Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El olor es insoportable, vomitivo", Ontinyent se harta de los vertidos pestilentes de la antigua Colortex

El ayuntamiento urge a la conselleria a solucionar el conflicto tras tres años de denuncias vecinales que temen por su toxicidad - El hedor alcanza a poblaciones cercanas

Imagen de archivo de la depuradora de la firma textil Bleachont SL de Ontinyent Perales Iborra

Ni las promesas de mejora, ni las denuncias de los vecinos por la vía penal, ni los expedientes sancionadores abiertos por la administración han servido por ahora de nada. Después de tres años soportando la misma problemática, quienes conviven a diario con los pestilentes olores de la depuradora de la antigua fábrica de Colortex (hoy Bleachont, SL) se muestran hartos y desesperados. Algunos de ellos relatan casos de angustia, demasiados dolores de cabeza y ansiedad. Ya no pueden más. "Este verano ha sido aún peor que el anterior", explica Carmen Coll, una de las residentes que conviven a diario en su casa -en la zona del diseminado- con los efectos de los vertidos, que teme que también puedan provocar problemas de salud por su carácter tóxico.

La regidora de Sostenibilidad de Ontinyent, Sayo Gandia, ha mantenido una reunión con los afectados y se ha comprometido a su vez a solicitar un encuentro lo más urgente posible con la consellera de Agricultura y Transición Ecológica, Mireia Mollà para pedirle que adopte medidas contundentes ante el estancamiento del conflicto, puesto que la industria textil funciona con una autorización integrada de competencia autonómica. "Ha sido un verano muy fuerte de calor y los olores se han potenciado. La empresa no atiende a razones, no ven el problema y desde el ayuntamiento lo único que podemos hacer es apoyar a los vecinos y desarrollar controles para comprobar si los vertidos pueden afectar a la salud", señala Gandia, que ha podido comprobar de primera mano que el olor que despide la depuradora es "insoportable, vomitivo". Aunque la firma ha sido sancionada con pequeñas cantidades en alguna ocasión por superar los parámetros permitidos, ahora no se han detectado concentraciones contaminantes excesivamente altas en los lodos de las instalaciones. Eso sí, la concejala recalca que sobre los olores "no hay una normativa clara", lo que dificulta las actuaciones. "Estamos preocupados. Pedimos a los vecinos que registren todas sus quejas por problemas de salud en el médico para que todo eso se pueda incorporar a los expedientes en marcha", agrega.

Malos olores también en Agullent

Aunque los problemas se intensifican con el verano y "unos días más que otros", los vecinos de las casitas emplazadas en las inmediaciones aseguran que las incomodidades persisten durante todo el año, de forma continuada. Ellos ya se han reunido con la conselleria y sus técnicos para reclamar a la administración autonómica que intervenga. Desde el departamento medioambiental se comprometieron a buscar soluciones. "Esta mañana el olor llegaba hasta la población de Agullent, es un hedor que no se puede aguantar", señalaba este viernes Montse Tortosa, otra de las afectadas.

Los residentes van a iniciar una campaña de recogida de firmas y buscan el apoyo de otras empresas y supermercados de la zona que también sufren el mismo problema. Hace poco ya recogieron 120 firmas en solo un fin de semana para cumplir el requerimiento del juzgado que se hizo cargo de la denuncia interpuesta contra la empresa, aunque el procedimiento penal quedó zanjado sin ningún tipo de condena, tras practicarse unas muestras de la depuradora de la empresa. Pero los vecinos no pierden la esperanza de continuar la vía judicial hasta que se asuman responsabilidades y se ponga remedio a la situación.

Reunión de los vecinos con la concejala y técnicos de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Ontinyent. Levante-EMV

Los malos olores también llegan a otras empresas del polígono y hasta los centros docentes más próximos. Durante el verano pasado el conflicto ya saltó a la palestra pública. En noviembre de 2021, la empresa Bleachont defendió que la situación se había conseguido normalizar y garantizó la erradicación de la pestilencia tras asegurar que se habían ejecutado las reparaciones pertinentes en la depuradora para regenerar adecuadamente los fangos. La conselleria pidió a la firma un estudio olfatométrico que también prometieron desplegar. Desde Bleachont atribuyeron el repunte de lo malos olores en septiembre a la realización de una serie de reparaciones en la depuradora y al calor.

Pero los denunciantes mantienen que no han notado cambios. "La cosa sigue igual y cada vez peor. Llevamos tres años con esto y el último ha sido fatal", apuntaba este viernes Carmen. "El verano es horrible, pero es que en invierno es lo mismo. El olor no tiene hora, sigue y sigue", señala. Los vecinos muestran también su preocupación por las micropartículas que pueden generar los vertidos y por sus efectos a largo plazo. "En mi casita tengo ventanas de PVC y cristales de climalix, pero cuando llegan los malos olores nos toca bajar hasta las persianas y enrollar toallas con agua por debajo de la puerta y aún así entran. No podemos ni ventilar las habitaciones", lamenta. Los problemas comenzaron siendo puntuales, cuando se desplegaban trabajos de limpieza en la depuradora, pero desde hace tiempo insiste en que se han convertido en cotidianos y en insoportables.

Compartir el artículo

stats