Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Mi arte habla mejor que mis palabras, a veces carentes de una buena oratoria»

Vicente Marzal no sabe estar parado. ATras esta ren Almássera viajó hasta Nueva York donde sigue enriqueciéndose y explorando nuevas artes como la fotografía o el diseño gráfico.

¿Por qué titula la exposición «La Màgia del so»?

Para mí, una persona que nació sorda, el sonido está lleno de magia e intento plasmar lo que me hacen sentir dichos sonidos, cotidianos para las personas sin deficiencias auditivas, con mis obras. Para mí el sonido es algo muy especial ya que estuve 9 años con la compañía del absoluto silencio.

¿Su exposición lleva mensaje?

El mensaje que yo quiero hacer llegar a la gente, es lo especial y mágico que puede llegar a ser el sonido plasmado en el arte, ya sea a través de una obra pictórica o una escultura, y a su vez, intento transmitir la motivación y las ganas de superarse a todo el colectivo de personas con algún tipo de discapacidad.

¿Utiliza la pintura en parte como terapia?

Es mi modo de vida, es la manera en la que mejor siento que me expreso. No intento que la pintura me haga sentir mejor. Si un día estoy triste, frustrado o inseguro mis pinturas reflejan esos sentimientos. Por otro lado si un día estoy contento, pletórico? mis obras reflejarán ese estado. Mi arte, muchas veces, habla mejor que mis palabras, en ocasiones carentes de una buena oratoria.

¿Cree que sin su problema auditivo nunca hubiera exteriorizado su vocación artística?

No, sé que mi vocación hubiera sido la misma, sin mi problema auditivo. Creo que uno nace con el don de poder plasmar la imaginación y en este caso yo nací con él. Ahora intento incrementar y pulir ese don con formación, trabajo y constancia.

¿Cuál es su próximo proyecto?

El 16 de diciembre expongo en la galería Tapinearte Bellas Artes de Valencia la exposición con el título I Posquin You, en la que expongo 25 Post it con mis obras, todos ellos realizados en ratos que he pasado en Central Park. En enero me voy a Bélgica donde voy a exponer en febrero, en un restaurante cuya chef es la primera mujer en la historia de Bélgica con estrella Michelin.

Compartir el artículo

stats