20 de octubre de 2010
20.10.2010

La Albufera grande "infecta" a la chica

20.10.2010 | 04:52
La Albufera grande "infecta" a la chica

El Tancat de la Pipa. En 2008, el Ministerio de Medio Ambiente transformó 40 hectáreas de arrozal en el "Tancat de la Pipa" en un espacio artificial, actualmente en proceso de naturalización. Se trataba de reproducir a pequeña escala y en un espacio visitable algunos de los ecosistemas representativos del parque natural. Ahora, la pequeña Albufera está sufriendo los mismos problemas que su hermana mayor

La Confederación Hidrográfica del Júcar ha decidido intervenir en el "Tancat de la Pipa" para reducir la población de peces, limitar la presencia del cangrejo americano y "erradicar" la presencia de una especie exótica, el helecho acuático conocido como "Azolla filiculoides" que amenaza con extenderse dentro de la reserva habilitada por el Ministerio de Medio Ambiente en la desembocadura del barranco del Poyo, en el Parque Natural de la Albufera.
La reserva del "Tancat de la Pipa" es fruto de los trabajos realizados entre 2006 y 2008 sobre una superficie de 40 hectáreas dedicadas al cultivo del arroz y situadas a un nivel inferior al del lago de la Albufera.
Un sondeo de casi 250 metros de profundidad permitió recrear un "ullal" mientras cuatro charcas habilitadas como filtro verde permiten experimentar la depuración natural de las aguas. Al final del proceso, dos lagunas someras recrean el aspecto de la Albufera en su época "saludable". Una senda interpretativa y un centro de información permite a los ciudadanos que lo solicitan y a miles de escolares ya recrear la Albufera "como era antes". El problema es que la Albufera actual y sus problemas han acabado por colarse en el "Tancat de la Pipa".
La CHJ se ha visto forzada a eliminar parte del exceso de carpas y carpines que remueven el suelo de las lagunas cuando buscan alimento y enturbian el agua, impidiendo cumplir los objetivos fijados.
Por otra parte, la CHJ intervendrá también para reducir la población de cangrejo americano. Al igual que hace unos años se quejaban los arroceros, el Tancat sufre las consecuencias de los túneles perforados por estas especie y que ponen en comunicación las lagunas de agua limpia con la que todavía no se ha depurado suficientemente.
Finalmente, la CHJ intervendrá también en colaboración con la Conselleria de Medio Ambiente, para erradicar una "mancha" de Azolla filiculoides que ha aparecido en el interior de la reserva. Se trata de una helecho invasor flotante detectado hace un año en otras zonas del parque natural y que impide el desarrollo de la vegetación propia de la Albufera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook