"Las troyanas de hoy": De la fresa de Huelva a Lampedusa

Santiago Sánchez dirige en el Teatre Rialto una versión contemporánea de la tragedia griega de Eurípides

«Les troianes. Fucking Nowhere» pone en escena el «dolor» de mujeres y niños en la guerra

El equipo artístico de Les Troianes en el Teatro Principal, junto a Abel Guarinos, director del IVC.

El equipo artístico de Les Troianes en el Teatro Principal, junto a Abel Guarinos, director del IVC. / Miguel Ángel Montesinos

Corría el año 415 a.C cuando Eurípides escribió "Las troyanas", un texto que llega este viernes al Teatre Rialto, adaptado por la dramaturga de Alicante Josi Alvarado y dirigido por Santiago Sánchez. Pero como suele ocurrir en estos casos, la versión que estrena el teatro público no mostrará sobre las tablas túnicas griegas o una literal Troya destruida. Quizas ni si quiera dioses o guerreros mitológicos como nos los imaginamos. La idea es poner sobre la escena una Troya de hoy en día, que podría estar en cualquier lugar del mundo.

Alegato por la paz

El director del Institut Valencià de Cultura (IVC), Abel Guarinos, y Santiago Sánchez presentaron este jueves «Troianes. Fucking Nowhere», una producción propia del instituto público valenciano, junto a parte de los intérpretes que forman parte del equipo artístico. «Esta obra es un alegato por la paz, una puesta en escena grande y potente», dijo Guarinos. Para el director del IVC, estas «Troyanas» es una versión contemporánea «por el respeto y la igualdad y eso sigue vigente. Seguimos con los mismos problemas», añadió.

Por su parte, Sánchez no quiso desvelar grandes detalles sobre la obra porque prefirió animar a acudir a la sala. Sí reveló que la obra habla de la guerra de Troya, pero también de Ucrania, de Gaza «y unos largos puntos suspensivos», dijo en alusión a los múltiples conflictos armados del mundo

Presentación de la obra de teatro 'Les Troianes' en el Teatro Principal.

Presentación de la obra de teatro 'Les Troianes' en el Teatro Principal. / Miguel Ángel Montesinos

Las troyanas de hoy

¿Y quienes serían las troyanas de nuestros días? «Alguien en Lampedusa, las que trabajan la fresa en Huelva… Y si eres mujer o niño la ración de dolor es mayor», dejó caer el director de la obra sobre la inspiración de la obra. Pero pese a ser una obra que pone sobre la mesa el horror de los conflictos armados -con imágenes en escena del fotoperiodista de guerra Gervasio Sánchez- la producción tiene «un halo de luz», dijo esperanzado Sánchez.

El director de la obra aprovechó su intervención para hacer un alegato por el teatro público, el único espacio, en su opinión, donde se pueden poner en pie obras como esta. 

«Esto no se puede hacer en una sala privada por el teatro como servicio público», señaló el director, que también defendió la recuperación del teatro universal, como el texto de Eurípides que presentan ahora.

Hasta el 10 de marzo

Sánchez recordó además «el grandísimo compromiso del elenco de 10 intérpretes sobre la escena»: Marina Alegre, Resu Belmonte, Rebeca Izquierdo, Josep Manel Casany, Alberto Ángel Escartí, Juanki Fernández, Gemma Miralles, Candela Mora, Rebeca Valls y Pau Vercher. A ellos se les unen cuatro músicos que tocan en directo. En total, más de 60 personas forman parte del equipo artístico de esta obra que estará en cartel hasta el 10 de marzo.

De qué va la obra

El argumento arranca cuando un chico rapta a una chica y se inicia una guerra entre Grecia y Troya, que ganan los griegos. La reina troyana, Hècuba, que antes llevaba ropa de marca y se hacía liposucciones, se convierte en una esclava junto a su hija Casandra y la mujer de su hijo, Andrómaca. Después de que los griegos se las lleven como prostituas, a Casandra la violan en una discoteca y al hijo de Andrómaca lo lanzan brutalmente desde una torre.

A partir de ahí, 'Les Troianes' hace un paralelismo con lo que está pasando en Gaza y Ucrania hasta un final inesperado: la vieja Hècuba piensa que ya ha aguantado bastante. Todo ello sin evitar dejar un "halo de luz" para los espectadores.