Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Norma que regula y restringe el uso de la pólvora

"Hola, ¿qué petardos puedo comprar para un niño de 7 años?"

Los usuarios critican que la norma valenciana que regula el uso de material pirotécnico solo permita disparar petardos a partir de los 8 años

Un cliente pregunta qué petardo es el más adecuado para su hijo de 12 años.

Un cliente pregunta qué petardo es el más adecuado para su hijo de 12 años. levante-emv

Aunque la norma es clara y prohibe a los menores de 8 años disparar petardo alguno, la práctica es bien diferente. De hecho, en las tiendas que venden material pirotécnico hay una pregunta que se repite a diario: «¿Qué petardos puedo comprar para un niño de 7 años?» Es entonces cuando el responsable del local le explica al usuario las restricciones de la norma y los petardos a los que puede acceder, en función de la edad del menor (categorías I y II), además de entregarle una hoja que debe cumplimentar y llevar siempre encima ya que se trata de la autorización que permite al menor tirar petardos bajo la tutela y responsabilidad de un adulto.

Ahora bien, una cosa es la teoría, y otra la práctica. De hecho, en 2013 solo se tramitaron —por parte de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía— 22 expedientes sancionadores por «uso indebido de material pirotécnico» y el año pasado, 8. «La policía no va a sancionar a un menor de 7 años por tirar ‘bombetas’», recalcan desde el proceso sancionador del ayuntamiento. Eso es lo mismo que repiten desde las tiendas que venden material pirotécnico. «Una parte muy importante de nuestros ingresos se centran en aquellos petardos destinados a los más pequeños. Los usuarios se quejan porque deben venir ellos a comprar los petardos directamente y porque siempre tienen que llevar la hoja de autorización y aún así saben que, en cualquier momento, les pueden sancionar. Están hartos», asegura Noelia Rumayor, gerente de una de las tiendas que Piro Foc i Fantasía tiene distribuidas por toda la ciudad durante el mes de marzo.

Mientras la gerente explica cuáles son los productos estrella para los más pequeños —«bombetas», «abejitas», «fuente infantiles» o los tradicionales «chinos», entre otros— los clientes buscan orientación sobre los petardos más adecuados en función de la edad del menor. De hecho, para facilitar la elección del producto, unos indicativos de colores agrupan los petardos en tres colores: verde, para la categoría I (niño de 8 a 10 años); amarillo para la categoría II (a partir de 10 años) o rojo para la categoría III, es decir, para mayores de 18 años «a los que siempre hay que pedirles el DNI».

Los usuarios, sin embargo, calificaron ayer de «absurdo» que los más pequeños tengan prohibida la iniciación a la pólvora. «Somos valencianos y nuestra fiesta huele a pólvora. Ya no tenemos ‘tro de bac’, las zonas para disparar están acotadas y hay que tener cuidado. Estamos de acuerdo en que exista una norma que regule el uso de material pirotécnico en tiendas, almacenes y en las propias fallas, pero saber que es ‘ilegal’ que tu hijo dispare unas ‘bombetas’...», lamentan algunos clientes.

Lotes «anticrisis» para todos los bolsillos

Pocos niños se resisten a tirar petardos en Fallas, una situación que obliga a sus padres, abuelos o familiares, a «costearles» la diversión a diario. Y céntimo a céntimo, euro a euro, el gasto sube. Por otra parte, las tiendas de pirotecnia han visto reducidos sus ingresos tras una normativa valenciana —dictada desde la Unión Europea— que ha restringido el uso de la pólvora y ha perjudicado unas ventas ya de por sí mermadas por la crisis económica. Esto ha provocado que algunas empresas —como Piro Foc i Fantasía— agrupe sus productos en una serie de lotes «anticrisis» para reducir los costes. Así, en cualquiera de las diez tiendas que esta empresa familiar tiene distribuidas por la ciudad, unos paneles indican la oferta de cinco lotes: el «especial trueno» y el «trueno» (con productos de potencia); el «infantil» (perfecto para los más pequeños); el lote «color» (que agrupa productos que llaman la atención por los colores que desprenden los petardos) y el «super lote» que tiene «un poquito de todo». Los precios oscilan entre los 6 y los 18 euros «y siempre sale más barato que si compras los petardos por separado», explican desde una de las tiendas ubicada en el distrito de Rascanya. Además, algunos locales especializados también tienen a la venta una caja «portapetardos» para guardar los productos «con mayor seguridad». «Son tiempos difíciles para todos así que hay que intentar mantener las ventas rebajando los precios de esta forma», añaden desde la empresa familiar.

Compartir el artículo

stats