Servicios Sociales reconoce ante la Fiscalía que para asignar una plaza hay varias listas de espera

La conselleria explica en dos informes que hay varias bases de datos que impiden saber qué puesto ocupa cada uno a la hora de acceder a un servicio o prestación

"Hacienda debe dotar ya de una base de datos unificada que permita a Servicios Sociales una gestión pública y transparente", reivindican desde las Plataformas de Atención a la Dependencia

Imagen de recurso de mayores en una residencia.

Imagen de recurso de mayores en una residencia. / Levante-EMV

En la actualidad hay 19.624 personas en lista de espera en un sistema de atención a la dependencia de la Comunitat Valenciana que ya cuenta con 147.776 beneficiarios. Así consta en los datos que publica cada mes la Conselleria de Servicios Sociales y que están actualizadas a 1 de febrero de 2024. Estas personas están pendientes de acceder o a una plaza pública (en una residencia de mayores, en un centro de día, en un centro de atención temprana, en un cetro ocupacional, en una vivienda tutelada…) o a una ayuda económica (cuidador no profesional, asistente personal, prestación vinculada al servicio...). Sin embargo, no saben qué puesto ocupan en la lista de espera. No saben cuántas personas tienen por delante.

"El proceso no es transparente porque hay varias bases de datos y no están relacionadas entre sí. Por eso las familias no saben qué puesto ocupan y si delante tienen a 3 personas, a 30, a 300 o a 3.000. Y no es lo mismo. Por eso presentamos la denuncia porque las listas de espera deben ser públicas". Así explica la abogada de Acción para la justicia Social y portavoz jurídica de las Plataformas en Defensa de la ley de Dependencia, Sandra Casas, la demanda colectiva que presentó ante la Fiscalía de Protección de las personas con discapacidad y mayores sobre una posible vulneración de la lista de espera en la adjudicación de plazas y la opacidad existente en unas listas de espera que sí son públicas en comunidades autónomas como Madrid o Castilla y León.  Por ello, "exigimos a la Conselleria de Hacienda que dote a la de Servicios Sociales de una base de datos única que sea una herramienta de gestión eficaz y transparente".

La abogada, además, lamenta la «indefensión» que genera «la ausencia de criterios públicos para en la adjudicación de los recursos que se quedan disponibles» y la «falta de respuesta» a las familias ya que «cuando piden una plaza nadie contesta y la solicitud se queda en un limbo, ya que los afectados desconocen si la petición se ha tramitado, si no... y no tienen ningún lugar donde poder comprobarlo y saber cuánto tiempo de espera les queda», concluye Casas.

Una sentencia del TSJ alertó del procedimiento

De hecho, Casas ya ganó una sentencia en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) donde el juez condenaba a la entonces Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas a indemnizar a un hombre por "incumplir la lista de espera" en un centro de día. En la sentencia, la conselleria reconocía que había obrado "según creía que era el proceso". Y es que no hay una lista de espera, sino varias. Igual que tampoco existe una única base de datos. Lo que sí existe es una plaza que, cuando queda libre, hay que decidir a quien se le asigna, una decisión que, ante varias bases de datos para un mismo recurso, recae en mesas de trabajo de las direcciones territoriales, según reconoce la actual Conselleria de Servicios Sociales en dos informes.

Y es que ante la denuncia interpuesta en Fiscalía, esta abrió diligencias pre procesales y pidió información "sobre el cumplimiento del orden cronológico de lista de espera para obtención de plazas públicas en centros de atención a personas con discapacidad o en situación de dependencia y de la notificación respecto a la solicitud de las plazas públicas de residencias". La Conselleria de Servicios Sociales emitió dos informes en los que reconoce la existencia de varias bases de datos para gestionar los mismos recursos.

Imagen de recurso en una residencia de mayores.

Imagen de recurso en una residencia de mayores. / Levante-EMV

El sistema actual

En los informes, la Conselleria asegura que en el procedimiento "de asignación de plazas en centros de atención a personas mayores se trabaja con dos listas de espera: para quienes ya tienen reconocida la dependencia y para quienes aún no la tienen reconocida. Y luego están las situaciones de emergencia social o urgencia", especifican desde la dirección general de Dependencia y Personas Mayores. Además, en el informe recalcan que desde marzo de 2022 existe un protocolo para "priorizar" la tramitación de las solicitudes de quienes sufren ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) "tomando la primera posición ante la lista de espera". Por todo ello, el informe concluye que desde las direcciones generales "competentes en materia de asignación de servicios de esta Conselleria se están impulsando mediante equipos de trabajo tareas de coordinación, organización y planificación que favorezcan mejoras en los procesos de trabajo en cuanto a un modelo de organización más homogéneo, ágil y transparente de los sistemas de información de las aplicaciones informáticas".

Desde la dirección general de las personas con discapacidad afirman "que no existe un procedimiento para la concesión de plazas en centros para personas con discapacidad" porque "este proceso se incluye en el de la atención a la dependencia". Sin embargo, para acceder a un Centro de Atención Temprana CAT "sí hay un procedimiento específico. Respecto a la adjudicación de plazas el informe recalca que "las listas de espera de centro de día y residencia que ofrece la aplicación informática son genéricas para personas con discapacidad (sin diferenciar tipo de discapacidad) por lo que cuando se produce una vacante se asigna la plaza por la dirección territorial conforme el orden cronológico de solicitud, pero de acuerdo con las características del centro y el perfil del usuario. Además, se tiene en cuenta el trámite o declaración de urgencia".