Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La incertidumbre sobre los actos falleros vacía la agenda de las maquilladoras

El uso obligatorio de la mascarilla y las dudas respecto a los protocolos sanitarios empujan a muchas mujeres a arreglarse en casa

Sandra García maquilla a una fallera. | LEVANTE-EMV

Vacías. Así están las agendas de las maquilladoras y centros de estética en València a pocos días de la celebración de las Fallas más atípicas en la historia de la ciudad. Este año, los teléfonos de estos negocios no suenan constantemente para reservar fecha y hora. Tampoco hay listas de espera. Ante las dudas que rodean las fiestas josefinas, las clientas prefieren esperar a última hora para concretar el turno para conocer cómo se realizarán los actos.

La maquilladora profesional, Vanesa Tapias, señala que «se ha notado un descenso del número de falleras que acuden al centro porque existe cierta incertidumbre». En este sentido, Paqui Pallás señala que «no está claro qué va a pasar en Fallas y, por lo tanto, la gente tiene miedo de confirmarnos la cita». Destaca que, tal vez, los próximos días se produzca un incremento de la demanda.

Sandra García abrió su estudio de maquillaje en enero de 2020 y, dos meses después, tuvo que cerrarlo debido a la declaración del estado de alarma. En estos meses explica que «no ha acudido ninguna fallera a maquillarse, ya que no hay actos». «Solo acuden las Falleras Mayores de las comisiones y, sobre todo, me piden que las maquille para la Ofrenda», expone. En otras circunstancias, Sandra habría tenido que «poner en lista de espera a algunas de sus clientas», pero, este año, «solo vendrán unas 10 o 15 Falleras Mayores». Señala que el uso de la mascarilla ha sido uno de los motivos de esta baja demanda, ya que «prefieren maquillarse ellas porque la cara va a estar tapada».

Esto ha supuesto una pérdida de dinero para los centros de estética y maquillaje. Sandra calcula que en 2020 perdió unos 2.000 euros solo en la semana de Fallas. «Este año solo trabajaré dos días, mientras que otros años las falleras acudían algunos fines de semana en los que se realizaban actos en las distintas comisiones», recalca. Por ello, reconoce que «solo recuperaré un tercio de las pérdidas de 2020».

Vanesa Tapias también explica que «en fiestas podía ganar más de 1.000 euros», por lo que «no quiero pensar en las pérdidas que tuve el año pasado». En este sentido, añade que «debido a la crisis sanitaria, mucha gente se ha quedado sin trabajo, por lo que prefieren invertir el dinero del maquillaje en otros elementos».

No obstante, desde el Tocador de Jesús Saez y J. Parralejo recalcan que «este año tenemos la agenda casi completa, aunque estamos esperando a los horarios definitivos». Reconocen que el año pasado las pérdidas fueron enormes, no solo por la suspensión de las Fallas, si no por la carencia de otros actos.

Maquillaje con mascarilla

El uso obligatorio de la mascarilla en los actos falleros ha comportado que los profesionales hayan tenido que reinventarse. Por ello, apuestan por resaltar los ojos y utilizar materiales de mayor fijación. Sandra García señala que «hemos tenido que adaptar sobre todo los labios». «Las falleras nos decían que, cuando se quitaban la mascarilla, siempre tenían pintalabios en la nariz», explica. Por ello, «intentamos darle efecto, pero sin perfilar el labio, para que no se dañe el maquillaje».

Compartir el artículo

stats