Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Jarafuel a lo alto del Circo del Sol

La acróbata Raquel Carpio es conocida por ser la única española que ha participado en el campeonato nacional de rueda alemana

De Jarafuel a lo alto del Circo del Sol

De Jarafuel a lo alto del Circo del Sol Amparo Soria. Valènciadasdasdasd

Entrar en las redes sociales de Raquel Carpio es un espectáculo y una frustración. Lo primero, porque allá donde va posa para la fotografía al límite: en el Penyagolosa, sobre un peñasco; en un bosque, sobre dos árboles, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, desafiando de las escaleras de acceso haciendo el pino. Al tiempo, es frustrante porque Carpio te recuerda todo lo que tu cuerpo no alcanza a hacer. Al menos, no sin un extenso entrenamiento y disciplina que es al que se ha sometido esta jarafuelina desde pequeña. «Comencé siendo niña con la gimnasia artística y siempre he estado vinculada. Estudié la carrera de Ciencia de la Actividad Física y el Deporte, y durante la universidad conocí la gimnasia acrobática, también la rueda alemana, y empecé a participar en algunos espectáculos. Como tenía una base de gimnasia artística aprendí rápido y amplié mi radio de acción, hasta que compatibilicé mis estudios con los espectáculos», explica Carpio.

Tal fue el nivel de perfección que adquirió, que en 2007 el Circo del Sol contó con ella para un espectáculo que organizó en torno a la presentación del coche de McLaren que participaría en la Formula 1 de València. A partir de ahí, su carrera como acróbata se fue consolidando al tiempo que terminaba su carrera y comenzaba a trabajar de profesora de Educación Física en distintos colegios de la provincia de València.

Ha realizado actuaciones para eventos privados, públicos, municipales, pasacalles, como invitada en filàs moras y cristianas... y en distintos programas de televisión. «El gran salto lo di porque participé en el programa Tú sí que vales (Telecinco) y quedé segunda finalista. Entonces tenía mucha audiencia y participé realizando un espectáculo con la rueda alemana, una disciplina que en España no se conocía», explica.

La rueda alemana es un deporte en Europa, con su reglamento y su jurado, pero en España solo es un espectáculo

decoration

El show llamó la atención y le fueron llamando de distintos sitios, para hacer esa misma interpretación en eventos, fallas y bodas. «Ese fue el detonante de darme a conocer y me llamaron de otros programas, el trabajo llama al trabajo», apunta la acróbata.

De hecho, tras varios años compaginando la docencia con la acrobacia, a la jarafuelina se le presentó la oportunidad de trabajar enteramente para un espectáculo. Debía mudarse a Berlín durante un año para formar parte del equipo de The One, que se realizaría una temporada en un auditorio con capacidad para más de 2.000 personas. «Fue como estar jugando en segunda regional y de pronto te dicen que subes a primera división», explica. Pasó de ser autosuficiente en sus espectáculos a tener maquillaje y vestuario diseñado por Jean Paul Gaultier. «Terminé el curso y me fui a Berlín, la experiencia fue increíble y trabajé con grandes profesionales».

De vuelta en España en 2018 tomó la decisión de dedicarse exclusivamente a la acrobacia. Estuvo dos años ganándose la vida así, pero el curso pasado aceptó trabajar como profesora en la Universitat de València, en la carrera que ella estudió años atrás. A sus alumnos trata de enseñarles algunas pinceladas de acrobática, pero reconoce que hay que tener un gran dominio corporal para hacer ciertas cosas, y eso te lo da haber comenzado de pequeña.

Una singularidad en España

Fue en esa facultad cuando Carpio tuvo su primer contacto con la rueda alemana, ya que la Universitat de València tenia un par de ejemplares en el gimnasio. Empezó a probar y le cogió el gusto, por lo que decidió formarse en centroeuropa. «Además de ser una disciplina de circo, en Europa se considera un deporte, igual que la gimnasia rítmica, con sus jueces y reglamento», explica. En España no lo es, pero le llamaron para que participara en el Campeonato Mundial de Rueda Alemana en 2011. «Soy la única española que ha participado en ese certamen», explica.

En España, los que tienen contacto con este recurso son personas del circo y del espectáculo, pero no a nivel deportivo y de competición. «Justo esta semana he comenzado a dar clasecitas de rueda alemana», asegura, porque en España «no hay entrenadores». «Yo fui autodidacta y ahora tengo dos ruedas propias con las que hago los espectáculos de interior o exterior», apunta.

Compartir el artículo

stats