Más gasolina en el caso del millonario robo al rapero Daddy Yankee, ocurrido en agosto de 2008 en un hotel de València, en el que se encontraba alojado junto a su esposa y todo su personal con motivo de su participación en un festival de música latina en Gandia. Un Juzgado de Primera Instancia de València ha desestimado la demanda presentada por el conocido cantante puertorriqueño y productor musical y absuelve a la mercantil propietaria del Hotel Meliá València de cualquier tipo de responsabilidad por la sustracción de las alhajas, cuyo valor, según la parte demandante, ascendía a más de un millón de dólares.

La autoría del robo nunca se llegó a resolver policialmente y el equipo jurídico del cantante dirigió sus acusaciones al establecimiento hotelero como responsable civil por no haber velado por la seguridad de las joyas dejadas en custodia en la caja fuerte de la habitación, en la planta 28 del citado hotel, planta que Daddy Yankee había reservado en su totalidad para él y todo su equipo de acompañantes desde el día 5 al 8 de agosto de 2018, durante la gira que le llevó a actuar en Gandia.

El artista viaja con sus joyas al ser «parte de su imagen artística y un complemento de su aspecto en los conciertos»

Aunque la sentencia sí reconoce la responsabilidad de la parte demandada, el hotel, al «colaborar activamente en el resultado» tanto entregando las llaves de dos habitaciones a un desconocido sin hacer comprobación alguna, como cuando posteriormente uno de sus trabajadores le abrió la caja fuerte al presunto ladrón, dando por supuesto que era un miembro del equipo que acompañaba al cantante. El fallo sí exime finalmente a la empresa de hoteles de hacer frente a las indemnizaciones solicitadas por los demandantes por los efectos sustraídos porque el cantante «no habría acreditado la preexistencia de las joyas en el lugar del robo».

La clave de la absolución radica precisamente en esta circunstancia y achaca al artista y a su equipo no haber comunicado al hotel, en el momento de hospedarse, sobre las joyas y objetos de valor por los que reclama. «La planificación y protección de bienes de tan especial valor, excede de lo que es la actividad hotelera y precisa de una respuesta profesional y especializada», esgrimió la parte demandada.

Con un duplicado de las llaves 

El supuesto robo, del que informó en su día Levante-EMV, fue descubierto y denunciado en València el 7 de agosto de 2018. Un día antes, a las 5.12 horas de la madrugada, un presunto miembro de una banda especializada en este tipo de delitos de guante blanco se personó en la recepción del Hotel Meliá, situado en la avenida Cortes Valencianas, y solicitó a la recepcionista un duplicado de las tarjetas de dos habitaciones en las que se alojaba Daddy Yankee, su esposa y su cuñado. De esta forma consiguió las copias de las llaves sin identificarse y sin que le fuera requerida mayor justificación.

El presunto ladrón fue captado por las cámaras de seguridad del hotel antes de entrar en las habitaciones y cuando huía. Levante-EMV

Ese mismo día por la tarde, sobre las 17.00 horas, el artista y sus acompañantes se marcharon, no regresando hasta las 20.00 horas. Ese espacio de tiempo fue el que utilizó otro miembro de la presunta organización criminal, captado por las cámaras de seguridad del hotel, para subir a la planta reservada por el cantante de éxitos como ‘Gasolina’ y ‘Despacito’ –que interpreta junto a Luis Fonsi–, y entrar con total libertad con los duplicados de las llaves en sendas habitaciones. Esta persona, que no ha sido identificada, incluso solicitó la presencia de un trabajador del servicio técnico del hotel para que le abriera la caja fuerte, esgrimiendo que estaba estropeada. Tras abrirla sin pedir que se identificara, el operario se marchó y el ladrón se apoderó supuestamente de las joyas que allí había, entre ellas una cadena de oro y diamantes, dos relojes, anillos y pendientes, todos ellos con diamantes engarzados.

Daddy Yankee, al que muchos consideran el descubridor del ‘reguetón’, esgrime en su demanda, desestimada por el juez, que dichas joyas «forman parte de su imagen pública y artística», y por ello viaja con ellas como «complemento de su aspecto durante los conciertos».

La sentencia absuelve a la empresa de hoteles porque el artista no informó al hospedarse de los objetos de valor

La sentencia matiza que si bien sí se acredita la propiedad de las joyas, con la prueba testifical y los documentos aportados junto al escrito de demanda, así como con una última prueba que obligó a suspender en su día el plazo para dictar sentencia en un juicio que comenzó el 3 de junio de 2021. (Estas últimas diligencias sobre la autenticidad de las joyas no llegaron hasta el pasado mes de febrero).

La jueza estima que no queda acreditado de manera clara que las citadas alhajas reclamadas se encontraban depositadas en el hotel, ni siquiera consta su entrada en el país al no haber aportado una copia de haberlo declarado en aduanas. «La parte demandante aporta facturas de compra de joyas, y una serie de fotografías, pero dicha prueba no lleva a la conclusión de tener acreditado, que dichos objetos estuvieran depositados en la caja fuerte de la habitación del hotel», remarca el fallo.