El programa de Pasapalabra en que se ha superado el bote más alto entregado nunca en el concurso ha hecho honor a las expectativas que el público había depositado en él y casi cuesta un infarto a más de uno, especialmente a los concursantes.

Y es que el concurso emitido el lunes 27 de febrero de 2023 ha sido el programa del récord: por primera vez en su dilatada historia, Pasapalabra conseguía el mayor bote acumulado de todos los años que lleva en antena.

Hasta ahora, el año 2006 estaba marcado en rojo en el calendario de Pasapalabra debido a que fue cuando entregó a Eduardo Benito el bote más alto: 2,19 millones de euros. El lunes 27 de febrero, la cifra de dinero acumulado en el gran premio de Pasapalabra alcanzó los 2.194.000 euros.

Los concursantes que se enfrentan entre sí desde hace meses por esa fortuna, Rafa Castaño y Orestes Barbero, se volvieron a ver una vez más las caras para intentar llevarse el bote de Pasapalabra. La emoción estuvo a flor de piel durante casi 28 segundos, exactamente el tiempo que le quedó a uno de ellos para intentar resolver la última definición que le separaba del bote.

Con 28 segundos para el bote de Pasapalabra

La tarde empezó ya con emoción y la ocasión lo merecía: no todos los días un concurso de televisión alcanza una cifra tan alta como los 2.194.000 euros que ponía en juego Pasapalabra. Las pruebas se sucedieron y tanto Rafa Castaño como su rival, Orestes Barbero, llegaron al rosco con muchas ganas.

Empezó el sevillano, acostumbrado a aplicar una estrategia basada en la prudencia y la paciencia. Rafa no contesta si no está completamente seguro de que lo que va a responder es lo correcto: prefiere ir despacio y con pies de plomo para intentar evitar errores en la medida de lo posible. Luego, si es necesario arriesgarse, se tira a la piscina y contesta las definiciones de las que no está seguro, pero sólo si es imprescindible.

El otro aspirante a llevarse el bote de Pasapalabra, Orestes Barbero, es todo lo contrario: mucho más irreflexivo, contesta casi sin pensar, seguro de su respuesta hasta que la ha pronunciado y, cuando se da cuenta de que ha fallado, rectifica inmediatamente y se apercibe de su error. Nada que ver el uno con el otro.

El día que Pasapalabra llegó al bote más alto de toda su historia, el lunes 27 de febrero de 2023, Rafa empezó el rosco de forma desacostumbrada en él: 6 aciertos del tirón en su primer turno. A continuación, llegó el momento de Orestes, que se lució y levantó los primeros aplausos con 11 respuestas correctas consecutivas.

De nuevo saltó el turno a Rafa, que pedía Pasapalabra con frecuencia y, por tanto, el turno de juego volvía a Orestes. En su tercera intervención, el burgalés contestó sin pensar la definición de la letra R y eso le costó su primer fallo. En cuatro turnos acabó la primera vuelta del rosco con dos palabras pendientes: una la acertó y la otra la erró, lo que le costó el segundo fallo de la tarde.

Rafa Casta帽o y Orestes Barbero, en el rosco de Pasapalabra. Marga Vazquez

Rafa Castaño, por su parte, seguía a su ritmo, que sólo se aceleró al final del rosco de Pasapalabra, cuando acertó 7 palabras seguidas en dos turnos consecutivos. En la segunda vuelta, fue completando las definiciones que le faltaban hasta que quedó con 24 aciertos y una letra por responder: la R. Y el tiempo: infinito, nada más y nada menos que 28 segundos.

"Empieza con la R -anunció el presentador del concurso, Roberto Leal-. Apellido del economista que en 1960 publicó el libro 'Las etapas del crecimiento económico'". Silencio absoluto. El público, pegado a sus asientos y Orestes, que acababa de desear suerte a Rafa, demudado ante tantos nervios y emoción.

El sevillano hizo un gesto que revelaba que no sabía la respuesta pero que iba a intentarlo porque, total, no perdía nada. "Redondo", contestó. Más silencio y aún más largo.

"Noooooo", señaló por fin Roberto Leal. "Es Rostow, Walt Whitman Rostow". Rafa inmediatamente se giró hacia Orestes para preguntarle: "¿Tú la sabías?". Aplausos y felicitaciones entre ambos concursantes, que tendrán que verse de nuevo las caras para volver a enfrentarse en el rosco de Pasapalabra e intentar, una vez más, completarlo correctamente y llevarse así los 2.200.000 euros que están en juego.