Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un piso de alquiler en València cuesta el doble que la cuota hipotecaria

La renta media en la capital del Túria está en 1.214 euros al mes frente a los 616 euros que cuesta la hipoteca de una vivienda de 200.000 euros

Un hombre mira unos carteles en el escaparate de una inmobiliaria de.València. M.A. Montesinos

Vivir de alquiler en València ya cuesta el doble que pagar una hipoteca a pesar de la subida de los tipos de interés. La renta media en la capital del Túria está en 1.214 euros al mes (según la Cátedra Observatorio de la Vivienda de la Universitat Politècnica de València) frente a los 616 euros que vale la hipoteca de una vivienda con un valor de mercado de 200.000 euros (el precio medio que se está pagando en València). El problema para los compradores, sobre todo para los jóvenes y las familias con menos renta, es que para afrontar la compra de un piso de 200.000 euros hay que tener ahorrados 55.000 euros para la entrada.

Las inmobiliarias advierten de que la falta de ahorros está abocando a cientos de familias al alquiler, lo que ha desplomado la oferta de inmuebles en València. En los seis primeros meses del año ha caído un 57 % el número de inmuebles libres en València al pasar de 2.817 a 1.124, según datos de la plataforma Idealista. En el mismo periodo de tiempo, el coste de un alquiler medio en València ha pasado de 875 euros a 1.214 euros (un incremento del 38 %), según un informe de la Cátedra Observatorio de la Vivienda de la Universitat Politècnica de València. La tensión de precios se ha extendido al área metropolitana donde resulta misión imposible alquilar por 400 euros y es complicado encontrar viviendas por menos de 500 euros.

En el caso de la capital del Túria, los alquileres más caros están en Ciutat Vella por los pisos turísticos con unas rentas medias de 1.512 euros al mes, seguidos de los de l’Eixample (1.500 euros), el Pla del Reial (1.313 euros), Campanar (1.265 euros) y Extramurs (1.239 euros).

Las inmobiliarias precisan que un piso de segunda mano en València cuesta de media 200.000 euros. Es necesario tener ahorrado 55.000 euros para pagar los gastos y el 20 % de la compra que no concede el banco. En ese escenario, las cuotas hipotecarias salen a 616 euros al mes a pesar de la subida del euríbor.

Compra complicada

La situación para comprar también es complicada. València lidera en España el desplome de la oferta de pisos en venta tras caer un 31 % en el último año, según datos de la plataforma Idealista. Las inmobiliarias aseguran que la actual falta de inmuebles disponibles es una situación inédita en tres décadas y lo atribuyen al desvío de parte de la oferta al mercado del alquiler por el alza de las rentas y a la escasez de obra nueva por la carencia de suelo disponible en la capital del Túria. En la provincia de Valencia el stock de vivienda usada disponible ha caído un 18 % en el último año, en Alicante capital ha bajado un 17 % y en Castelló de la Plana se ha reducido un 11 %.

El director de la Cátedra Observatorio de la Vivienda de la UPV, Fernando Cos-Gayón, apunta que la solución a medio plazo para la escalada de precios del alquiler puede ser los proyectos de build to rent (construir para alquilar) que están en marcha en València y su área metropolitana. «En los próximos meses saldrán al mercado entre 2.000 y 3.000 viviendas de obra nueva de alquiler que pueden ayudar a destensionar el mercado», indica. La mitad de las viviendas de la promoción estrella de Neinor en la capital (Sky Homes, frente a La Fe) son para alquilar (209 pisos).

Según el comparador de hipotecas iAhorro, no hay ninguna región en España que sea más económico pagar un alquiler que una hipoteca. «Fuera de las grandes ciudades encontramos mercados menos tensionados con precios de vivienda por debajo de la media nacional y con una relación más equilibrada entre oferta y demanda», señala Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro. Un ejemplo de esta situación es Xàtiva. Las inmobiliarias han advertido esta semana de que para encontrar pisos de 400 euros «hay que irse a vivir a Xàtiva y coger un tren para trabajar en la capital».

Compartir el artículo

stats