Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El magnetismo terrestre

Hoy voy a hablar en «politiqués», un idioma que nadie entiende, simplón, de idiotas, pero que termina eficazmente birlando su propiedad como espectador u oyente, en beneficio de los que lo hablan. Todo empezó cuando me enteré de que Chrome, el programa de navegación en la web de Google, tiene un fallo al cual es muy difícil descartarle intencionalidad. Se expone todo en un video de Youtube titulado Chrome Bug Lets Sites Listen to Your Conversations, de Tal Ater, un desarrollador del programa. El programa tiene una pestaña para reconocimiento de voz que, al ser pulsada para iniciar o detener el sistema, abre una ventana oculta, de las denominadas pop-under, sin informar al usuario. Tal Ater informó del fallo al equipo de seguridad de Google el 13 de setiembre de 2013, pero Google se retrasó por motivos de «estandarización» de las acciones en la red. Tal Ater publicó, por tanto, el código de vulnerabilidad en Youtube. La ventana oculta puede esperar agazapada hasta que empieza a grabar, y a veces nunca se vio, ni se interactuó, ni se sabía que la ventana estaba allí. La ventana se puede disfrazar como banner publicitario, mientras Chrome escucha lo que se habla, o graba las conversaciones de Skype. Ciento seis días más tarde, el 27 de diciembre, se publicó en la revista Frontiers in Zoology el artículo Dogs are sensitive to small variations of the Earth's magnetic field, de Vlastimil Hart, Petra Nováková, Erich Pascal Malkemper, Sabine Begall, Vladimír Hanzal, «et alia». Estos etólogos, checos y alemanes, han averiguado que existen comportamientos de ciertos mamíferos que son efectuados alineándose con el magnetismo terrestre. Por ejemplo, los perros deponen, hacen «popó», excretando alineados al eje norte-sur cuando el campo magnético no está alterado. Para llegar a tal conclusión, de plena magneto-recepción de los perros, se observó en defecación a 70 canes de 37 razas distintas, mientras excretaban 1893 veces y efectuaron 5582 micciones. Pero lo que es realmente crucial es que, con la misma pericia con la que se colocan en dirección norte-sur, evitan la dirección este-oeste. Evidentemente, todo estará más claro si esto lo relacionamos con un recientísimo estudio de la Sociedad Bíblica; este estudio revela que en Reino Unido hay una generación de adultos incapaz de diferenciar entre personajes de Hollywood y del Antiguo Testamento. Un 25% de los británicos cree que Superman es un héroe de la Biblia, un 33% cree que la historia de Harry Potter tiene base religiosa, un 33% de los encuestados no sabe a qué libro pertenece Adán y Eva, un 10% de los encuestados no han oído hablar del rey Salomón, un 60% de los encuestados no conocen la parábolas de los panes y los peces de Jesucristo. Todo esto, por motivos que no les voy a revelar hoy, tiene que ver en plena relación causa-efecto. Y es que hoy me he propuesto hablarles en «politiqués».

Más en Posdata

Compartir el artículo

stats