El gato Munchkin es una de las razas más adorables del mundo por su pequeño tamaño y su singular aspecto, ya que no sólo tiene unas patas extremadamente cortas y una columna vertebral muy larga, sino que, además, sus grandes y almendrados ojos lo llevan a parecer un gato de dibujo animado.

Al gato Munchkin, a menudo se le asocia con el perro Salchicha debido a que ambos comparten un cuerpo similar y muy característico. Y, al igual que estos canes, son de raza pura. En estos casos, el precio de un gato Munchkin, o el de cualquier otro animal de raza, varía en función de diversos factores como la edad o su pedigrí. Aún así, un cachorro siempre costará menos que un adulto y una hembra será también más cara que un macho por su capacidad para reproducirse.

Cuánto cuesta un gato Munchkin

El precio del gato Munchkin depende también de otras cuestiones como el país en el que lo compres o si procede de un particular o un criadero, entre otras cosas. En líneas generales, y siempre hablando de felinos de raza pura, el gato Munchkin puede costar en Estados Unidos, su lugar de origen, entre 500 y 3.000 dólares estadounidenses que, al cambio, vendría a ser casi la misma cantidad en euros.

Un gato Munchkin.

No obstante, hay que subrayar que, en función de dónde se compre, el gato Munchkin puede resultar incluso más caro. En España, un gato de esta raza de felinos enanos puede costar en un criadero de renombre y con garantías acerca del buen estado de los animales entre 700 y 1.100 euros. Ahora bien, si lo que se busca es un gato Munchkin de pedigrí de campeones y con determinadas características de color, pelaje o longitud de las patas, el precio del Munchkin puede dispararse a entre los 2.000 y los 3.000 euros.

Pese a estos precios, hay que destacar que el gato Munchkin no es una de las razas de gatos más caras.