Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sostenibilidad

Los bares y comercios podrán poner el aire acondicionado a 25 grados

La hostelería cree que las medidas de ahorro energético "coartan la libertad de empresa"

Unas chicas en un restaurante en València, en una foto de archivo. JM López

Los bares y restaurantes podrán estar a una temperatura mínima de 25 grados y no a 27, según ha matizado hoy el Gobierno de España tras el revuelo formado en el sector después de que el ejecutivo nacional anunciara las medidas del plan de ahorro energético el pasado lunes, que buscan reducir un 7 % el consumo energético en España durante los próximos meses y que contemplan temperaturas de calefacción y refrigeración limitadas a 19 grados en invierno y 27 grados en verano, cierres automáticos en las puertas o escaparates apagados a partir de las 22 horas, entre otras medidas.

El sector de la hostelería valenciana opinó, al respecto, que "somos conscientes de la necesidad de tener que adoptar medidas de ahorro energético en el compromiso de las empresas por la sostenibilidad. Sin embargo, fijar temperaturas mínimas generales para los establecimientos pensamos que coartan la libertad de empresa y que no se ha tenido en cuenta las particularidades de cada tipo de local y negocio".

"Desde el anuncio del real decreto estamos atendiendo llamadas de empresarios ante las dudas que está generando su aplicación entre las empresas hosteleras, debido a que este nuevo real decreto se tiene que hacer compatible con el cumplimiento de la normativa de seguridad y salud en los lugares de trabajo y con la actividad en los locales de hostelería". Además, explican, "hay que tener en cuenta que los establecimientos de hostelería tienen que ser espacios en los que los clientes estén cómodos y en condiciones de confort adecuadas", añaden desde la Federación de Hostelería de Valencia.

Una apreciación que ya contemplaba el decreto

Teresa Ribera matizó en Onda Cero que, en locales donde se realicen trabajos ligeros (es decir, bares y restaurantes) la temperatura mínima será de 25 grados. Es una apreciación que ya contemplaba el Real Decreto emitido el lunes por el Gobierno, pero que ayer la ministra quiso aclarar. De hecho, en el documento aprobado el 1 de agosto, se detalla que los umbrales de temperatura (19 y 27 grados) indicados anteriormente deberán ajustarse, en su caso, para cumplir con lo previsto en el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril.

Es este último documento de 1997 el que subraya en su anexo que "En los locales de trabajo cerrados deberán cumplirse, en particular, las siguientes condiciones: La temperatura de los locales donde se realicen trabajos ligeros estará comprendida entre 14 y 25 ºC".

Dudas en la aplicación de las medidas

Como viene explicando este periódico en los últimos días, la aprobación de las medidas de ahorro energético han venido acompañadas de una gran incertidumbre en las comunidades autónomas (que son quienes tienen que aplicar esta nueva norma) sobre cómo inspeccionar, regular y sancionar si no se cumplen las directrices y qué departamento autonómico tiene competencias para hacerlo.

Sobre esto, la consellera de Transparencia, Rosa Pérez Garijo, indicó que la Generalitat Valenciana está a la espera de las instrucciones que remitan los ministerios competentes sobre el plan nacional de ahorro energético para adaptarlas a la Comunitat Valenciana y "ponerlo en marcha". "Todas las medidas son pocas", defendió Garijo en la rueda de prensa tras la reunión semanal del gobierno valenciano, donde compareció en sustitución de la vicepresidenta portavoz, Aitana Mas.

La también titular de Participación, Cooperación y Calidad Democrática explicó que el Consell adoptará sus medidas "en función de las directrices" del Gobierno, además de garantizar que las conselleries trabajarán "como siempre" de forma colaborativa.

Compartir el artículo

stats