo del municipio.

Además, se redujeron de ocho a seis los días de celebración de estos festejos. Actualmente, las peñas taurinas de la localidad han iniciado una recogida de firmas para intentar obligar al consistorio a repetir el referendum y conseguir la vuelta de la semana taurina.

Sentencias en contra

Un caso relevante es el de la localidad de Xirivella, donde la Asociación Rincón Taurino consiguió que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) anulara por ser contraria a derecho la resolución firmada por el alcalde Michel Montaner en el mes de junio de 2016, donde prohibía los 'bous al carrer' en el municipio de l'Horta Sud.

La sentencia se pronuncia sobre el caso y establece que una corporación municipal no tiene potestad para prohibir la celebración de este tipo de festejos taurinos ni para convocar referéndums. Pese a esto, las peñas taurinas no han protestado nunca ante las decisiones tomadas por consulta popular adoptadas en los municipios (salvo el caso de Xirivella).

Esta resolución se aprobó tras la consulta celebrada en el mes de febrero de ese año por el ayuntamiento gobernado entonces por PSOE-Compromís-Sí se puede Xirivella, que llamó a los ciudadanos a opinar si querían 'bous al carrer'. El 'no' ganó en la votación por un margen estrecho (53,4 %), aunque la participación a penas superó el 7 % del censo de más de 23.000 personas.

Cuando ganó el sí

Existen algunas localidades que votaron 'sí' a mantener los festejos taurinos. Una de ellas es Simat de la Valldigna, donde su alcalde Víctor Mansanet, de Esquerra Unida, decidió celebrar una consulta ciudadana los días 17 y 18 de diciembre de 2016. En esta ocasión ganó el 'sí' a mantener los festejos con casi un 70 % de los votos y el consistorio los mantuvo pese a haber prometido lo contrario en su acuerdo de Gobierno. Chella también votó en el año 2016, y ganó el 'si´' a recuperar los 'bous al carrer' después de una década sin festejos. Ese mismo año, localidades como Alfafar rechazaron eliminar el 'bou en corda' en pleno. La propuesta la hizo Compromís y fue rechazada por el resto de grupos; PP, Cs y concejales del PSPV a los que se les dio libertad para votar.

Compartir el artículo

stats