Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Las multas en Ciutat Vella reducen el tráfico un 20% pero pillan por sorpresa a decenas de conductores

Los vecinos y los comerciantes protestan por la puesta en marcha del APR y denuncian problemas para darse de alta en el registro telemático de las matrículas autorizadas

Un agente indica a un motorista por dónde tiene que ir para evitar ser multado.

La puesta en marcha del Área de Prioridad Residencial (APR) de Ciutat Vella Nord en su fase sancionadora arrancó ayer con una disminución del 20% en el tráfico en la zona, en hora punta; según datos de la concejalía de Movilidad Sostenible, y una reducción del 13% de media, hasta las 13 horas. Aún así, las restricciones para circular por esta parte del centro histórico siguen indignando a vecinos, comerciantes, y a una buena parte de los conductores que se adentran en el área restringida sin saber que en pocos días les va a llegar a casa una multa de 60 euros por carecer de permiso, tal como pudo comprobar ayer Levante-EMV. 

El departamento dirigido por Giuseppe Grezzi (Compromís) hará balance de datos a medio plazo, en unas semanas, para ver cuántos conductores han sido sancionados y los comunicará a la prensa. Fuentes municipales recordaron que hay hasta 5 días para justificar ante el Ayuntamiento de València que se reúnen los requisitos para no ser multado, por tanto, señalaron que el consistorio está abierto a atender a los ciudadanos y a revisar la casuística que permite acceder a los anhelados permisos para transitar sin problemas por el APR.

Con todo, decenas de los usuarios de los turismos y motocicletas no autorizados que entraron al centro histórico por la calle Corona desconocían que esta cámara ya está activada y que una vez captada su matrícula van a ser multados. Lo mismo ocurría en los otros accesos del APR con el resto de cámaras. Mucho desconocimiento entre los conductores. Un policía local, que estaba trabajando en la intersección con Guillén de Castro para supervisar una mudanza, informó a varios vehículos que si entraban al APR por la calle Corona sin autorización serían multados. Eso pese a que la Policía Local no tiene ninguna responsabilidad en la puesta en marcha de esta iniciativa y no era su función.

Mientras, las quejas de los principales afectados se multiplican. Un vecino del centro histórico afirmaba que lleva 3 días «tratando de contactar por teléfono con el equipo que se encarga de resolver dudas para aclarar las muchas dificultades que está dando la plataforma tecnológica para dar de alta las matrículas y conseguir la autorización, pero siempre comunican o no da señal». «Estamos encerrados en el centro histórico -decía esta fuente- aún no hemos podido autorizar a mis hijas para que vengan a comer a mi casa, así que no hemos movido el coche desde hace días». Se ha descargado la App pero cuando llega el momento de habilitar a sus familiares, «no funciona y así lleva varios días».

Por su parte, Sven Kretschmer, un joven estudiante de la Universidad Católica de València, es una de las personas que ayer fue multada por la cámara de la calle Corona por desconocimiento. «He entrado con mi moto, he aparcado enfrente de la universidad y un compañero me ha avisado que desde hoy te multan si no estás autorizado», se lamentaba. Otra compañera, Sara Soriano, se enteró de que las multas empezaban ayer «porque me llegó un SMS hace unos días avisándome de que había cometido una infracción». Es decir fue notificada durante la fase informativa que acabó el 30 de noviembre. Esta joven manifestaba que los alumnos de la UCV «también tenemos derecho a aparcar por Ciutat Vella porque en cierta manera somos residentes». 

Los estudiantes de la Universidad Católica de València Sara Soriano, Miriam Mondelo, Jorge Izquierdo y Sven Kretschmer. GERMAN CABALLERO

Otro sancionado fue el conductor de una empresa de reparto de café, que conoció por este diario que las multas empezaban ayer. Al parecer, no le dio tiempo a darse de alta en la base de datos del Ayuntamiento de València. Sin embargo, otros transportistas sí tenían sus permisos. Sara Andrés, que suministra a una farmacia cercana; Manuel Gómez, de Interaphotek, y Óscar Cañabate, de Integra2, entraron en el APR con toda tranquilidad porque sus furgonetas están autorizadas. Gómez decía: «todos los días vengo tres veces a repartir así que: o te enteras o te castigan». «Mi jefe ha estado trabajando mucho tiempo para lograrlo», añadía. Por último, Óscar Cañabate explicó que solicitó la autorización en marzo y hace un mes «me llegó un mensaje dándome el alta para 5 años».

«A los comercios nos perjudica mucho»

«No estoy de acuerdo con el APR de Ciutat Vella, a los comercios nos perjudica mucho: con la clientela hemos notado que ha bajado, no hay nada de movimiento en la calle y tenemos problemas porque no podemos dar autorización a las dependientas». Así se expresaba ayer María José, de la tienda Totenart de materiales para bellas artes. Su tienda está en la calle Corona enfrente del Centre de la Beneficencia.  

María José trabaja en una tienda de lienzos, pinturas y papel del centro histórico. GERMAN CABALLERO

40 entidades festivas se rebelan y ya estudian protestas

«Algo tendremos que hacer, no sé lo que haremos pero necesitamos soluciones», afirmaba ayer el presidente de la Agrupación de Fallas Seu-Xerea-Mercat, Tono Fagoaga, que anunció que la próxima semana va a haber una reunión de cerca de 40 entidades festivas y culturales para analizar cómo afrontan los problemas de movilidad que les crea el cierre parcial al tráfico de Ciutat Vella Nord. Estarán las fallas del centro histórico además de Amics del Corpus, los Altares de San Vicente, la Asociación del Beato Gaspar Bono... y van a tratar «posibles medidas de protesta». Fagoaga recordó que estos colectivos pidieron que la puesta en marcha de las multas se retrasaran a abril y el concejal de Cultura Festiva Carlos Galiana les dijo que tendrían una reunión con el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, después del puente de diciembre. «Pero esa reunión ya no tiene sentido, ya no queremos hablar con Grezzi sino con el alcalde Joan Ribó. Grezzi pudo arreglar este problema y no lo ha hecho. Ayer empezó la fase de multas y hay muchas fallas que no se han dado de alta en el ayuntamiento porque nos dijeron que buscarían soluciones». En Ciutat Vella hay 42 fallas a las que corresponden solo 2 matrículas. En total, el consistorio autorizará solo 84 matrículas para 7.330 falleros, lo que Fagoaga considera «muy insuficiente». Por todo ello, el colectivo fallero exige «respeto» y «consideración» a Compromís, y a su socio el PSOE, «que se ha puesto de perfil en este asunto», lamentó.

La cámara de María Cristina está tapada por las obras y no multará de momento

El concejal de Ciudadanos Fernando Giner ha denunciado que el mismo día que se pone en marcha el APR se ha tapado la cámara de la calle María Cristina por unas obras. "La improvisación y la batalla campal entre PSOE y Compromís provoca que se tape el cartel de la APR a las 13 horas en la calle María Cristina el mismo día que se implanta" ha publicado en su twiter oficial. Fuentes del departamento de Movilidad Sostenible señalaron que el corte de esta vía está totalmente justificado por esta coincidencia de la apertura de la fase sancionadora con unas obras que imposibilitan que cualquier vehículo pueda transitar por ella. El ayuntamiento ha anunciado que esta cámara comenzará a funcionar y multar cuando las obras estén acabadas.

Respecto al APR, Giner volvió a pedir a Joan Ribó, "por enésima vez, que retrase esta decisión hasta que acaben las obra y, durante esa prórroga, se siente a hablar con los vecinos y con los falleros. Nosotros, desde Cs, no entendemos que un turista pueda entrar en el centro histórico de la ciudad y que un fallero o un vicentino no pueda tener acceso”, ha incidido. 

“Ribó tiene que entender que el centro de la ciudad de Valencia tiene años de tradición, de cultura y de fiestas y que esto no se lo puede cargar de un plumazo”, ha criticado.

Sobre los hallazgos arqueológicos encontrados en la plaza de la Reina, el portavoz de Cs ha tildado de “absurda carrera”, la “guerra de plazas entre PSOE y Compromís”. “No están contando con los vecinos, y, lo que es peor, los restos arqueológicos que han encontrado, han decidido taparlos. Este es un ejemplo de la poca planificación y falta de cariño por nuestra historia”, ha censurado.

Por su parte, el PP ha denunciado que la gestión de Compromís y PSOE va camino de “convertir el centro histórico en una isla” y “Ciutat Vella será Ciutat fantasma.” La portavoz popular María José Catalá ha explicado que en estos momentos hay 15 líneas de autobús menos, el cierre del parking de Parcent, las obras en la plaza de Brujas del Mercado y de la Reina: “Los comercios de Ciutat Vella cada día se enfrentan a más dificultades para atraer clientes, más de 7.000 falleros no pueden acceder a sus casales ni la gente a su puesto de trabajo. No hay consenso ahora para poner en marcha las multas para acceder a parte del centro histórico. Y pedimos a Ribó que no sancione. Las multas no son la solución” ha reclamado la portavoz que ha recordado que en los últimos años, Compromís y PSPV se ha eliminado el 72% de las plazas de aparcamiento en el centro en los últimos 6 años”, ha declarado Catalá. “Pedimos que se paralicen las multas y la asfixia a la que tiene sometida la izquierda al centro”, ha lamentado.

Catalá acudió a la calle María Cristina donde hay también una cámara. Levante-EMV

Compartir el artículo

stats