Existe un remedio natural e inocuo conocido desde la antigüedad que te ayudará a perder peso, a mejorar tu salud intestinal, a desintoxicar tu cuerpo, a reducir la inflamación en tu organismo (incluidas las articulaciones) y a cuidar y potenciar tu sistema cardiovascular, así como a fortalecer tu sistema inmunitario, entre otros múltiples beneficios.

Es la llamada cura de aceite de oliva con limón, un remedio casero cel que seguro que has oído hablar y que se debe tomar en ayunas para beneficiarse de todas sus propiedades y aprovechar todas sus ventajas.

Aceite de oliva y limón: beneficios

El aceite de oliva, conocido por su sabor suave y afrutado y por ser una de las opciones más saludables en la cocina, está considerado como oro líquido debido a sus innumerables beneficios. Pilar fundamental de la aclamada dieta mediterránea, el aceite de oliva es rico en grasas saludables. El más puro, aunque también el más caro, es el aceite de oliva virgen extra, que mantiene intactas sus propiedades nutricionales.

Por su parte, el limón es rico en vitamina C y contiene también importantes nutrientes como vitamina B, calcio, hierro, magnesio y potasio, entre otros beneficios para el ser humano. Su zumo, de sabor ácido y refrescante, se utiliza en las cocinas de todo el mundo y es conocido por su gran versatilidad.

Pero, ¿qué ocurre cuando se combinan ambos elementos y se ingieren en ayunas? Pues pura magia. Y es que las posibilidades y beneficios de esta mezcla son maravillosas, hasta el punto de esta combinación se ha convertido en un remedio natural para multitud de cuestiones.

¿En qué puede ayudar tomar aceite de oliva y limón por la mañana?

Esta mezcla puede ayudar a aliviar múltiples dolencias y molestias del organismo, como:

Combatir el estreñimiento

Es uno de los beneficios más conocidos del aceite de oliva. Su ingesta en ayunas lubrica la mucosa digestiva y, junto con el limón, activa el hígado y la vesícula, lo que revierte en una triple ventaja. Y es que el zumo de limón puede ayudar a mejorar la digestión y a aliviar la acidez estomacal.

El aceite de oliva es conocido por sus múltiples beneficios, como el limón.

Reducir el colesterol y proteger el sistema cardiovascular

El aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados, que se han asociado con una disminución del riesgo de enfermedades cardíacas, además de eliminar el exceso del llamado colesterol malo o LDL. Por su parte, la vitamina C presente en el limón puede ayudar también a prevenir enfermedades y dolencias crónicas.

Luchar contra dolencias reumáticas

La combinación de aceite de oliva y limón se convierte en excelente en este caso. El primero goza de propiedades antiinflamatorias y, por lo tanto, puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como la artritis reumatoide, mientras que el segundo también cuenta con inmejorables propiedades antioxidantes debido a la vitamina C y colabora, además, con la salud del sistema inmunológico.

Nutrir piel, cabello y uñas

Ambos productos son perfectos para combatir los primeros signos de la edad y para conseguir un aspecto físico inmejorable, no sólo porque cuidan el organismo desde dentro, sino porque también son excelentes para mimarlo desde fuera.

Y es que el aceite de oliva es rico en antioxidantes, que no sólo ayudan a combatir la inflamación, sino que también protegen contra el daño celular, algo fundamental para luchar contra los efectos del paso del tiempo. Asimismo, el aceite de oliva también puede ser muy beneficioso para la salud del cabello y las uñas.

Por su parte, el zumo de limón es rico en vitamina C, un antioxidante esencial para la salud que ayuda a proteger a las células contra el daño que ocasionan los radicales libres.

Mejorar la salud cerebral

Y, con ella, reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como el temido Alzheimer. Para ello es fundamental el aceite de oliva, así como las propiedades antioxidantes del limón, que colabora a la hora de disminuir el daño de los radicales libres.

Todo lo que ganas al beber agua con limón cada día

Esto le pasa a tu cuerpo si tomas zumo de limón cada día

Cómo preparar el remedio casero de aceite de oliva y limón

Lo mejor para combinar tan beneficiosos productos y aprovechar sus múltiples cualidades es siempre tomarlos en ayunas, con el remedio natural recién hecho y con la ayuda, si es posible, de algo de líquido. Lo más conveniente es mezclar el aceite de oliva y el zumo de limón con un vaso de agua templada para evitar temperaturas muy frías; de esta forma, su llegada al estómago será más fácil y suave.

Tomar en ayunas, nada más levantarse, una cucharada de aceite de oliva en un vaso de agua templada y exprimir medio limón pequeño. Si es necesario se puede endulzar la mezcla con algo de miel. Remover bien (nunca se mezclarán del todo, puesto que agua y el aceite se repelen entre sí) y tomar. Al cabo de media hora (o incluso algo menos) se puede desayunar normalmente.

Si todos los días preparas y tomas este remedio casero de aceite de oliva y limón, en apenas unos días empezarás a notar los resultados.