Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro semiverano

Empieza el segundo verano de la pandemia con dudas, a pesar del éxito de la vacunación, tras la mala experiencia de 2020 en la Comunitat Valenciana y el resto de España

Escena de playa esta semana sobre la arena de la Malva-rosa de València.

Escena de playa esta semana sobre la arena de la Malva-rosa de València.

La vacunación avanza firme en la Comunitat Valenciana, donde casi el 50 % de la población ha recibido ya al menos una inoculación contra la covid-19. La sociedad empieza a redescubrir la vida sin mascarillas en la calle. Las hospitalizaciones han bajado del centenar en el territorio valenciano por primera vez desde hace once meses. Y hace once meses era verano, como ahora, y parecía que la sociedad dejaba atrás el trauma de la pandemia, como ahora. Pero al final no fue así; el resto de la historia es conocida y la congoja, en cierta medida, sigue ahí. Las evidencias de la vacunación conducen a un futuro sin más olas que absorban las vidas de tantos, pero la temporada estival comienza ahora con una cautela celebrada por unos y frustrante para otros. Ya está aquí el segundo semiverano de las vidas de todos.

«El año pasado fue una especie de espejismo, habrá parte de la población que lo ha pasado muy mal y que seguirá con miedo a que pueda volver a pasar algo así», explica la socióloga Raquel Huete, investigadora del Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas de la Universidad de Alicante (UA). Así, Huete aventura otro verano a medio gas en el que habrá mucha gente con necesidad de liberarse de la misma tensión que a estas alturas de 2020, pero con tantos otros recordando que al verano pasado le siguieron, en la Comunitat Valenciana, los peores momentos de la covid-19. Sin embargo, considera que las perspectivas son mejores que las de junio pasado. «La sensación de seguridad se va expandiendo, la población de riesgo está vacunada ampliamente y creo que, con la última medida de quitar la mascarilla al aire libre, vamos teniendo esa sensación de recuperar la seguridad frente al virus», valora la experta.

A la hora de pensar en vacacionar, esta investigadora de la UA asegura que ayudarán también los mejores datos económicos comparados con los que había a la salida del confinamiento de la primera ola de la pandemia.

«La mejora de la situación económica, aunque sea leve, en estos últimos seis meses, ha posibilitado que un porcentaje de la población esté dispuesto a viajar ayudado por el hecho de que tiene ahorros», subraya Huete. Al mismo tiempo, recuerda que aún es imposible un verano al ritmo de los de antes de la pandemia en cuanto a llegada de visitantes a la Comunitat Valenciana y salidas de los valencianos a otras regiones: «Hay muchas familias que aún no podrán permitírselo y hay personas que no van a tener vacaciones porque necesitan recuperarse económicamente o porque no les van a dar vacaciones».

El ensayo general del segundo verano a medias fue, la pasada madrugada del miércoles al jueves, la noche de San Juan. Las celebraciones fueron comedidas en la C. Valenciana después de que la Generalitat prohibiera las concentraciones en las playas por segundo año consecutivo. La población renunció a las tradicionales hogueras y a las fiestas hasta el amanecer de la noche más corta. Aunque se produjeron denuncias, la responsabilidad imperó de la misma manera que se suelen respetar los horarios establecidos para el cierre de los bares, pubs y discotecas. Todos estos locales deben cerrar a las dos de la mañana.

«Las medidas del ocio se tienen que cumplir por cuestiones de la pandemia pero también por convivencia. El discurso de que si están abiertos los bares no hay botellones es un argumento falaz», opina Huete, en referencia a la petición de los hosteleros de que se prolonguen los horarios de apertura de los establecimientos ante la baja incidencia de la covid-19 en la Comunitat Valenciana.

El presidente de la Federación de Ocio, Turismo y Juego de la Comunitat Valenciana (Fotur), Víctor Pérez, no entiende por qué el Consell mantiene unas restricciones más estrictas que las de otras autonomías a la hora de regular el ocio nocturno, uno de los principales motores del verano valenciano. Él apuesta por un verano a todo gas, en vez de otro semiverano. «Se debería apretar el acelerador porque la pandemia viene para quedarse. El año que viene nos volveremos a vacunar contra la covid. ¿Volveremos a cancelar y anular todo en verano? El año pasado estábamos más abiertos que este año sin estar vacunados y sin saber cómo atacar al virus», opina Pérez, crítico con las decisiones de la Generalitat.

El presidente de la patronal del ocio pone las fiestas patronales como ejemplo de la importancia de su sector para la economía valenciana. Estas fiestas están, de nuevo, en peligro de no celebrarse. «Si los municipios programaran sus actividades de siempre, las bandas de música y las orquestas tocarían, alguien montaría el escenario, otro pondría las luces y otro, el equipo de sonido. Iríamos después a cenar al bar de la plaza y habría pirotecnia y verbenas y disc jockeys», asevera Pérez. Pese a todo, el dirigente de Fotur cree que el verano será positivo gracias «al turismo autonómico y nacional», con el que «se está haciendo una buena gestión». 

En esta línea, Huete también cree que el turismo nacional será, de nuevo, el motor importador y exportador de viajeros en la Comunitat. «Parece que va a quedarse un porcentaje altísimo de turistas. Otro factor que importa es que estés cerca cuando te toque vacunarte», apunta la investigadora de la UA. «Todos preferimos vacunarnos antes que esperar a que te vuelvan a llamar, es lógico», dice. De todas formas, la Generalitat ya ha anunciado que los valencianos podrán adaptar su cita de vacunación contra la covid-19 a las vacaciones de las que dispongan para no quedarse sin sus dosis.

Entre unas cosas y otras, este periodo que en épocas prepandémicas era igual a desconexión obliga ahora a una atención -más o menos- regular sobre cómo actuar en cada circunstancia, ya no solo dentro de las fronteras, sino también de cara a viajar: el certificado covid digital tuvo 12.700 descargas solo en su primer día activo en la C. Valenciana. Son nuevos tiempos, pero el doctor en Ciencias de la Salud y epidemiólogo José Vicente Tuells cree que ahora la sociedad ya está más preparada que en 2020. Ese verano estábamos con solo tres meses de experiencia en pandemia. «Este verano un espejismo no será, hay dos cosas a favor: el incremento de la vacunación como respuesta eficaz y la interiorización de la utilidad de la mascarilla y la distancia. El verano pasado hubo un exceso de relajación cuando todavía no había una respuesta a la pandemia», analiza Tuells, uno de los más destacados especialistas en Medicina Preventiva de la C. Valenciana y director de la cátedra Francisco Balmis de vacunología. Para él, «la situación epidemiológica ha cambiado», por lo que el riesgo a una nueva oleada grave tras el estío es menor en 2021.

«Un tercio de la población está completamente vacunada y aproximadamente la mitad de la población ha recibido la primera dosis. El patrón epidemiológico se focaliza ahora en personas de grupos de edad más jóvenes», recalca Tuells. Si bien apunta a que las nuevas variantes, como la india, doblemente contagiosas respecto a las cepas iniciales, pueden extenderse entre la población joven no inmunizada «y muchos de sus padres que tienen 40 años y tampoco están vacunados», puntualiza que las hospitalizaciones serán «mucho menores». Así, dice que las certezas de la población aumentarán todavía con la vacunación completada. Puede ser, entonces, que no haya tres semiveranos seguidos, pero el correr de los meses tendrá la última palabra.

Compartir el artículo

stats