Un contrato de 29 millones optimizará la recogida de basura en l’Horta Nord

La Mancomunitat de diez municipios pospone un mes la adjudicación de los nuevos pliegos tras un problema técnico

En los últimos meses el servicio ha sido muy defectuoso, con una flota de camiones antiguos y buena parte de los contenedores rotos

Basura acumulada en un municipio de l'Horta Nord

Basura acumulada en un municipio de l'Horta Nord / l-emv

Claudio Moreno

Claudio Moreno

La Mancomunitat de l’Horta Nord está ultimando el proceso de adjudicación de un nuevo contrato de recogida de basuras, con un valor estimado de 29 millones de euros, para la gestión de residuos en diez municipios de la subcomarca durante los próximos diez años.

La intención de la Mancomunitat era haber adjudicado el contrato este mismo jueves 7 de septiembre, pero un contratiempo técnico ha impedido celebrar el pleno de concesión. De este modo, será la nueva corporación de la agrupación de municipios —será investida el próximo miércoles 13— la que finalice el trámite para la mejora en la gestión de residuos del Puig, Emperador, la Pobla de Farnals, Massalfassar, Massamagrell, Museros, Puçol, Rafelbunyol, Albalat del Sorells y Albuixech. 

Según indica el alcalde socialista de Rafelbunyol, Fran López, el procedimiento no se dilatará más allá de un mes. Pero lo cierto es que este cambio de adjudicatario llega muy tarde. «Cuando yo entré en la Mancomunitat en 2019 los pliegos del nuevo contrato ya estaban sobre la mesa», afirma Paz Carceller, alcaldesa popular de Puçol. “El contrato vigente se tuvo que prolongar dos años y además lleva caducado bastante tiempo. Eso ha originado muchos problemas», lamenta Carceller.

Lo cuenta como principal responsable del municipio más grande de la agrupación, que además multiplica su población en temporada alta gracias a sus visitadas playas. Cualquier atasco en la recogida de basura supone un inmenso quebradero de cabeza para Puçol. «El servicio llega mal y tarde. Nosotros hemos tenido que asumir la recogida de basura con la brigada municipal, porque si no esto sería el salvaje oeste», detalla la alcaldesa. 

Otros municipios de la Mancomunitat comparten el malestar con el servicio. «Hay días que directamente no pasan a recoger plásticos ni trastos. Los contenedores están a tope. Los camiones se les averían y no pasan, tienes que estar llamando tú para que vengan al pueblo», relata Nicolau Claramunt, alcalde de Albalat del Sorells

Los municipios consultados atribuyen estas deficiencias a tres factores: el contrato se hizo con precios de hace diez años y la empresa adjudicataria —Agricultores de la Vega de Valencia— trabaja en condiciones precarias. La flota de camiones no se ha renovado en diez años. Y la actual concesionaria ya sabe que no renovará el servicio. «Ya se ha hecho la mesa de contratación y, salvo sorpresa en las alegaciones, no serán ellos. Eso ha empeorado el servicio», argumenta Carceller. «La culpa ha sido nuestra, de los ayuntamientos», añade José Vicente Andreu, exalcalde de Albuixech y presidente en funciones de la Mancomunitat. “Si todos hubiesen cumplido en fecha y forma con un certificado asumiendo que tenían presupuesto para hacer frente a la nueva recogida, esto no hubiera llegado a esto».

Digitalización del servicio

Hay urgencia por tanto en renovar la gestión de residuos con un nuevo contrato que implementará importantes mejoras. Entre otras, los alcaldes consultados hablan de la introducción de un quinto contenedor, el gris, para afinar en la recogida selectiva, la reposición de todos los contenedores en los diez municipios —muchos de los cuales están rotos e inutilizables—, la renovación de la flota de camiones, el incremento de la recogida de enseres atendiendo a la población de cada mancomunado, y la digitalización del servicio.

«De algo nos hemos dado cuenta. El big data es muy importante. Los pliegos no solo se adaptan a la nueva realidad con la actualización de precios y el porcentaje de reciclaje. Con el nuevo sistema también se registrarán los kilómetros que recorre cada camión o los kilos que recoge cada contenedor. Cada pueblo estará datificado», cierra Fran López.