21 de marzo de 2013
21.03.2013
Fallas 2013

"El fuego es purificador y más para los hinduistas"

Un experto antropólogo asegura que la polémica de los ninots "son ganas de llamar la atención"

21.03.2013 | 01:16

"El fuego es purificador y más todavía en la cultura hinduista". Con estas palabras explica el decano en Antropología Social y Cultural de la Universidad Católica, Pablo Vidal, uno de los principios básicos de esta creencia religiosa a la que han invocado miembros de la comunidad hinduista en Valencia para salvar de la "cremà" varias figuras representativas de deidades hindúes.

Las figuras objeto de discordia estaban en el monumento de la comisión Ceramista Ros donde el martes por la noche se vivieron momentos de tensión cuando un exaltado intentó quemarse a lo bonzo por la supuesta ofensa a los símbolos religiosos.

"Es una barbaridad"
Para Pablo Vidal "la clave y el límite están en si las figuras son ofensivas", algo que, a su juicio, no se produce. "Incluso son figuras de aspecto entrañable, nada insultantes". Es más, el hecho de que una de las figuras haya sido donada a un centro hinduista y este la haya aceptado "denota que no hay ofensa". A juicio de este experto "las personas que pidieron la retirada de los 'ninots' no son representativas" de la comunidad hinduista. La retirada de las figuras la reclamó el Templo Hindú a la Junta Central Fallera.

Vidal aseguró que el tono amenazante que han utilizado algunas de estas personas no casa con esta creencia religiosa que "no es vengativa, al contrario, es pacífica y tranquila". Para Vidal, "es una barbaridad decir que se va a entablar una cruzada de 800 millones de hindués" por los ninots de una falla.
"El hinduismo, de hecho, acepta todos los símbolos, es una creencia politeista". En sus viajes a la India, explica Vidal, ha podido comprobar en primera persona como en este país conviven sin problemas todas las religiones. En India, la mayoritaria es la hinduista pero también hay musulmanes y católicos. Según Vidal, las distintas creencias conviven y "no hay fricciones religiosas".

"El fuego purificador y reirse de uno mismo, incluso de nuestras creencias y por qué no de otras, está en la esencia de las fallas y oponerse denota un gran desconocimiento de esta fiesta", apuntó Pablo Vidal, quien aseguró que no ha escuchado a nadie autorizado y representativo de la comunidad hinduista en España que haya criticado las fallas por este motivo. El experto concluye que la polémica en Ceramista Ros es, a su juicio, "ganas de llamar la atención".

Detrás de la controversia, añade el experto de la Universidad Católica, "hay un gran desconocimiento de la filosofía de las fallas". Durante años, en la ciudad se han quemado figuras religiosas. "Se han salvado algunas, pero también se han quemado muchas y no ha pasado nada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook