Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tres olas de calor de este verano provocan 181 muertes "de más"

La semana del 18 al 24 de julio ha sido, hasta ahora, la peor con medio centenar de exceso de fallecimientos atribuibles al bochorno sostenido | Los mayores de 85 años, el grupo en el que más impactan las altas temperaturas

Un termómetro registra 42 grados este pasado mes de julio en València. F. BUSTAMANTE

Los datos oficiales hablan de que "solo" se han registrado tres olas de calor este verano en la Comunitat Valenciana -la última esta del inicio de ferragosto con un viento de poniente abrasador- pero la sensación de cualquiera que se le pregunte es de que este verano se ha vivido como un horno continuo. Altas temperaturas de día y noches tórridas. El combo perfecto para que el cuerpo acuse la situación incluso hasta el extremo: el calor disparado y continuado, al igual que las temperaturas bajas, tienen su peaje en muertes y no solo en forma de golpes de calor.

De hecho, desde el 1 de junio, en la Comunitat Valenciana se han registrado 181 decesos "de más" que, estadísticamente, se pueden atribuir a los episodios de altas temperaturas que estamos viviendo. Así lo recoge el sistema de monitorización de la mortalidad diaria (MoMo) del Instituto Carlos III que identifica las desviaciones entre las muertes que se esperan (según una media de los registros de los últimos años) y las registradas oficialmente. Cruzando datos con las temperaturas, se consigue estimar estadísticamente cómo eventos en salud pública (olas de calor o de frío) están afectando a la mortalidad antes de que, efectivamente, se pueda corroborar de qué han muerto estas personas.

Por tanto, este exceso de fallecidos no son boletines de muertes con nombres y apellidos aunque sí permiten evaluar "cuánto" mata el calor en situaciones inusuales, como ya pasó en la pandemia de covid-19. Los especialistas recuerdan que es siempre complicado confirmar que alguien ha muerto de un golpe de calor pero más allá de estas muertes "fulminantes" las altas temperaturas afectan y empujan la balanza sobre todo en personas mayores: el calor conlleva deshidrataciones y descompensaciones de enfermedades de base, igual que pasa cuando hay semanas de frío sostenido.

En ola de calor o justo después

De hecho, viendo la gráfica, los episodios de exceso de mortalidad atribuible al calor de este verano coinciden con esta notificación de olas de calor o con los días inmediatamente posteriores. De las 181 muertes de más, según los datos del MoMo, 14 se registraron en la semana 25 del año, la del 20 al 26 de junio justo cuando había terminado la primera ola de calor (que duró oficialmente del 11 al 19 de junio) pero que aquí en la C. Valenciana aún dejó tres días más de alerta por altas temperaturas (el 20, 22 y 23 de junio).

Lo mismo pasó en el mes de julio. En las cuatro semanas del mes el sistema registra un exceso de 96 muertes, 50 de ellas solo en la semana del 18 al 24 de julio, en los últimos días de la larga e intensa segunda ola de calor y 27 en la semana posterior. En las dos semanas que llevamos de agosto, con datos todavía por consolidar (como los del resto del verano) el sistema ya estima un desvío de 452 muertes registradas de más, 65 de ellas atribuibles a lo desbocado del mercurio.

El análisis de los datos por grupos de edad evidencia que las muertes de más, también las atribuibles al calor, se concentran entre los más mayores. Así, la inmensa mayoría de ese exceso de mortalidad por calor se da entre los más ancianos, los mayores de 85 años y las cifras descienden conforme baja la edad.

Una mujer se protege del sol con un paraguas en el centro de València. German Caballero

Comparativa

Aunque este año se le esté prestando especial atención informativa a estas estimaciones de muertes "de más" (herencia de las letales oleadas de la covid-19) lo cierto es que el análisis lleva años haciéndose y dando información a las autoridades para poner en marcha mejores sistemas de alerta y prevención. Echando la vista atrás, en el verano de 2015 se registró un exceso de mortalidad por calor de casi 350 fallecimientos, la gran mayoría (233) solo en aquel mes de julio. En los últimos años las cifras también han sido elevadas. El verano de 2019 fue el peor sin irnos tan atrás: un exceso de 279 fallecidos por calor, 162 en julio y 98 en agosto.

Haciendo la comparativa, las eternas jornadas de calor de este año no estarían, por ahora, afectando mucho más que otros años pero también hay que tener en cuenta que las cifras elevadas de años anteriores han ayudado a elevar el límite de lo que era esperable: puede que no haya más exceso de mortalidad que en 2015 en cifra neta pero el punto desde el que partíamos era ya más alto. Por ejemplo, en julio de 2015 se esperaban 3.249 fallecimientos y en julio de este año, ese límite estaba ya en 3.599. Con todo, los datos aún deben de consolidarse y es de esperar que todavía fluctúen.

41 ALERTAS SANITARIAS POR CALOR EN 76 DÍAS

Más allá de las declaraciones oficiales de "ola de calor" de la Agencia Estatal de Meteorología (se tienen que cumplir una serie de parámetros para calificarlas como tal), los días de altas temperaturas que han generado alertas sanitarias por calor alto o extremo han sido multitud este verano.

Así, dentro del Programa de Prevención y Atención a los Problemas de Salud Derivados de las Temperaturas Extremas en la Comunitat Valenciana, la Conselleria de Sanidad ha declarado la alerta por calor en 41 de los 76 días que han transcurrido desde el pasado 1 de junio, más de la mitad.

En junio, mes en el que no suelen darse olas de calor, estos avisos estuvieron activos 11 días en total, del 12 al 20 de junio coincidiendo con la ola de calor en toda España y los días 22 y 23.

En julio, Sanidad se pasó más de medio mes lanzando avisos: 17 jornadas en total concentradas en los días centrales del mes: del 8 al 24 de forma casi ininterrumpida. Lo mismo está pasando en este arranque tórrido de agosto. Desde el 1 al 15 de agosto, la Conselleria de Sanidad ha elevado alerta por calor extremo todos los días, a excepción del primer fin de semana.

Compartir el artículo

stats