Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Miguel Arraiz

"Nou Campanar debía reinventarse porque es fruto de una época que ya no existe"

El arquitecto responsable del proyecto asegura que también está pensado "para el no fallero; aquí no puedes ser convencional"

"Nou Campanar debía reinventarse porque es fruto de una época que ya no existe"

"Nou Campanar debía reinventarse porque es fruto de una época que ya no existe"

La Menina dan paso en Nou Campanar a un nuevo proyecto. En estos momentos, la comisión siete veces ganadora en la Sección Especial ha instalado en sus calles un inmenso tablero, sobre el que tienen que ir vertiéndose paneles con noventa mil piezas de mosaico. Por encima, unos grandes tubos sobre los que habrá proyecciones durante todas las noches. Eso es lo que se ha sabido hasta ahora de un proyecto que está predestinado a recibir las más encendidas alabanzas y críticas. Y que, seguramente, servirán para cumplir con uno de los objetivos: ser un reclamo.

Nou Campanar es una de las fallas de las que más se ha teorizado durante el año y de la que menos se ha visto, más allá de grupos de niños haciendo mosaicos.

Ha habido un largo discurso sin datos previos, porque lo que está claro es que nadie, o muy pocos, saben lo que se va a plantar aquí. En los foros al uso nos han dicho de todo, es verdad, pero lo que aquí hay es un proyecto muy definido y ahora es cuando hay que juzgarlo.

Defiéndase de esta afirmación apócrifa: «Nou Campanar planta experimental para pasar su travesía en el desierto. Si remonta, volverá a plantar algo más convencional»

Lo que está claro es que a Nou Campanar tienes que venir para ver algo. Si se planta algo "convencional" de menor nivel, no va a venir nadie. Aquí hay una apuesta. Nou Campanar, por sus circunstancias, tenía que redefinirse y probar. Tiene derecho a buscar su sitio. Yo empecé a hacer fallas en Castielfabib-Marqués de San Juan, que es mi falla y lo primero que se hizo para ello fue aumentar la partida presupuestaria para el monumento.

¿Nou Campanar es un producto de otra época?

Lo es porque nació en esa época, pero lo que han sido las fallas grandes de los últimos años también lo son. No fue la única. Fueron el reflejo de lo que fue esta ciudad, en la que se ataban los perros con longanizas. Y era necesario replantear muchas cosas. El resto lo ha hecho de diferentes formas y Nou Campanar apuesta por esto, que es un espectáculo en sí mismo, y que generará una expectativa. El modelo de Nou Campanar, como de las demás, era insostenible, y de esa reflexión surge este proyecto.

Que inició Juan Armiñana, por otra parte.

Si, es cierto. El había dado ya los primeros pasos con David Moreno, porque le hizo la falla infantil y quedaron las bases bastante sentadas. Luego se apartó, pero el proyecto estaba en marcha. Algunas veces, hablando con él, nos ha comentado que está convencido que es una forma de abrir un nuevo debate. Aquí, en esta plaza, o plantabas una falla de 900.000 euros o plantas esto. Nos interesa mucho el debate.

Es un proyecto difícil de digerir por el fallero convencional

Pero es un proyecto integrador, pensado en el no fallero, que sea un nexo. Es el eterno debate entre la apertura o no de la fiesta. Esta falla no tendrá vallas y será de libre acceso. Bueno, con una salvedad: habrá que ponerse unas calzas para no echarlo a perder.

Este tipo de fallas tienen no pocos prejuicios. Por ejemplo, que están pensados, apoyados, jaleados y promovidos por los hostiles a la fiesta «oficial».

Yo fui fallero de pequeño durante muchos años. Después, ya de joven, dejé de serlo. Pero si le sirve el ejemplo, se lo relato: un año me fui de Valencia, cosa que nunca hacía, y, estando en el Pirineo, en una estación de esquí, me puse a llorar viendo la cremà por la televisión.

¿Las fallas experimentales no son una excusa para el enfrentamiento: se defienden o se atacan en función a defender o atacar el otro modelo. Dicho de otra forma: del «esto no es falla» al «esto es lo único que vale la pena de las fallas».?

Yo no intento imponer ningún estilo ni, por supuesto, desdeño el resto de formas de entender la falla. Creo que es un debate estéril que no aporta nada a la fiesta. Y, además, normalmente se hace desde el desconocimiento. Entender de fallas no es sólo decir si la pintura está bien o mal o si la lija es buena o mala. Yo pienso que analizar una falla va mucho más allá de eso. Es verdad que, como este tipo de fallas son minoría, apoyarlas significa hacer más «ruido» porque se habla más de cuatro que de trescientas. La fuerza y la visibilidad que tienen estas fallas es mucho mayor que un gran paquete de fallas más convencionales y eso, lógicamente, los «clásicos» no lo entienden. Lo que no acepto es que se instrumentalice, ni las críticas ni las alabanzas. Podemos convivir todos.

Eso sí, conociendo lo que ha pasado en Castielfabibb, esta falla tendrá proyección internacional corregida y aumentada.

Seguro que será la falla más vista fuera de Valencia. Nos movemos muy bien en determinados canales de comunicación. O, por ejemplo, un festival de danza va a hacer el vídeo de presentación utilizando la falla como escenario y eso se proyectará en lugares de todo el mundo. Si Castielfabib ha aparecido en todo tipo de ámbitos internacionales, ésta irá corregida y aumentada, claro.

Compartir el artículo

stats