01 de octubre de 2019
01.10.2019

Teatro

Cultura para regar los campos

Sala l'Horta cumple 25 años y lo celebra con una gran fiesta abierta al público el 6 de octubre

01.10.2019 | 13:05
Cultura para regar los campos

Poner en marcha la tramoya requiere bastante esfuerzo y más si se hace a lo largo de 25 temporadas. Pero también hace mucha ilusión. Una alegría que el equipo de la Sala L'Horta y su compañía impulsora, L'Horta Teatre, quiere compartir el próximo 6 de octubre con una fiesta abierta al público.

La celebración comienza con teatro de calle para los que quieran acercarse al entorno de las instalaciones de la sala, en el barrio de Castellar - Oliveral. A las 17:30 h habrá un pase gratuito de la formación valenciana Decopivolta, que apuesta por el humor, con una puesta en escena cercana al clown y toques de improvisación. Dos estrafalarias presentadoras son las protagonistas de Mestres de cerimònies, una accidentada gala que debe ser retransmitida por televisión con ayuda de los espectadores.

A las 19 h, ya en el interior de la sala y con entrada, la fiesta continúa con Memphis Rock&Cirk, una propuesta de La Finestra Nou Circ llena de ritmo. La formación valenciana recrea sobre el escenario un mítico bar de los años 50, punto de encuentro para seis personajes que encuentran en la música en directo, el baile, los malabares, las acrobacias y el humor una forma de unirse.

La celebración se completa con una merienda popular a las 20 h. La Sala L'Horta ofrecerá un brindis con horchata a toda la familia de los espectadores y vecinos que, desde hace 25 años, disfrutan de la cultura gracias a las propuestas de este espacio. "Echar la vista atrás impresiona porque nuestra idea era hacer un local de ensayo. Veníamos de trabajar los espectáculos en un cine abandonado, también habíamos pasado por unos bajos... pensamos quedarnos unos terrenos y levantar un espacio para ensayar, ¡pero terminamos haciendo un centro teatral de tres plantas!", recuerda Alfred Picó, director de la Sala L'Horta.

Era un momento de efervescencia cultural, se reabrieron El Talía y Micalet, el Moma comenzaba su atelier, se puso en marcha Carmen Teatre y La Estrella... "Había una apuesta clara de la administración para impulsar la iniciativa privada y se apoyaba a las compañías que querían abrir un teatro. Estábamos cumpliendo una función pública porque descentralizábamos la oferta cultural, llevándola fuera del centro de la ciudad", comenta Picó, quien admite que en estas 25 temporadas ha habido momentos complicados.

"Por ejemplo, cuando desapareció el Circuit Teatral, fue un golpe muy fuerte porque nos permitía llevar funciones para adultos con regularidad a Castelar-Oliveral. Y, con la última crisis económica, pensamos que acabaríamos dándole las llaves al banco para que hicieran un Mercadona. Pero aquí estamos un cuarto de siglo después de alzar el telón y con ganas de dar batalla al menos 25 años más", bromea el director de un centro que combina la veteranía de algunos miembros del equipo con componentes más jóvenes en el área de producción y personal de sala.

Para el futuro, en la Sala L'Horta le gustaría un mayor compromiso de las instituciones, del Ayuntamiento de València y la Conselleria de Cultura, con los teatros privados, que están dinamizando la escena y la cartelera. También poder mejorar unas infraestructuras por las que pasa muchísima gente porque una de las claves de su supervivencia es haberse convertido, junto con el Escalante, en todo un referente para los centros educativos.

DE LAS CANICAS AL SMARTPHONE

A lo largo de dos décadas, cerca de 1.300 centros docentes y 300.000 espectadores han participado en la campaña escolar de la Sala L'Horta. Una programación por la que ya han pasado 150 espectáculos con 15.000 funciones. Son los datos de una actividad de la que disfrutan cada año entre 12.000 y 18.000 escolares en el teatro de Castellar-Oliveral. Y que este año se extenderá de noviembre a mayo, con once espectáculos con funciones entre semana, a veces, también llegan a la programación familiar de los fines de semana.

A lo largo de 20 años de trayectoria, la Sala L'Horta ha ido comprobando que las artes escénicas están cada vez más arraigadas como actividad extraescolar en València y los pueblos de alrededor. Los maestros lo ven como una parte del currículo educativo, una manera de trasladar valores, conceptos y vivencias a los niños. "Los pequeños se ponen en la piel de los personajes de las obras, desarrollan la empatía, sienten emociones y experimentan situaciones que, quizás, todavía no han vivido", comenta Picó, para quien el teatro funciona como una especie de entrenamiento para la vida. Un aprendizaje que cada vez es más temprano, con la gran aceptación de propuestas para bebés, niños de 0 a 3 años.

Precios asequibles, facilidades para aparcar y un amplio patio de butacas forman parte de los atractivos de la sala, pero sobre todo la calidad de los espectáculos en cartel. "Llevamos piezas de mediano formato, compañías que giran por toda España, con trayectorias consolidadas, galardonadas y muy interesantes. Además de apostar fuerte por la escena valenciana", señala Picó.

Este año pasarán por la campaña escolar y para la programación familiar La Teta Calva con El tambor de Cora o Madiuxa Teatre amb Dot, por ejemplo. Mientras que solo para centros educativos se harán funciones de Cirque Déjà Vu y Adéu Peter Pan, de las formaciones catalanas La Baldufa y Festuc Teatre, respectivamente. Y se podrá ver el espectáculo Le Fumiste de los franceses Dondavel.

Ya dentro de la programación de los domingos, abierta a las familias, para los próximos meses incluye la compañía aragonesa Teatro Arbolé con Leocadia y los ratones, o la murciana Teatro Silfo con La Luna en el jardín, entre otras formaciones.

Una oferta teatral familiar que el mes de octubre, después de la fiesta de inauguración de temporada, se completa con tres propuestas. El día 13 llega al teatro Cuida'l, una pieza para bebés de la compañía catalana Fes-t'ho com vulguis. El 20 de octubre será el turno de la formación valenciana Teatre de la Caixeta, con El nas de Pinotxo. Y las propuestas del mes se cierran el domingo 27 con la nueva creación de L'Horta Teatre, Bola, un montaje para espectadores de 0 a 3 años que juega con la geometría para enseñar a los pequeños que las cosas pueden ser de muchas formas.

Son solo algunos de los nombres que conforman una programación especial de cumpleaños, muestra del agradecimiento del centro al público que les ha permitido seguir abiertos. "A lo largo de estos 25 años han pasado tantísimas personas por las butacas, niños que ahora son adultos y que te cuentan que se acuerdan cuando vinieron de pequeños. Llevan a sus hijos al teatro y te das cuenta que has formado parte de la educación, del crecimiento de esas personas, que les has aportado algo, es fantástico", concluye Picó en nombre del equipo de Sala L'Horta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook