Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PSPV y PP bloquean el centro de salud mental en el antiguo prostíbulo de Favara

Populares y socialistas piden que decidan los vecinos mediante referéndum

Edificio en desuso que albergó un hotel, una discoteca y hasta un prostíbulo hasta que fue absorbido por los bancos. | PERALES IBORRA

Edificio en desuso que albergó un hotel, una discoteca y hasta un prostíbulo hasta que fue absorbido por los bancos. | PERALES IBORRA

El PP y PSPV, partidos que se sitúan en la oposición pese a sumar la mayoría de la corporación municipal, han dado un paso más en su estrategia de desgaste contra el gobierno de Favara. Sus votos impiden desde hace dos años aprobar el presupuesto para forzar a la alcaldesa, Oro Azorín (Compromís) a consensuar las cuentas públicas, pero populares y socialistas han dado ahora un salto cualitativo en su táctica al bloquear la autorización para construir un centro de tratamiento de enfermos mentales crónicos y una unidad de rehabilitación e Integración Social en el antiguo hotel reconvertido después en prostíbulo. Y no cambiarán de actitud si no se convoca una consulta popular para que sean los vecinos quienes decidan con su voto si aceptan o no la apertura de ese tipo de servicios en el municipio.

Compromís planteó el cambio de uso del solar que albergó un hotel, una discoteca e incluso una casa de citas. Actualmente la parcela es de uso hotelero. La conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas había solicitado ese trámite, pero el gobierno local fue incapaz de conseguirlo. Después de un acalorado debate, la propuesta quedó en rechazada con los votos en contra del PP y el PSPV.

El grupo popular ha advertido que no votará a favor mientras no se convoque una consulta popular para que los ciudadanos «elijan libremente si están a favor o en contra del proyecto». El exalcalde y portavoz del PP, Pedro Juan Victoriaha solicitado un referéndum «transparente» y que el ayuntamiento «explique el proyecto con el máximo detalle para que sea el pueblo quien vote con la información en la mano y no se sienta engañado en ningún momento».

«Importante y delicado»

El PSPV, por su parte, criticó «la nula información que la alcaldesa de Compromis hizo llegar al grupo socialista a pesar de convocar días antes del pleno una Junta de Portavoces para tratar varios temas». Y lamentó que del proyecto del centro para enfermos mentales, «un tema tan importante y delicado, no informaran nada, absolutamente nada».

Los socialistas acusaron a la alcaldesa de actuar «con total secretismo a la ciudadanía» y con «falta de elegancia política» hacia la oposición y coincidieron con el PP al reclamar que actuara «con total transparencia ante la ciudadanía y que convocara un proceso de participación ciudadana para que el pueblo esté informado y opine si el proyecto es beneficioso para el pueblo de Favara».

Frente a eso posicicionamiento Compromís censuró que la única respuesta de la oposición al cambio de uso del edificio que durante años fue un prostíbulo «fuera por parte del PSOE que no tiene información y por parte del PP que quiere un referéndum».

La discusión, como pasa habitualmente, también entró en el fango. La alcaldesa tildó de «irónico que un regidor (en alusión al portavoz socialista) que pierde mucho tiempo en asuntos de mayor interés particular para él, sea incapaz de cumplir con sus obligaciones para informarse e ir preparado al pleno. La excusa es perfecta: sin información no se puede votar, esto es poco serio en un proyecto tanto importante del Consell del Botànic».

Azorín consideró «todavía más ridículo que el PP, que vendió la gestión de agua por 700.000 euros que todavía están buscándose, que privatizó la educación de la escuela infantil municipal de la mano de una regidora que ni  vive en Favara, que aprobó tres PAI inviables en Favara, y que consintió que un hotel se convirtiera en una casa de putas, sin ningún diálogo ni opinión del pueblo, ahora pido un referéndum».

El Consell ha elegido Favara para ubicar una de las infaestructuras de su ambicioso plan social, dotado en conjunto de 561 millones. La alcaldesa lo ve como «una magnífica oportunidad de creación de puestos de trabajo y de recuperación económica para la hosteleria y comercios municipales, sin contar con que es un proyecto imprescindible para las necesidades humanas y sociales de nuestra sociedad». Un plan que, de momento, queda suspendido con los votos del PP y PSOE.

Compartir el artículo

stats