Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medida

El ayuntamiento clausura el sótano del Mercat Central tras las denuncias de dos vendedores

Comercio asegura que la zona subterránea no se puede usar como aparcamiento ni tampoco cobrar una tarifa por ello

Acceso al sótano del Mercat Central, que ayer estaba repleto de vehículos de mercancías de los vendedores.

Acceso al sótano del Mercat Central, que ayer estaba repleto de vehículos de mercancías de los vendedores. j. b. roig

El Ayuntamiento de València acaba de ordenar «el cese inmediato» del uso del sótano del Mercat Central para aparcamiento para aparcamiento de las personas vendedoras y para tareas de carga y descarga «por cuanto no está regulado ni autorizado dicho uso». En una resolución firmada por el concejal de Comercio, Carlos Galiana, se ordena además a la Asociación de Vendedores «que deje de girar recibos al cobro a los vendedores por el uso del sótano», dado que «no están autorizados por el ayuntamiento». La decisión del consistorio se produce después de sendas denuncias presentadas por dos vendedores distintos del recinto modernista, quienes informaron a la concejalía del cobro de tarifas no autorizadas.

El conflicto por el uso del sótano del Mercat Central viene de lejos, ya que desde hace años la Asociación de Vendedores explota este espacio sin contar con autorización para ello, ya que en el convenio de autogestión ya caducado no se contempla que se cobre por el uso del subsuelo. Sin embargo, se usó hasta la apertura del aparcamiento público de la plaza de Brujas como estacionamiento para clientes, y se sigue usando para la carga y descarga de algunos titulares de las paradas. En total son 90 plazas, a razón de 45 euros más IVA por vehículo estacionado que cobra la entidad gestora para cubrir los gastos del seguro y de funcionamiento, según su gerencia, de los que «no se saca provecho», argumentaron en un escrito remitido a la regidoría.

La clausura del aparcamiento subterráneo por parte del ayuntamiento se produce tras las denuncias presentadas por dos vendedores el 7 de diciembre de 2018 y el 17 de enero de 2019. En la primera se expone que la Asociación de Vendedores del Mercat Central pretendía explotar el sótano como parking para algunos asociados. En la segunda de las instancias remitidas a la concejalía se formula una queja «contra el cobro por parte de la asociación para utilizar el servicio de aparcamiento de carga y descarga». En ambos casos, la concejalía resuelve que la Asociación de Vendedores no puede usar el espacio para tales menesteres ni cobrar por ello.

Tras estas primeras denuncias, la entidad gestora llegó a emitir una circular interna en la que pidió a sus asociados que no usaran el sótano hasta que no se llegara a un acuerdo con el consistorio y reconoció que existía el riesgo de cierre del espacio.

Las primeras denuncias

El 16 de mayo de 2019 el primer denunciante vuelve a remitir un escrito en el que informa al ayuntamiento de que la Asociación de Vendedores ha hecho «caso omiso» de no explotar el sótano ni cobrar por su uso, y añade que en la asamblea del 6 de mayo de 2019 los asociados acordaron establecer 90 plazas al precio de 45 euros más IVA, e incluso asegura que la presidenta de la asociación, Merche Puchades, dijo que contaba «con el consentimiento verbal del concejal». El demandante exige que se paralice el cobro y que se inste «acciones penales» contra la Asociación por un presunto delito de «desobediencia a la autoridad».

El 10 de julio de 2019 la segunda denunciante informa que le han girado al cobro varios recibos e insta al consistorio a acabar con esta práctica, que pondrá en conocimiento de la Guardia Civil.

Durante el periodo de denuncias la Asociación de Vendedores, en sus escritos de alegaciones, pide al Ayuntamiento de València que regule el uso de este espacio solo para carga y descarga de sus asociados y propone el cobro de una cuota de 80 euros «para asumir los gastos, los cuales no generarían beneficio de cualquier naturaleza a la asociación».

La concejalía de Comercio admite en su resolución que el convenio de autogestión que se autorizó en 1986 señala por parte de la asociación el uso de aparcamiento para vendedores y para clientes «pero ello no implica que en la actualidad se pueda autorizar el uso del sótano como aparcamiento». «La posibilidad de autorizar dicho uso es una cuestión que depende de la normativa actual», zanja. De hecho,un informe de la concejalía en tiempos del PP, en el año 2014, ya advertía que se incumplía la normativa para uso como aparcamiento subterráneo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats