Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucía Payá Ramírez: segunda "Payá" de Russafa para lo más alto de la fiesta

Lucía Payá Ramírez

¿Cuántos Payá hay en la falla Maestro Aguilar-Matías Perelló? «Incontables. Somos fundadores de la falla». ¿Cuántos Payá de Maestro Aguilar-Matías Perelló hay en la corte? «Dos». Marta Lozano (Payá) en 2005 y ahora acaba de llegar Lucía Payá Ramírez. «No lo viví mucho porque no era un bebé pero era muy pequeña pero sí que me lo han contado, lo he visto... además, Marta siempre me acompaña».

«Si. Fallera de sangre. Somos una familia muy fallera. Yo he sido delegada de infantiles, vicesecretaria, me he encargado de la parte artística de la presentación -salió por primera vez en una a los tres años-... hasta le pusimos el nombre al casal. «Els Ous»». Lo que se dice, pues, «ruzafeña por los cuatro costados». Y con un toque andaluz, que es el del origen de su familia materna. «Andaluces de Ronda. Tenemos mucha relación con la familia».

A Lucía, 24 años, le vino el cargo de fallera en el momento deseado. «Es una falla familiar y no hay conflicto para elegir. Quería que fuera 2020 porque terminaba mis estudios y las oposiciones saldrían al año siguiente. Era un año de casi pausa en el que podría dedicar todo mi tiempo. No hubo problema, nadie se presentó y ese año fue mío. En principio creo que no iba a repetir si no salía. Mi año era el 20-21. Y han sido unas Fallas increíbles».

Pero antes, la interrupción de todo. «Pero la oposición también se ha ido retrasando. Será el año que viene». Para Maestra de Primaria, una vez conseguido el grado. «Ya sabes que puedes acceder al privado pero mi idea es opositar». De momento, estas otras oposiciones también las ha sacado adelante y con éxito. 

Conoce a las candidatas a fallera mayor de València 2022 Héctor Casero

¿Qué relación tuvo con el virus? 

Lo he pasado y dos veces. Fue difícil, sobre todo en lo psicológico, por estar tanto tiempo aislada y encerrada. Además, con preocupación por si lo he contagiado a mis allegados. La primera vez fue en octubre, coincidiendo con el 9 d’Octubre, como Consuelo Llobell. Nunca se supo de donde vino. La segunda fue en febrero. Me contagió una niña a la que estaba dando clases. Eso sí, no contagié a nadie y me dio tiempo a llegar a las Fallas de Marzo. 

Compartir el artículo

stats