Gortazar afirma que los 3.659 millones de beneficios de CaixaBank son "moderados" pero no "extraordinarios"

El consejero delegado del banco asegura que gravar al sector "no es una buena idea" porque cualquier golpe como ese "castiga a la economía"

Gonzalo Gortázar, hoy, en la rueda de prensa en València

Gonzalo Gortázar, hoy, en la rueda de prensa en València / JM Lopez

Juanma Vázquez

Juanma Vázquez

Los 3.659 millones de euros de ganancias que ha tenido CaixaBank en los nueve primeros meses de 2023, un 48,2% más que los 2.469 millones del mismo período de 2022, no han sido "beneficios extraordinarios" sino que han reflejado una situación de mejora "moderada" porque la rentabilidad sobre los fondos propios no ha llegado aún a los niveles previos a la gran crisis de 2008 ni tampoco cubre el coste del capital, que estaría en torno "al 13 o al 14 %", según ha afirmado esta mañana el consejero delegado de la entidad con sede social en València, Gonzalo Gortázar. Aun así, respecto al futuro, ha señalado que el crecimiento interanual de este 2023 "no va a repetirse".

Presentación de resultados del tercer trimestre de CaixaBank

J. M. López

Así lo ha asegurado en la rueda de prensa de presentación de resultados tras el tercer trimestre, un encuentro en el que ha llamado a no "pegarse un tiro en el pie" manteniendo -como han pactado PSOE y Sumar de cara a un futuro Gobierno- un impuesto a la banca cuyo importe ascendió a 373 millones de euros para la entidad. En este sentido, ha señalado que el sector es el "aparato circulatorio" al aportar la financiación que requiere la sociedad y sus actores, por lo que si se "castiga" con un nuevo gravamen "se está castigando a toda la economía".

Trato discriminatorio

Además ha avisado de este "trato discriminatorio" en forma de impuesto con respecto a otros sectores y otros bancos europeos, así como con las cajas rurales, que no tienen que pagar este impuesto pero con las cuales compite en la España vaciada con una "posición de desventaja". Del mismo modo, el consejero delegado ha apuntado que el gravamen está penalizando también "a la banca regulada sobre los fondos buitres".

Gortázar conversa con varios periodistas antes de la rueda de prensa

Gortázar conversa con varios periodistas antes de la rueda de prensa / JM Lopez

Por otro lado, respecto a la situación hipotecaria y la subida de tipos, Gortázar ha puesto en valor que el impacto en las hipotecas variables de la entidad -que suponen un 66% del total- ha sido "menor" con una subida media que en el caso de los clientes de CaixaBank "no ha sido de 300 euros al mes sino de 90" y que el importe pendiente de amortizar se queda en los 65.000 euros de media, por lo que ha pedido que el debate social se haga con estas cifras "probadas". Del mismo modo, en cuanto a la retribución de depósitos que está comenzando a hacer la entidad, ha destacado que están "satisfechos" pero ha llamado a apostar por mirar otros productos de inversión más a largo plazo y con mayor rentabilidad. 

Asimismo, respecto a las dudas sobre futuras inversiones en España planteadas por Repsol ayer, Gortázar se ha mostrado disconforme con ese tipo de movimientos, enfatizando que "las grandes empresas deben asumir responsabilidades más allá de lo puramente financiero". Por ello, ha resaltado que CaixaBank va a continuar su "compromiso con España, en todo caso y en cualquier escenario".

Liquidez y baja morosidad

Más allá de valoraciones, en cifras, los ingresos brutos de CaixaBank hasta septiembre se han incrementado hasta los 10.689 millones de euros (+28,9 %), un impulso que viene de la mano de un margen de intereses (brecha entre la rentabilidad que obtiene de los créditos otorgados y lo que la entidad abona por los depósitos) que se ha elevado un 60,7 %. Además, el banco presenta un elevado nivel de liquidez (153.813 millones en activos líquidos, es decir, facilmente convertibles en dinero) y un ratio de morosidad que, pese al golpe económico que están viviendo las empresas y los clientes particulares ante un contexto de alza de precios, se mantiene en un 2,7 % reduciéndose además en 490 millones los saldos dudosos.