El Medusa quiere que la música sea la única protagonista

La organización prepara su octava edición tras la tragedia del año pasado con un fallecido y más de 40 heridos 

La organización ultima los detalles de esta edición.

La organización ultima los detalles de esta edición. / Levante-EMV

Las maletas, los coches, las tiendas de campaña, la música y, sobre todo, las ganas de divertirse vuelven a inundar a partir de hoy, y hasta el próximo 14 de agosto, el recinto del Medusa Festival, en la localidad de Cullera

Tras la tragedia del año pasado, en la que falleció un joven y más de 40 asistentes resultaron heridos después de que una tormenta seca derribase sobre el público varias estructuras del escenario principal y de la gran puerta de acceso, la organización ha trabajado durante todo el año para preparar esta octava edición, que espera congregar a más de 300.000 amantes de la música electrónica bajo el lema «Age of Times». Así, tras la suspensión del festival durante el 2020 y el 2021 por la pandemia de la Covid-19 y la cancelación del año pasado tras el reventón térmico, el evento ha preparado una edición que promete ser inolvidable.  

Como en anteriores ediciones, el dispositivo de seguridad, formado por Guardia Civil, Policía Nacional y Local, contará con 2.000 agentes que velarán por la seguridad de los asistentes, aunque su presencia se reforzará durante el fin de semana. Desde la organización reconocen a Levante-EMV que «este refuerzo no tiene nada que ver con los hechos acontecidos el año pasado. Todos los años mejoramos la seguridad e introducimos novedades». Añaden que «Medusa 2022 fue Medusa 2022 y esta es otra edición. No tiene nada que ver una con la otra». En este sentido, recuerdan que «hay un proceso judicial en marcha y, por lo tanto, cuando haya alguna novedad, informaremos, pero, de momento, estamos centrados en estos días». 

El festival prefiere guardar silencio por «respeto a la víctima y a las personas heridas», por lo que han decidido evitar cualquier referencia a la anterior edición. «Todos sabemos ya qué pasó», especifican. 

Impacto económico

Se prevé que esta edición genere cerca de 30 millones de euros de beneficio en la ciudad. Además, la cita musical originará unos 2.000 puestos de trabajo en el recinto del festival. La organización ha concretado que el evento dispondrá de 600 camareros y camareras en barras, 300 personas que se encargarán de la validación y recarga de pulseras de acceso, 125 operarios de limpieza, 100 de mantenimiento y 150 puestos de trabajo que se encargarán del almacén, acreditaciones, animación, escenarios, «backstage» o accesos a parking, entre otros.

El Medusa dispondrá de un escenario principal de 100 metros de ancho y 25 metros de alto, creado por una empresa holandesa que se encarga del diseño de destacados festivales como el Tomorrowland y el cual estará dotado de tecnología punta, tanto en iluminación como en sonido, que contará con una amplia gama de efectos especiales, incluyendo impresionantes láseres que dibujarán en el cielo sorprendentes paisajes nocturnos.  

David Guetta, el plato fuerte

El dúo belga Dimitri Vegas & Like Mike actuarán este viernes en la ceremonia de apertura, mientras que David Guetta se encargará de clausurar el festival durante la madrugada del domingo al lunes. El DJ era uno de los artistas confirmados en la anterior edición, que tras la tragedia, finalmente, fue suspendida. Ante lo sucedido, la organización decidió recuperar algunos de los artistas que no pudieron actuar en el 2022 e incorporar a nuevos DJs en el cartel. Entre ellos, destacan las actuaciones de Don Diablo, Amelie Lens, Carl Cox, Oliver Heldens, Wade o Marco Carola, entre otros, que harán bailar a los miles de presentes durante las tres jornadas en los cinco escenarios repartidos a lo largo del recinto.

Además, durante la jornada inaugural habrá un espectáculo nocturno con cientos de drones que dibujarán en el cielo de Cullera coreografías de luz y color. 

Por otra parte, el evento vuelve a ofrecer una zona de acampada para 12.000 campistas y un aparcamiento para 30.000 personas.