ENTREVISTA

María Guardiola: "Jamás traicionaré a Extremadura porque en Madrid tengan algún tipo de interés"

"Confío en que ese escenario de repetición electoral no llegue, que impere la sensatez y que Vox pueda apoyar la investidura", asegura la candidata del PP a la presidencia de la Junta de Extremadura

María Guardiola en la sede del PP de Mérida durante la entrevista.

María Guardiola en la sede del PP de Mérida durante la entrevista. / JORGE ARMESTAR

Rocío Sánchez Rodríguez | @_Ro_Sanchez

Arrancó la precampaña siendo una desconocida y ahora la candidata del PP en Extremadura, María Guardiola, está en el foco mediático nacional. Hay quien dice de ella que “ha nacido una estrella” por hacerle frente a Vox y no meterlos en su gobierno. Pero también ha recibido críticas de los suyos por poner al partido en una situación compleja en los pactos con la ultraderecha en el resto de territorios. El pasado martes 20 de junio la política saltó por los aires en Extremadura. La falta de acuerdo PP-Vox hizo que la presidencia de la Asamblea regional cayera en manos del PSOE. La carambola provocó, a su vez, la resurrección del líder socialista, Guillermo Fernández Vara. Tras la jugada en la Cámara legislativa, Guardiola dio una rueda de prensa en la que atacó duramente a Vox. “No voy a meter en mi gobierno a quien niega la violencia machista”, dijo. Y dejó claro que prefería ir a una repetición electoral. Sus palabras retumbaron en todo el país. Dos días después, la líder popular recibe a El Periódico Extremadura, del grupo Prensa Ibérica, en su sede de Mérida.

Parece que Extremadura va camino de acudir de nuevo a las urnas. Si así fuera, ¿cree que saldría más respaldada?

Confío en que sí, confío en que los extremeños sepan ver que hay un líder político que les dice la verdad, que dice lo que cumple, algo que debería ser normal en política y en la vida en general. Pero yo confío en que ese escenario de repetición electoral no llegue, que impere la sensatez y que Vox pueda apoyar la investidura.

Pero es probable que sí llegue porque los puentes con Vox están rotos, ¿teme que, por el contrario, esa repetición electoral beneficie al PSOE y al bloque de izquierdas?

Los puentes no están rotos por mi parte y a Vox tampoco les he escuchado decir que estén rotos. Es cierto que la posibilidad que se ofrecía en un primer momento que era la presidencia de la Cámara y la secretaría ya no están dentro del posible acuerdo, pero yo sigo con la mano tendida para que firmemos un acuerdo programático. ¿Miedo? Ninguno.

Se sabía desde el inicio de la campaña que Vox no iba a aceptar ese acuerdo programático. Y que el PP no tenía posibilidades de llegar a una mayoría absoluta, que iba a necesitar a Vox sí o sí para gobernar.

Desde el inicio de la campaña lo único que he escuchado es que Vox aseguraba a todos los extremeños el cambio de gobierno. Yo no he escuchado jamás: ‘si conseguimos escaños y nos necesitan, voy a pedir tres consejerías’. A mí los votantes sí me han escuchado decir que yo iba a gobernar en solitario. Yo he cumplido mi palabra, y he tenido todas las manos tendidas para hablar de ejecución de proyectos, de programas, de presupuestos… Pero el gobierno es algo diferente, es el que trabaja para cambiar el futuro de los extremeños.

Pero se sabía por el ejemplo de otras comunidades que iban a querer entrar en el gobierno. ¿Pensaba que se iban a conformar?

Las regiones tenemos autonomía, o así lo entiendo yo. Estoy convencida de que si la decisión la hubiera tomado el candidato de Vox en Extremadura, ya estaríamos hablando de un gobierno del cambio.

¿La dirección regional sí hubiera aceptado el acuerdo programático?

Me he sentado dos veces con el candidato regional (Ángel Pelayo Gordillo), he hablado con él y bueno, esas cosas se intuyen.

¿Pero le ha dicho directamente: Madrid no me deja?

No hace falta decirlo. Cuando te sales de una reunión para pedir permiso en todo lo que se plantea encima de una mesa pues al final es una cosa obvia.

"Vara va a hacer un teatro yendo a la investidura"

Dice que cada comunidad es independiente. En Extremadura Vox solo cuenta con el 8% de los votos; en la Comunidad Valencia, donde sí tienen consejerías, llegaron al 12%. Si hubieran sacado más representación, ¿sí habría aceptado?

Yo he defendido siempre lo mismo y en ese escenario estoy. No quiero para Extremadura un gobierno en coalición y no hay más.

¿Y si se se repiten las elecciones y los resultados son similares o incluso Vox aumenta su representación? 

Si tanto nos asusta la extrema derecha, al PSOE en este caso, lo que tienen que hacer es el cordón sanitario. Que me presenten cinco diputados y apoyen mi investidura. Y llegaría a pactos en ese gobierno a izquierda y a derecha. Yo he tendido la mano a Vox porque eran los que han vendido que querían un gobierno del cambio. Pero se lo digo también al señor Fernández Vara, que haga un último servicio a su tierra y me apoye.

Ese cordón sanitario también se lo ha puesto usted a Vox porque critica, y así lo ha dejado claro, que su negación de la violencia machista, su criminalización de los inmigrantes y el rechazo a la bandera del colectivo LGTBI son motivos de sobra para que no estén en su gobierno.

Yo no quiero estar en una mesa donde hay que resolver los problemas de la gente y que en esos debates haya cuestiones en las que estoy radicalmente en contra. Ellos pueden defender sus ideas en otros foros pero el Consejo de Gobierno está para otra cosa. No quiero batallas ideológicas que están superadas.

María Guardiola en la sede de su partido en la capital emeritense.

María Guardiola en la sede de su partido en la capital emeritense. / JORGE ARMESTAR

¿Cree que esas palabras que retumbaron a nivel nacional han supuesto romper los puentes con Vox?

No era la primera vez que las pronunciaba, no sé por qué han sorprendido tanto. Si me pregunta dentro de dos meses, voy a seguir pensando lo mismo. Es verdad que en la rueda de prensa yo estaba enfadada y quizá mostré pasión. Pero he dicho lo mismo muchas veces. Me sorprende que sorprenda.

¿Qué ha pedido Vox? ¿Agricultura y Educación o Cultura?

No estaban seguros. Empezaron hablando de tres consejerías, después que podían rebajar a dos, y que podrían ser Agricultura y Cultura. Pusieron etiquetas a esas dos. Cuando hablaron de tres no sé cuál sería la tercera. Luego nos hemos enterado de que iban a pedir una vicepresidencia pero eso nunca salió en las conversaciones. De hecho en el diseño de gobierno que tengo pensado no hay vicepresidencias.

"Extremadura no es moneda de cambio"

No obstante, su partido sí les ha ofrecido direcciones y secretarías generales en todas las consejerías. Son puestos en los que también se toman decisiones fundamentales para el desarrollo de Extremadura.

Nunca jamás he ofrecido direcciones generales ni secretarías generales. En las mesas en las que yo he estado sentada jamás se ha hablado de eso. Ni me las han pedido ni las he ofrecido, jamás.

¿Y las va a ofrecer si se diera el caso?

Es que eso no estaba dentro de ninguna base de acuerdo.

¿Pero se plantea ofrecerlo?

Me tendría que sentar a hablar a ver si ellos quieren una dirección general.

¿Y si la quieren?

Me lo tendrán que decir y ver qué dirección general. Porque yo entiendo que eso es estar en el gobierno y trabajar. Lo que pasa es que estarían bajo la tutela de un consejero.

¿Estaría en otra situación si la del PP hubiera sido la lista más votada, como usted esperaba?

Yo estaría en la misma, no sé si Vox y el PSOE lo estarían. Eso sí, no hubiera ofrecido la presidencia del Parlamento.

Hablaba antes del cordón sanitario a Vox. Pero siendo la lista del PSOE la más votada, ¿no se plantea, como pide Vara, dar un paso al lado y dejarlos gobernar?

En ningún caso.

Las urnas hablaron y dieron por un lado la victoria al PSOE y por otro al bloque de derechas. Y ni una ni otra opción está siendo posibles…

Las urnas lo que han pedido es un cambio, y ese cambio está disponible, y he tendido la mano, pero para dar gusto al electorado no vale todo.

El PP acusa a Vox y Vox acusa al PP de que Extremadura es solo una pieza más de una estrategia nacional de cara a las elecciones general del 23J.

Yo jamás traicionaría a mi tierra porque en Madrid tengan algún tipo de interés. Extremadura no va a ser moneda de cambio nunca.

"Vox no va entrar en mi gobierno tras el 23J"

¿Cambiará el escenario después de las elecciones generales?

Esa respuesta tiene que darla Vox. Mi mano está tendida para un acuerdo programático.   

¿No meterá tampoco a Vox en el gobierno tras el 23J según los resultados?

No va a entrar en mi gobierno.

¿Sabía antes del inicio del pleno de constitución de la Asamblea que la presidencia iba a caer en manos del PSOE porque no había acuerdo PP-Vox?

Era una posibilidad, pero tenía la esperanza de que Vox, en algún momento, sobre todo en la segunda votación, pudiera apoyar al candidato popular. Hubiera sido un acto de generosidad que hubiera hecho todo más sencillo.

Vara ya ha dicho que se va a presentar a la investidura para ser presidente de la Junta. ¿Y usted?

Lo que va a hacer Vara es un teatro. No es serio ni responsable. Se va presentar a una investidura que sabe que es fallida porque no tiene los apoyos necesarios. Yo me presentaré si tengo los apoyos. Para hacer teatro no.  

Con sus declaraciones sobre la violencia machista y su postura frente a Vox ha abierto un cisma nacional y ha incomodado a otros líderes territoriales del PP.

¿Qué líder se siente incómodo? Yo no tengo esa información, todo lo contrario. Yo lo que tengo es el apoyo incondicional de mis compañeros, igual que ellos tienen el mío. En el PP todos tenemos muy claro que existe la violencia machista y que hay que combatirla.

No obstante, ha sido criticada la postura del PP en Extremadura condenando la violencia de género por un lado y después apoyando a un alcalde (ex del PP) como el de Malpartida de Cáceres sentenciado por ello. ¿Hay doble discurso?

Yo no estoy en política para juzgar a nadie porque no soy jueza, lo que sí puedo decir es que las personas que vienen en mi lista son personas íntegras y con una hoja de servicio pulcra. Nada hay que reprocharles. Juzgar a las personas por sus decisiones personales desde luego me parece una falta de todo. El alcalde de Malpartida de Cáceres, elegido por la mayoría de los vecinos de ese municipio, no está en el PP y no se le ha apoyado. Eso es falso, es una deducción de los medios en base a que yo no he presentado una lista allí.

¿Y por qué no se presentó lista allí?

Porque no había lista, porque los vecinos han demostrado que quieren al alcalde de Malpartida, que quieren a Alfredo Aguilera.

Aunque esté condenado por violencia machista.

Lo han dicho las urnas, yo no he apoyado la candidatura de nadie.

¿Se siente la roja del PP como la llama Vox?

Para nada, lo que creo es que hay un desconocimiento importante del PP. Ser de centroderecha no impide tener alma social ni estar en el siglo XXI.

¿Hay varios PP dentro del PP?

Hay muchas sensibilidades. La que no está es Vox, por eso está en otro partido.

Muchos de ellos estaban antes en el PP.

Pero ya no están.

¿Vox es la extrema derecha?

¿Siente que ha marcado un antes y un después?

No hago ese análisis. Lo que puede sorprender es que habiendo podido ser presidenta no lo sea por no aceptar el chantaje de Vox.

Empezó la campaña siendo una candidata poco conocida y ahora está en el foco nacional, ¿cómo lo está viviendo?

Estoy sorprendida. Me llama la atención que sea sorprendente que alguien sea noticia a nivel nacional por ser coherente, por hacer lo que he dicho y repetido hasta la saciedad.

¿Sigue con la mano tendida a Vox?

Estoy dispuesta a sentarme en una mesa a cerrar un acuerdo programático.

¿Aunque la Asamblea, el poder legislativo, esté en manos del PSOE?

Así es.