04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Caso Rodrigo: Objetivo, cerrar heridas

El Valencia CF ha de recuperar anímicamente a un futbolista al que el Atlético ha descentrado

04.09.2019 | 04:15
Caso Rodrigo: Objetivo, cerrar heridas

Se podría decir abiertamente que es por carambola, pero la realidad es que Rodrigo Moreno sigue siendo futbolista del Valencia CF. Y es una carambola porque que siguiera en el equipo ya no dependía de la entidad valencianista ni tampoco del jugador, dependía de que el Atlético de Madrid fuese capaz de reunir el dinero que se había comprometido a pagarle con Peter Lim; 60 millones de euros con facilidades de pago. Pero ni por esas. El Atlético no pudo y ahora, el club, -a todos los niveles-, se ve obligado a afrontar la realidad, que aunque no es nueva, si es inesperada.

Atrás quedan los errores cometidos por ambos clubes que han dejado «vendido» al jugador porque le dijeron que podía ir a la capital a pasar la revisión médica con el Atlético, todo estaba hecho a falta de la firma y Rodrigo, que aceptaba de buen gusto marcharse, se despidió de sus compañeros y del cuerpo técnico para viajar a la capital, y eso, a ojos de los aficionados, es un «Sí, quiero marcharme». Todo estaba pactado pero no firmado porque, como ha demostrado el tiempo, el Atlético no podía afrontar la operación. Un error de principiantes cometido por dos de los clubes más importantes del fútbol español. Y atrás queda también saber hasta qué punto el conjunto colchonero y su entrenador el Cholo Simeone han «mareado» en exceso o innecesariamente al futbolista si no podían pagar lo que valía. También es grave pero es pasado.
En el seno del club valencianista se ven las cosas con moderado optimismo pero con grandes dosis de realidad después de que el primer mal trago, el regreso de Rodrigo a Mestalla después de su «sí quiero», se superase con buena nota el pasado domingo.

Rodrigo fue titular ante el Mallorca y con el marcador 2-0 pidió el cambio porque tenía fiebre según desveló Marcelino. Y Mestalla le aplaudió. En ese sentido no hay debate. La mayoría del estadio espera con los brazos abiertos la mejor versión del internacional español. Pero no será fácil porque lo ha pasado mal. Ahora es el cuerpo técnico quien tiene trabajo, a nivel colectivo con todos los futbolistas –Marcelino llegó a decir en rueda de prensa que los jugadores tenían incertidumbre respecto al proyecto por ver la respuesta del club ante la posible salida de Rodrigo-, y a nivel individual con el propio Rodrigo. «Lo han pasado mal» dicen dentro del vestuario, «pero entre todos cerraremos las heridas». Y lo más importante es que lo dicen convencidos de lograrlo. Primero porque hay cero dudas respecto al compromiso y comportamiento de Rodrigo, como se ha encargado de recordar Marcelino en cada rueda de prensa, y segundo porque los futbolistas quieren seguir creciendo a pesar de la decepción del verano.

En este sentido, lograr que Rodrigo vuelva a su mejor nivel deportivo pasa porque primero logre un estado de ánimo óptimo. Para ello, estar estos días concentrado con la selección española puede ser algo así como una terapia liberadora, pero una vez regrese, el trabajo a hacer es más interno, y casi íntimo. Serán el cuerpo técnico y los pesos pesados del vestuario, fundamentalmente Dani Parejo, Jaume Domènech y Ezequiel Garay, quienes tengan que trabajar para que «la salud mental» del delantero y del vestuario, sea el ideal. Solo recuperando el estado de ánimo, se recuperará el estado de forma del jugador, que en lo meramente futbolístico, es vital para el equipo, no en vano, el propio Marcelino ha dicho en rueda de prensa en varias ocasiones que sin Rodrigo el objetivo del Valencia CF para esta temporada no habría sido estar entre los cuatro primeros para seguir en Liga de Campeones la temporada que viene. Y todo por una carambola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook