Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafael Tabarés: "Un tercio de la población está en la cuerda floja y otro en el abismo"

Catedrático de Psiquiatría y comisionado en Salud Mental

Rafael Tabarés

Rafael Tabarés

Designado en abril comisionado de la Presidencia de la Generalitat en salud mental con el objetivo de dar respuesta a los problemas derivados de la pandemia, Rafael Tabarés enfoca el impacto de la crisis sanitaria desde la perspectiva de una sucesión de traumas colectivos desencadenados no solo por el virus, sino también por otro tipo de catástrofes climáticas o económicas que influyen en el deterioro psicosocial. Apoyándose en los datos, el catedrático de Psiquiatría dibuja un panorama en el que más de la mitad de la población se ha demostrado resiliente a las circunstancias adversas y está saliendo de la pandemia reforzada, una tendencia que opina que se va a intensificar conforme la crisis se vaya dejando atrás. Estas personas han experimentado angustia, deterioro y menor satisfacción, «pero se han recuperado y han resistido», lo que les ha servido para adquirir nuevas habilidades y para «vacunarse contra posibles experiencias negativas que van a tener que vivir en la vida».

Un tercio de la ciudadanía, en cambio, se encontraría «en la cuerda floja» y ha de hacer enormes esfuerzos para mantener el equilibrio. Son los grandes grupos vulnerables de la sociedad: jóvenes, niños, mujeres maltratadas, personas en situación de soledad no deseada, con enfermedades crónicas o mentales, con dificultades económicas... Otro tercio de la población está cayendo en el abismo o se halla ya en el fondo. «Las personas del segundo grupo dejarán el precipicio y tocarán tierra firme si la normalidad vuelve cuanto antes y tienen una red de protección familiar y social que les ayude», subraya Tabarés.

Más complicado lo tienen las que conforman el tercer grupo, en un contexto de repunte de los suicidios, de agravamiento de las enfermedades psíquicas y de incremento del consumo de alcohol y psicotrópicos. El comisionado en Salud Mental trabaja en una estrategia para rescatar de ese último escalón al mayor número de personas posible, priorizando a niños y jóvenes. Para Tabarés, la recuperación de los contactos sociales se producirá «de forma natural», sobre todo entre los más jóvenes, que tienen mayor capacidad y necesidad de presencialidad. «Va ser relativamente fácil, otra cosa será aquellas personas con algún tipo de sintomatología previa, que van a necesitar un acompañamiento y un cuidado especial por parte de los ambientes educativos y sociales», remarca.

Compartir el artículo

stats