Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medioambiente

La falla municipal se hará casi toda en cartón por alabar el ecologismo

Alejandro Santaeulalia promete una falla "con noventa por ciento de material tradicional" tras vaciar el molde interior de corcho blanco

Santaeulalia y Galiana, ayer, con el prototipo del cartón que se utilizará. Detrás, la torre de madera.

Santaeulalia y Galiana, ayer, con el prototipo del cartón que se utilizará. Detrás, la torre de madera. m. d.

«Quiero evitar cualquier tipo de debate, porque además ya lo he escuchado en alguna ocasión y acabamos de empezar. Por eso, lo podremos decir bien alto: la falla municipal será, en su práctica totalidad, de cartón y madera». Así descubría ayer Alejandro Santaeulalia la que será una de las principales bazas de la falla municipal de 2021, y que ya empieza a crecer en los talleres de Benaguasil. «Protegeix allò que estimes» fue el proyecto escogido, descartando tanto la candidatura de Manolo García como la reedición de la Meditadora de José Ramón Espuig y Manolo Martín. Un montaje que pasará completamente del argumentario de la pandemia y que se centrará en la temática ecológica mediante el uso de fauna, una marca de la casa del diseñador y artista urbano Dulk.

El proceso será, pues, el de evitar la práctica totalidad del corcho blanco, un material asociado tradicionalmente a prácticas que contradicen el argumento de la falla. Aunque, a día de hoy, se sigan sin tener estudios que demuestren de verdad la diferencia entre la contaminación del corcho blanco y la del cartón en combustión.

90% cartón, 10% «corcho»

Lo cierto es que el proceso será el de ¡una falla hueca, con el armazón de cartón. Para ello, se realizará el proceso a la inversa. A día de hoy empiezan a vislumbrarse los primeros grandes volúmenes centrales, realizados con la fresadora en corcho blanco. «A partir de ahí sacaremos el molde en cartón y se vacía el interior, que posteriormente será reciclado». Dicho de otra forma, quedará la cáscara con ese material tan cada vez más escasos pero, a la vez, idolatrado. «La proporción entre los dos productos será, aproximadamente, de noventa a diez por ciento». El material empleado acabará en reciclado y en ecoparque tras haberse producido la «tirada de cartón».

Un material que, por otra parte, va escaseando en stock. «Este ya no es el de toda la vida, el que ha gastado mi padre, que venía de la fábrica de Buñol». Esa cerró, como bien se sabe. «Lo estamos comprando en la cooperativa. Es "más cartón", con menos tela de trapos, con menos fibra. Eso nos obligará a echar una capa más, pasando de cuatro a tres».

El concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, acudió ayer al taller para contemplar cómo marcha el trabajo y escuchar propuestas del taller como actividades e iniciativas que acompañarían a la falla propiamente dicha. Las torres de madera, incluyendo el gran cuerpo central, están ya a la vista. También el oso empieza a verse en su versión de corcho, antes de su conversión a material tradicional. «Estamos contentos porque el proyecto ha gustado mucho. La sensación general, por las opiniones que se están vertiendo, es que es una falla que va a gustar, que es un proyecto equilibrado». Del material «tradicional» recordó que «utilizar este tipo de materiales formaba parte de los méritos a valorar en la adjudicación». Alejandro Santaeulalia promete «una falla muy equilibrada, con mensaje y que confiamos que guste. Yo jamás hablaré mal del corcho blanco. Nos ha cambiado totalmente el concepto de la falla y las obras ahí están».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats