El puerta a puerta reduce a la mitad en cuatro años la bolsa de basura doméstica en pueblos de la Ribera

Los kilos de la fracción resto aportados por los nueve municipios con el PaP bajan un 47 % mientras su media de reciclaje supera ya el 83 %

Contenedores particulares en el servicio de recogida puerta a puerta en Alcàntera, en una imagen de archivo.

Contenedores particulares en el servicio de recogida puerta a puerta en Alcàntera, en una imagen de archivo. / Perales Iborra

Los municipios de la Ribera que cuentan con el sistema de recogida puerta a puerta (PaP) han conseguido reducir la denominada fracción resto un 47 % en cuatro años, según se desprenden de la memoria del servicio de recogida de residuos de la Mancomunitat de la Ribera Alta, que tambien revela que las nueve localidades que cuentan con el puerta a puerta ya reciclan una media del 83,15 % de los residuos. La fracción resto corresponde a bolsa de basura doméstica que queda tras la separación en origen de aquellos residuos que cuentan con contenedores específicos para facilitar su reciclaje.

La memoria de la Mancomunitat detalla que los nueve pueblos que a lo largo de 2021 implantaron el servicio de recogida puerta a puerta -Alcàntera, Càrcer, Antella, Sumacàrcer, Sant Joanet, Manuel, la Barraca d’Aigües Vives, Alfarb y Llombai- han pasado de los 5,8 millones de kilos de la fracción resto generados en 2020 a 3.054.894 kilos en el ejercicio 2023, si bien la caída más pronunciada se produjo el primer año de la implantación de este sistema de recogida.

Las nueve localidades aportan tres millones de kilos tras la selección en origen frente a los 5,8 millones de 2020

La Mancomunitat constata que los pueblos con el PaP son los que reciclan una mayor proporción de residuos hasta el punto que estima en el 83,15 % la media de residuos que se recuperaran de forma selectiva en estas localidades. El PaP cuenta con recogida diferenciada de materia orgánica, envases ligeros, papel-cartón y de la fracción resto. Si se tienen en cuenta también los puntos de aportación de urbanizaciones y diseminados o las entradas de residuos en los ecoparques, este porcentaje de separación selectiva se reduce cerca de 20 puntos y mayor es la caída cuando más chalés hay en un municipio.

La basura de urbanizaciones y diseminados

Destaca por ejemplo los casos de Llombai y Alfarb que, en base a los datos de la Mancomunitat, presentan los mayores niveles de separación en el casco urbano con un 85,48 y un 84,96 %, respectivamente, si bien cuando se analiza la recogida en todo el municipio el porcentaje baja hasta el 58 % en ambos casos.

El sistema se confirma como el más eficiente para la recuperación selectiva de entre los que ofrece la Mancomunitat

Los pueblos con escasas segundas residencias son los que lideran esta estadística y, en particular Alcàntera con un 65,70%, Càrcer con un 62,30 % y Sumacàrcer con un 61,44 %. Todos los pueblos con PaP salvo la Barraca, donde abundan las urbanizaciones y diseminados, se sitúan por delante de los otros sistemas de recogida que ofrece el servicio a la carta de la Mancomunitat en cuanto a la separación en origen. En el caso de Carcaixent, donde opera el sistema de «quita y pon», contenedores que se reparten y se retiran todos los días, el nivel de separación selectiva fue en 2023 del 47,39 %; en Gavarda, donde se mantienen las islas de contenedores convencionales, del 45,16 %, y del 43,94 % en Catadau, donde se implantó un sistema de contenedores con tarjeta de identificación para poder abrirlos que ha dejado de funcionar. 

La Barraca presenta la mayor horquilla en la comparación entre la separación selectiva en el caso urbano (79,79 %) y en el conjunto de la Entidad Local Menor (29,10 %).

Menos residuos generados

La memoria de la Mancomunitat correspondiente a 2023 refleja un descenso generalizado en los residuos generados en las localidades que tienen concertado el servicio con el ente comarcal como consecuencia, a priori, de una mayor concienciación ciudadana. 

En el caso de la fracción resto, se reduce tanto en los pueblos donde opera el PAP como en Carcaixent, mientras que aumenta en Gavarda y Catadau. Por lo que respecta a los envases ligeros, el volumen baja más de un 12 % en los pueblos con el puerta a puerta, también mengua ligeramente en Gavarda y Catadau y repunta de forma tímida en Carcaixen.

Por lo que respecta a la fracción orgánica y al papel-cartón se redujo en las nueve localidades del PaP y en los municipios de Catadau y Gavarda mientras que, en ambos casos, aumentaba ligeramente en Carcaixent.