María tiene once años y vive en València. Su padre Morad lleva 20 años trabajando en España, su madre Oumaima llegó con ella cuando tenía siete meses. Va al cole en València, tiene su centro de salud en València y su vida está aquí casi desde que nació. Pero extranjería le denegó en 2022 su último intento para regularizar su situación en España.

María tiene once años y no tiene papeles. Aunque su padre y su madre sí que los tienen. Es extranjera en su propio país. Sus padres llevan años chocando contra el muro de la Oficina de Extranjería de València y ya no sabe qué hacer para que su hija, valenciana desde los siete meses, tenga la documentación para residir legalmente. Porque ahora mismo es una niña en situación irregular.

Paco Solans, abogado extranjerista y portavoz nacional de la asociación "Extranjeristas en Red" es el letrado de María, que llevó el caso incluso a juicio sin conseguir nada. "Es una niña que está en España casi desde que nació ¿Qué conseguimos denegándole los papeles?", critica.

El último portazo de Extranjería fue tan sonoro que llegó al Defensor del Pueblo del Gobierno de España, que pidió tener en cuenta "el interés superior del menor". El Defensor comunicó el caso al Ministerio de Migraciones y este se ha pronunciado recientemente para reprender a Subdelegación del Gobierno (responsable de Extranjería) de València y reclamar que tramite los papeles de María y dejen de denegar sus solicitudes.

Valencia. La oficina de extranjeria de Valencia ha denegado a una niña de 11 años la nacionalidad española pese a tener todos los documentos necesarios y sus padres tener papeles German Caballero

Pero no solo eso, Migraciones también ha iniciado actuaciones contra el ayuntamiento para denunciar "los requisitos necesarios para obtener el certificado de empadronamiento colectivo exigido por la Oficina de Extranjería, así como la excesiva demora en su expedición", remarca.

Según ha podido saber este periódico la subdelegada del Gobierno, Raquel Ibáñez, ha seguido la petición del Ministerio de Migraciones y ha pedido al ayuntamiento de València acceso al padrón municipal para resolver este documento. Asímismo, Sudelegación del Gobierno señala que faltan por entregar varios documentos más para poder resolver definitivamente el caso por parte de su abogado.

Indicaciones al ayuntamiento

La orden del Ministerio de Migraciones es que ayuntamiento y Delegación del Gobierno "puedan acceder a los datos que constan en el padrón", y actuar de oficio para resolver los papeles sin que la otra parte tenga que aportar más documentación.

Solans, que llegó a mandar una carta a la subdelegada del Gobierno Raquel Ibáñez, explica ha pedido que se reabra el expediente y que el nuevo padrón que el reclama "tarda más de tres meses y medio en tramitarse". Tanto Delegación del Gobierno como la Dirección General de Migraciones aseguran que la documentación aportada por el letrado debería "haberse admitido" para tramitar los papeles de la niña "tomando en consideración el interés superior del menor".

"Es una niña que está aquí en España casi desde que nació ¿Qué conseguimos denegándole los papeles?"

Paco Solans - Abogado Extranjerista

La dirección general pone el foco en uno de los documentos que hicieron aportar a la familia en el caso de la niña, el "certificado de empadronamiento colectivo", que tarda mucho en obtenerse y son necesarias multitud de gestiones para conseguirlo. A pesar de haberlo conseguido y adjuntado, al abogado se le volvió a reclamar el mismo documento, pero en el que figurara que es "para la reagrupación familiar".

Por esto, Migraciones pide que sea el ayuntamiento y subdelegación del Gobierno los que junten la documentación para "evitar las graves dificultades que supone la obtención de estos certificados para los ciudadanos que quieren ejercer su derecho a la reagrupación de sus familiares".

Valencia. La oficina de extranjeria de Valencia ha denegado a una niña de 11 años la nacionalidad española pese a tener todos los documentos necesarios y sus padres tener papeles German Caballero

Requisitos draconianos

Según critica el abogado extranjerista Paco Solans "las dificultades que nos ponen para regularizar a menores de edad son comunes, cuando debería ser todo lo contrario, debería tratarse de expedientes fáciles y con más manga ancha por el interés superior del menor, pero para nada es así", remarca. "Es una niña que está aquí en España casi desde que nació ¿Qué conseguimos denegándole los papeles?".

Las comprobaciones y requisitos para conceder los papeles a María han sido draconianas durante años. "Los servicios sociales han venido a casa muchas veces para ver que todo esté bien, mirar las condiciones de su habitación, nos han pedido los papeles de la casa y las nóminas. Una vez nos lo denegaron porque justo ese mes estaba en paro y consideraron que no teníamos ingresos suficientes", denuncia Morad, que ya no sabe a dónde acudir para que regularicen a su hija.

María sigue siendo una persona irregular en su propio país después del enésimo portazo de Extranjería. La única alternativa que queda es "seguir presentando una y otra vez solicitudes hasta que al final por cansancio nos la acepten. Es un sinsentido", denuncia el extranjerista.

Un sinsentido bastante frecuente. "Veo a muchos jóvenes que llegan a los 18 años y nadie les ha tramitado los papeles, es un caso lamentablemente común". Para Solans, la situación de la Oficina de Extranjeros de València, "ha tomado unos extremos intolerables, no solo en los retrasos, sino en el sentido de sus resoluciones, en un claro ánimo obstructivo del buen funcionamiento de la Administración".