El valenciano podría desaparecer de los centros escolares de la Canal de Navarrés

Los centros de zonas castellanohablantes decidirán si quieren seguir impartiendo un mínimo del 25 % de las asignaturas en valenciano

La Conselleria de Educación ha comenzado la reforma de la Llei de Plurilingüisme por los territorios castellanohablantes. Esta semana, envió a los centros educativos de estas zonas una circular sobre la modificación de esta ley, concretamente, sobre el apartado que obligaba a cursar un 25 % de las asignaturas no lingüísticas en valenciano.

A partir de la Ley 7/2023, de 26 de diciembre, de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera y de organización de la Generalitat, los centros castellanohablantes tienen hasta el 23 de febrero para decidir si mantendrán o modificarán el Proyecto Lingüístico de Centro (PLC) y enviar la documentación necesaria a la Conselleria. Esto significa que, durante los próximos días, la dirección de cada centro convocará una sesión extraordinaria de consejo escolar para tomar esta decisión que se aplicará en el curso 2024-2025.

Una de las zonas en las que más impacto puede tener esta reforma es la Canal de Navarrés, comarca castellanohablante que cuenta con dos centros públicos de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, el IES Enguera y el IES La Canal de Navarrés. Aunque el castellano es la lengua materna de la mayoría del alumnado de estos centros, desde 2018 (año en que entró en vigor la Ley 4/2018, de 21 de febrero, de la Generalitat, por la cual se regula y promueve el plurilingüismo en el sistema educativo valenciano) se imparten algunas asignaturas en valenciano como Educación Física, Geografía e Historia, Latín o Matemáticas, además de Valencià: Llengua i Literatura.

La exención de la asignatura de Valencià: Llengua i Literatura

Sin embargo, a pesar de que el alumnado dé estas materias en valenciano, la mayoría es exento de la asignatura de Valencià: Llengua i Literatura en Bachillerato. Según los equipos directivos y el profesorado de ambos centros, el motivo no se debe tanto a una posible «fobia» al valenciano en estas zonas, sino a librarse de carga académica en una etapa tan exigente como Bachillerato. «Si pudieran quitarse cualquier otra asignatura, también lo harían», coinciden los y las docentes.

Esta exención viene de la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano (LUEV), aprobada en 1983, que recoge 146 municipios castellanohablantes entre Castellón, Valencia y Alicante. Esta ley justifica la exención porque «tratar de reparar una injusticia histórica» podría «causar otra» al «imponer» el valenciano en todos los territorios. Comarcas como el Alto Mijares, el Alto Palancia, la Serranía, el Rincón de Ademuz, Requena-Utiel, la Hoya de Buñol-Chiva, el Valle de Ayora, la Canal de Navarrés y algunos municipios del Vinalopó y la Vega Baja del Segura, tienen un predominio castellanohablante, aproximadamente, el 12,7 % de la población valenciana.

Si sumamos la exención de la asignatura de valenciano con la posibilidad de que el centro deje de impartir un mínimo de materias en esta lengua, el resultado sería que el alumnado exento tendría contacto cero con el valenciano. Un comunicado del Sindicat de Treballadors i Treballadores de l’Ensenyament del País Valencià (STEPV) alerta de una «persecución del valenciano» y de una «obsesión enfermiza» por parte de la actual administración educativa. «Esta es la primera medida para arrinconar el valenciano del sistema educativo, ya que la Conselleria tiene previsto elaborar una nueva ley de plurilingüismo que profundizará en la desaparición de nuestra lengua en los centros educativos».

El conseller de Educación José Antonio Rovira junto a altos cargos de Conselleria.

El conseller de Educación José Antonio Rovira junto a altos cargos de la Conselleria / Fernando Bustamante

La exención no exime a los y las estudiantes de la asistencia a esta asignatura, pero sí de la evaluación y, como argumenta Gloria Gómez, directora del IES La Canal de Navarrés, «lo que no se evalúa se devalúa». El alumnado puede solicitar la exención durante todo el curso y tiene que ser aprobada por la Conselleria dirigida por José Antonio Rovira. Si se les da, aunque estén exentos de evaluación, tienen que permanecer en el aula. Esto puede «impedir el desarrollo normal de la clase», según algunos docentes, ya que supone impartir una materia a dos o tres personas en un aula donde hay otras veinte haciendo otras tareas. Desde STEPV creen que esta es «una situación absurda» porque el alumnado «está obligado a aprender una lengua extranjera pero puede estar exento de la lengua propia, que después necesitarán para acceder a determinados puestos de trabajo».

«Quitar horas de valenciano sería dar un paso atrás»

Gloria Gómez

— Directora del IES La Canal de Navarrés

El IES Enguera cuenta con alumnado de este mismo pueblo y de municipios vecinos como Anna. El IES La Canal de Navarrés (situado en esta misma localidad) acoge a alumnos y alumnas de Chella, Bolbaite, Navarrés, Quesa y Bicorp. Su directora afirma a Levante-EMV que su apuesta es «continuar con el actual PLC» porque «quitar horas de valenciano sería dar un paso atrás».

Instalaciones del IES La Canal de Navarrés.

IES La Canal de Navarrés, uno de los dos centros de Educación Secundaria públicos de la comarca / Levante-EMV

Gloria Gómez expresa que actualmente en su centro «no hay un rechazo al valenciano», que ya no se escucha el «háblame en castellano, que no te entiendo» y que no quieren «volver atrás, sino seguir hacia delante». El equipo directivo se reunirá estos días con las familias para decirles que dominar varios idiomas «siempre mejora la capacidad cognitiva de la gente» y que «las estructuras lingüísticas favorecen el desarrollo intelectual». Asimismo, la directora informará al profesorado para que también hable con los alumnos y alumnas sobre este tema.

«No vamos a penalizar a aquellos que no hablen valenciano, al contrario, vamos a animarlos a que lo hagan»

Gloria Gómez

— Directora del IES La Canal de Navarrés

En el IES La Canal de Navarrés llevan varios años impartiendo el mínimo de horas en valenciano recogido por la Llei de Plurilingüisme (o sea, el 25 %). En ellas, los y las docentes dan las clases en valenciano pero el alumnado tiene libertad para expresarse y hacer los trabajos en la lengua que le sea más cómodo. «No vamos a penalizar a aquellos que no hablen valenciano, al contrario, vamos a animarlos a que lo hagan», comenta Gómez.

De todas maneras, la elección de continuar o no con el actual PLC no reside únicamente en el equipo directivo, sino en el consejo escolar de cada centro. Este está formado por el equipo directivo, representantes del profesorado, de las familias, del alumnado, del ayuntamiento y del personal de administración y servicios. El STEPV anima a la comunidad educativa a «no dejarse presionar por la administración y mantener el uso vehicular del valenciano». De su decisión dependerá que se sigan impartiendo asignaturas en valenciano o que esta lengua desaparezca por completo en algunas aulas a partir del próximo curso.