La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, considera "desafortunado" que se inste a la ciudadanía a denunciar al vecino que incumple las restricciones contra la covid porque "genera ese caldo de cultivo de caza de brujas" y "acabaremos denunciando al vecino que nos cae mal". Oltra se ha mostrado sorprendida por la expresión utilizada este lunes por la delegada del Gobierno, Gloria Calero, y la consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo, quienes pidieron a la ciudadanía que "no tengan miedo" a denunciar y llamar a la policía si un vecino celebra una fiesta que incumple las normas. "Me dio como un golpe en el pecho", ha afirmado la vicepresidenta, para quien "una cosa es apelar a la responsabilidad" de la ciudadanía y otra, la expresión "no tengas miedo en denunciar a tu vecino". "No me parece una frase afortunada porque genera ese caldo de cultivo de caza de brujas. Acabaremos denunciando al vecino que nos cae mal y si nos cae bien, nos uniremos a la fiesta", ha señalado.

Oltra cree que se debe apelar a la responsabilidad más en el sentido de "socorrer", al igual que en un accidente, de manera que "si veo que en una casa están entrando 30 personas y están poniendo en riesgo su salud y la de la comunidad, en un momento dado pueda llamar a la policía". No cree que deba plantarse en el sentido de "señalar" o del "todos contra todos" porque "tampoco sabemos lo que está pasando en una casa" y "podemos llegar a situaciones de una conflictividad social que a mí no me parecen bien", ha dicho.  "Una cosa es socorrer una situación y otra cosa es que cada uno nos convirtamos en parapolicías", ha manifestado la vicepresidenta del Gobierno valenciano.

Sobre aquellas personas que no cumplen las normas decretadas para frenar los contagios, ha destacado que "vemos la fiesta" y al que se sale de la norma, pero no "las miles de casas donde se cumple con la responsabilidad personal, más allá, incluso, de la norma". "La mayoría de personas en este país está llevando a cabo unos autoconfinamientos más allá de la norma" y eso "no se ve", ha destacado, y ha asegurado que las personas incumplidoras son "una minoría".

En este sentido, ha señalado que es necesario "seguir haciendo pedagogía y concienciado a la ciudadanía", y también "actuando desde los órganos policiales y judiciales si hace falta" cuando se contraviene la norma y se pone en peligro la seguridad y la salud.