Dos victorias en tres días permiten al Alzira Tenis Taula pensar en la salvación

Los triunfos ante el Universidad de Burgos y el San Sebastián de los Reyes mantienen muy viva la lucha por la permanencia en la Superdivisión

Lance del partido entre el Alzira y el San Sebastián de los Reyes.

Lance del partido entre el Alzira y el San Sebastián de los Reyes. / Víctor Balaguer

David Chordà

El Hortitec Alzira Tenis Taula ha tomado impulso en la lucha por la salvación en la Superdivisión del tenis de mesa español. En tres días ha ganado dos partidos importantes. En el primero se enfrentaba al que había sido líder hasta el ecuador de la competición y lo recibía como segundo, el Universidad de Burgos. En el segundo, recibió a un rival por la permanencia, el San Sebastián de los Reyes al que envió a la zona de descenso.

Los fichajes de invierno están dando un giro de 180º a la trayectoria del equipo. La victoria en l’Escala (Girona) no fue un espejismo y el miércoles fueron capaces de apabullar a los universitarios burgaleses con un contundente 1-4. Aunque Joseca Guillot perdió el primer partido, lo hizo contra uno de los grandes, el francés Damien Provost por 3-2. El galo atesoraba 16 victorias y una sola derrota y el de Patraix fue capaz de ganarle dos sets 9-11 y 5-11 y vendió caros el tercero y el quinto, 14-12 (ganando 6-9) y 16-14 en el definitivo en el que el valenciano tuvo tres match balls que el francés remontó con su saque. El italiano Matteo Mutti volvió a escribir el guión de los otros dos partidos contra Miguel Ángel Pantoja. Perdió los dos primeros sets y remontó en los siguientes tres. El rumano Darius Movileanu está demostrando que su multicampeonato de Europa en categorías inferiores es el reflejo de su actual momento y ganó a la gran promesa del tenis de mesa español, Daniel Berzosa.

El gran partido fue el de Provost contra Mutti. La victoria del italiano le aseguraría un punto. Ganó el primer set 7-11 pero perdió 11-5 y 12-10. Sin embargo, con dos grandes mangas no dio opción al galo (6 y 7-11) y le infringió su segunda derrota de la temporada. El culmen lo puso Joseca Guillot contra su “eterno rival”, Berzosa, que otras veces le levantaba partidos encarrilados. El valenciano ganó los dos primeros a 8 y a 5 y parecía asegurar un partido en blanco con 6-9. Sin embargo, Berzosa demostró su calidad remontando. Aún así, Joseca está en un gran momento y cerró el partido con un 6-11.

José Carlos Guillot celebra un punto para el Alzira.

José Carlos Guillot celebra un punto para el Alzira. / Víctor Balaguer

Gran asistencia

Para el partido del viernes en el pabellón Pérez Puig el club tuvo que aumentar la capacidad a 150 espectadores ya que se había confirmado la llegada de aficionados desde Castelló, València, Oliva, Xàtiva y la vecina Algemesí, así como casi todos los jugadores del club para ver en directo al dos veces olímpico y campeón de Europa, Emmanuel Lebesson.

El equipo madrileño no fue rival y el triunfo tuvo un doble valor porque con la victoria en “Sanse”, los alzireños se imponen en el puntoaverage particular. Mutti empezó venciendo a Takahiro Aoyama por 1-3. Lebesson solo tuvo rival en el segundo set que ganó 16-14 y se impuso en los otros dos a 4 y a 2. Guillot sigue teniendo en Rafa de las Heras uno de sus grandes escollos que le ganó 3-1. Posteriormente, Lebesson y Mutti cerraron el triunfo con el que se sale del descenso.

El viernes, los alzireños visitarán al líder, el Cajasur de Priego de Córdoba