Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Variante de Mislata: Ribó dice que la huerta no se toca y Sandra Gómez pide que no se haga electoralismo

El alcalde se muestra dispuesto a escuchar "opciones" porque la ronda "se puede hacer de muchas maneras"

La zona de huerta detrás del Bioparc donde está proyectado el acceso norte de Mislata JOSE ALEIXANDRE

La inclusión en los Presupuestos de la Generalitat para 2023 de 60.000 euros para encargar los estudios para la construcción del acceso norte de Mislata, un nuevo vial proyectado en la frontera del citado municipio con València, ha sido recibida hoy con cautela por el alcalde de València, Joan Ribó, de Compromís. "El acceso norte se puede hacer de muchas maneras y lo que dijimos y mantenemos es que no vamos a permitir es que se toque la huerta de Campanar". "Lo dijimos y lo mantenemos", ha asegurado el alcalde, quien ha añadido con todo que "vamos a estudiar las opciones". "Si se puede encontrar una solución que no perjudique la huerta yo no tengo ninguna intención de perjudicar a Mislata".

En un acto del Instituto Confucio de la Universitat de València, el alcalde ha insistido, a preguntas de los medios, en que su obligación es "defender de forma clara, rotunda y clara la huerta", al tiempo que ha recordado que "hemos firmado un plan de la Huerta y creo que es fundamental defenderla". "La huerta ya ha padecido demasiados elementos de degradación como para seguir en esa dirección".

Los socialistas del Ayuntamiento de València y socios en el gobierno del Rialto no han entrado a valorar la nueva infraestructura proyectada por el municipio de Mislata, gobernado también por el PSPV, algo que harán "cuando conozcamos el detalle del proyecto". La vicealcaldesa socialista, Sandra Gómez, ha preferido esperar a ver el proyecto e instó a evitar posicionamientos electoralistas. 

El proyecto original del acceso norte de Mislata, impulsado en la etapa del gobierno del PP, contemplaba un nuevo vial con varias rotondas asociado además al desarrollo de un PAI. El proyecto ha estado bloqueado durante años por la crisis, pero tal como informó este diario se han retomado las obras de las promociones y el ayuntamiento insiste en la necesidad de mejorar los accesos del municipio, uno de los más densamente poblados.

Ante la insistencia del alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, líder provincial del PSPV, la Conselleria Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad ha decidido retomar la construcción de un acceso norte para dar entrada y salida al tráfico que generará el desarrollo del nuevo sector urbanístico, además de descongestionar el casco urbano. El ayuntamiento de Mislata planteó en línea con el rechazo del cap i casal al proyecto una solución que afectaría a «apenas 300 metros cuadrados de huerta» y que está en uno de los cajones de la conselleria. En la propuesta, se trataría de conectar la rotonda de Pío Baroja con el nuevo sector, a través de un vial que discurra por detrás del Bioparc y el parque de la Canaleta. Una solución que puede ser o no aquella que salga de la redacción del proyecto que contratará la conselleria.

La conselleria sacó a licitación en 2006 el proyecto del nuevo acceso con una longitud de 1,8 kilómetros y la inversión prevista supera los 8,6 millones de euros. La idea entonces era conectar la A-3 con un puente sobre el nuevo cauce del Turia con la rotonda del Hospital Militar de Mislata para buscar rodeando al parque de la Canaleta una nueva ronda norte que se uniría con la la venida Maestro Rodrigo de Valencia. La idea era la conectar la ronda norte de València directamente con la A-3 evitando la avenida del Cid y el puente de Chirivella. Buscando descongestionar esta vía a la vez que conectar Mislata de una forma rápida por la parte norte.

Compromís, por su parte, ya ha propuesto como solución para recuperar o salvar zonas de huerta el soterramiento de las infraestructuras de tráfico. El túnel de la ronda norte de València a su paso por Benimaclet, que propone el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, es el último caso.

Los vecinos de Campanar en especial los colectivos vinculados a la huerta protegida y productiva de la partida de Dalt serían los principales afectados por el baipás de Mislata. Los responsables de la "Taula per la Partida de Dalt", que aglutina a los agricultores de Campanar, que no solo está la protección de la huerta por el Plan de Acción de l'Horta, también está el Parque Natural del Turia que podría verse afectado por la infraestructura. "A falta de ver las propuestas que se presentan, estamos totalmente en contra", aseguran en el colectivo de la Partida de Dalt.

La revisión del PGOU que impulsó el anterior gobierno del PP en València condenaba a muerte parte de la huerta de Campanar al incluirla como uno de los siete nuevos sectores urbanizables para construir viviendas. Con el cambio de gobierno el ayuntamiento reformuló dicha revisión renunciando a dichos sectores urbanizables y blindando así las huertas productivas de Campanar y Vera.

Compartir el artículo

stats