Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paseo entre los valencianos del arte en Arco

Semana grande del arte contemporáneo en Madrid, protagonizada de manera incontestable por la 37 edición de ARCO

Paseo entre los valencianos del arte en Arco

La escasa -numéricamente hablando- representación valenciana admite sin problema la máxima gracianesca lo bueno si breve, dos veces bueno. Siendo cierto que el nivel medio de la feria ha mejorado ostensiblemente durante el tiempo que lleva al frente de la misma Carlos Urroz, no es menos cierto que las cuatro galerías de Valencia: Espaivisor, Rosa Santos, Luis Adelantado (las tres del Programa general) y Espai Tactel (Sección Opening) presentan una destacable oferta plástica en la que la combinación de artistas internacionales y nacionales parece fórmula obligada.

Espaivisor es la primera que se cruza en nuestro recorrido claramente prefijado en el plano. Este año repite el mismo esquema de distribución del espacio que permite optimizar la diversidad sin interferencias, mediante la sucesión de pequeños módulos repletos de grandes obras y se consolida su apertura disciplinar más allá de la fotografía. Además de fotografía de Bleda y Rosa, siempre profundizando en la geografía y la historia, destacan las piezas escultóricas de Ángeles Marco, auténticas «joyas» de frío metal cálidamente pintado, construidas y ensambladas para brillar desde cualquier posición. También sendos espectaculares arranques de Patricia Gómez y Mª Jesús González, fieles a su reconocible obsesión por fijar la memoria impresa en espacios abandonados.

En Rosa Santos atrae en primera instancia la contundente pieza tridimensional de Xavier Arenós, a medio camino entre la escultura y la instalación, entre la solidez constructiva y la tensión lineal, entre la abstracción geométrica y la historia política. Obras de Mira Bernabeu, Greta Alfaro, Xisco Mensua y Juanli Carrión, conviven sin conflictos en el interior, mientras en el exterior, una espléndida pintura de Chema López luce mágicamente sola.

Un poco más al fondo se sitúa el amplio stand de Luis Adelantado, desde hace tiempo dirigido por la mano sensible de Olga Adelantado. Un poderoso díptico, crudo, blanco y negro, de Alex Marco, apunta un nuevo camino de este prometedor artista, inusualmente comprometido con un abstracción que concita una visión incisiva de la tradición abstracta con una libertad gestual y técnica francamente envidiables. Jorge Peris nos vuelve a sorprender con una impresionante pieza compuesta por tres cómodas descompuestas, intervenidas y recompuestas de tal modo que generan una fascinante sensación de incomodidad y atracción.

Para finalizar, repiten por segundo año consecutivo los jóvenes de Espai Tactel con un stand pequeño pero matón, donde presentan dos obras de Amanda Moreno, artista cuyo trabajo es imposible de clasificar desde una perspectiva disciplinar y cuyas obras -realizadas con impecable rigor- manifiestan una complejidad conceptual donde los universos científico y onírico logran una intersección en el plano artístico formando singulares grafías sólidas de una inquietante corporalidad.

No quiero terminar sin señalar a dos artistas valencianos residentes en Berlín y presentes en ARCO. La calidad de su trabajo, con toda la madurez de una sorprendente juventud, merece atención y reconocimiento: Nuria Fuster en la galería Louis 21 y Enric Fort Ballester en José Luis de La Fuente.

Compartir el artículo

stats