11 de mayo de 2013
11.05.2013

Muere la mujer que se quemó en un banco en Almassora

Inocencia Lucha llevaba 81 días ingresada en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital La Fe - Acudió al banco tras sufrir un desahucio

11.05.2013 | 01:22

Inocencia Lucha, la mujer que se prendió fuego en una sucursal bancaria de Almassora, falleció ayer tras permanecer 81 días ingresada en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital La Fe de Valencia. La víctima no pudo superar el estado crítico en el que llegó al centro hospitalario en helicóptero tras prender fuego a una entidad y verse afectada por las llamas. Lucha, de 47 años, deja tres hijos, uno de ellos menor de edad.
La noticia de su tragedia conmocionó a la localidad en la mañana del 18 de febrero, especialmente a su entorno más cercano, conocedor de las dificultades económicas que atravesaba esta vecina de Almassora. De hecho, la mujer entró a la oficina con intención de hablar con el director para exponerle su situación de desamparo tras ser víctima de un desahucio. Hizo caso omiso de los empleados que le conminaban al diálogo y derramó combustible en el suelo mientras gritaba: "¡Me lo habéis quitado todo!"
Tras conocer la noticia de su fallecimiento, el alcalde de Almassora, Vicente Casanova, ordenó bajar las banderas de la fachada del ayuntamiento para que ondeen a media asta en señal de duelo durante tres días. El primer edil trasladó su pésame a la familia y el ofrecimiento para prestarles apoyo en estos difíciles momentos. "Como institución lamentamos esta pérdida que se ha producido en unas circunstancias tan dolorosas para todos sus familiares", añadió.
Cabe recordar que el juzgado de instrucción número 6 de Castelló archivó la causa contra la víctima del siniestro después de que la entidad desistiera de presentar acusación por los hechos por vía civil o penal. Por este motivo, la titular de la sala decretó el cierre del caso tras estudiar las diligencias presentadas por la Guardia Civil, que probaban que Inocencia Lucha se quemó accidentalmente mientras trataba de prender fuego a la sucursal. Así lo declararon los testigos de los hechos en su comparecencia en el cuartel. Ninguno de los empleados resultó afectado por las llamas, dado que el director de la caja les instó a abandonar la oficina momentos antes de que se propagara el fuego. La oficina continúa cerrada. En el suceso sufrió heridas leves un agente de la Guardia Civil que intervino para sofocar el incendio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook